Mundo

La historia de un exministro afgano que reparte comida en bicicleta en Alemania

dw
Deutsche Welle
Por Deutsche Welle
Sayed Sadaat, quien dirigía hace cuatro años la importante cartera de Comunicaciones del gobierno afgano, dejó su país hace casi un año. Aún con su currículum, encontrar un trabajo en Alemania no fue una tarea fácil.

Cuatro años antes de que el grupo fundamentalista islámico de los talibanes tomara el control total de Afganistán, Sayed Sadaat ocupaba el crucial cargo de ministro de Comunicaciones del gobierno afgano.

El hombre de 49 años, con títulos en informática y telecomunicaciones, dejó el ministerio en 2018 y en septiembre del año pasado se trasladó a Alemania con la esperanza de conseguir un mejor futuro. Ahora reparte comida en bicicleta en la ciudad oriental de Leipzig.

null
Lee También >

Ataques en Afganistán: el dramático relato de sobrevivientes de la matanza del aeropuerto de Kabul

Sadaat cuenta que algunos en su país lo critican por haber aceptado un trabajo así después de haber trabajado durante dos años con el gobierno. Pero a él ahora no le importa, un trabajo es un trabajo: "No tengo nada de qué sentirme culpable", dijo Sadaat, de pie con su uniforme naranja, su casco blanco y su bicicleta.

"Espero que otros políticos también sigan el mismo camino, trabajando con los ciudadanos en lugar de esconderse", agregó.

Dificultades para encontrar trabajo

A pesar de sus antecedentes laborales, Sadaat ha tenido dificultades para encontrar un trabajo en Alemania que se ajustara a su experiencia. En un principio, Sadaat esperaba encontrar trabajo en un campo relacionado, pero al no saber hablar alemán, sus posibilidades eran escasas.

"El idioma es lo más importante", afirmó Sadaat, que también tiene la nacionalidad británica.

Sadaat estudia todos los días al menos cuatro horas de alemán en una escuela de idiomas. Luego, en la tarde, se desempeña durante seis horas como repartidor de comidas para Lieferando, donde empezó a trabajar este verano.

Asimismo, el exministro afgano confesó que tuvo el gran reto de aprender a andar en bicicleta entre el tráfico de la ciudad: "Los primeros días fueron emocionantes, pero difíciles", narró.

"Cuanto más sales y más ves a la gente, más aprendes", añadió.

Aumentan los solicitantes afganos de asilo

La historia de Sadaat ha cobrado especial relevancia en medio del caos que se está produciendo en su país, tras la toma del poder por parte de los talibanes. Sus familiares y amigos también quieren marcharse, con la esperanza de unirse a los miles de personas que se encuentran en vuelos de evacuación o que intentan encontrar otras rutas de salida.

Con la retirada de las tropas estadounidenses, el número de solicitantes de asilo afganos en Alemania ha aumentado desde principios de año en más de un 130%, según datos de la Oficina Federal de Migración y Refugiados.