Mundo

La OMS advierte que el 99 % de la población mundial respira aire contaminado

dw
Deutche Welle
Por Deutsche Welle
Basándose en análisis de datos sobre contaminación atmosférica en más de 6.000 ciudades de 117 países, la OMS afirma que el 99% de la población global respira aire que no cumple las directrices de seguridad actualizadas.

Casi la totalidad de la población mundial (99 %) respira aire contaminado y malo para la salud, según la Organización mundial de la Salud (OMS), que instó a reducir el uso de combustibles fósiles.

Estas conclusiones son el resultado de una combinación de datos recolectados por miles de ciudades, explicó a la prensa, del Departamento Medioambiental, Cambio climático y Salud de la OMS.

En un informe, la OMS indica que una cifra récord de más de 6.000 zonas urbanas en 117 países vigilan ahora la calidad del aire. Ello representa "alrededor del 80 % de la población urbana mundial" indica Gumy.

Sin embargo, estos habitantes respiran niveles peligrosos de partículas finas y de dióxido de nitrógeno, y las más expuestas son las poblaciones que viven en países de ingresos bajos o medio.

Guerra en Ucrania: el impactante desgaste físico del presidente Volodimir Zelenski en casi un mes AFP/T13.cl
Lee También >

Guerra en Ucrania: el impactante desgaste físico del presidente Volodimir Zelenski en casi un mes

OMS: "7 millones de muertes evitables"

"Tras haber sobrevivido a una pandemia, es inaceptable seguir teniendo 7 millones de muertes evitables y perder innumerables años en buena salud por el hecho de la contaminación del aire" se lamenta la doctora Maria Neira, directora del Departamento Medioambiental de la OMS.

"Hay más inversiones dedicadas a un medio ambiente contaminado que a un medio de aire limpio y sano" asegura Neira.

La mayoría de las medidas a las que alude el informe fueron tomadas entre 2010 y 2019, antes de la pandemia de COVID-19, que tuvo un impacto en los transportes y varios sectores económicos e industriales contaminantes.

Para la OMS, las conclusiones del informe revelan la importancia de reducir el uso de combustibles fósiles y la adopción de otras medidas concretas para reducir los niveles de contaminación del aire.

Revisa también este video:

Transición hacia sistemas energéticos más limpios

"Las actuales preocupaciones energéticas destacan la importancia que reviste la aceleración de la transición hacia sistemas energéticos más limpios y más sanos", subraya Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en un comunicado.

"Los elevados precios de los combustibles fósiles, la seguridad energética y la urgencia de hacer frente al doble reto sanitario de la contaminación del aire y del cambio climático subrayan la necesidad urgente de progresar más rápidamente hacia un mundo mucho menos dependiente de los combustibles fósiles", indica.

Concentraciones promedio anuales de dióxido de nitrógeno

 Los datos actualizados de la base de datos sobre la calidad del aire de la OMS introducen por primera vez medidas en el suelo de concentraciones promedio anuales de dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante urbano habitual, y un precursor de las partículas y del ozono.

Unas 4.000 localidades de 74 países recolectan datos sobre el dióxido de nitrógeno en el suelo. Solamente un cuarto de los habitantes de estos lugares respira concentraciones medias anuales de dióxido de nitrógeno conformes a las líneas directoras de la OMS.

El dióxido de nitrógeno se asocia a enfermedades respiratorias, en especial el asma, y genera síntomas respiratorios (como tos, dificultades para respirar, etc.) que pueden conducir a hospitalizaciones o a acudir a urgencias.

En los 117 países que vigilan la calidad del aire, la OMS constata que la calidad del aire del 17 % de las ciudades con ingresos elevados es inferior a las directrices de la OMS. En los países de ingresos bajos, la calidad del aire en menos del 1 % de las ciudades es conforme a los umbrales recomendados por la OMS.

Las partículas son capaces de penetrar profundamente en los pulmones y en la circulación sanguínea, provocando problemas cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorios.