Mundo

Cuatro colombianos detenidos en Haití confiesan haber asesinado al Presidente, Jovenel Moïse

AFP
Por T13
Cuatro “mercenarios” detenidos relataron cómo ocurrieron los hechos y aseguran que un exfuncionario del Ministerio de Justicia les dio la orden del magnicidio.

A más de un mes del magnicidio de Jovenel Moïse, el Presidente de Haití que murió tras un ataque en su casa en el que también resultó herida su esposa, cuatro de los 19 soldados colombianos detenidos en el marco de la investigación por el caso, confesaron haber cometido el crimen.

Noticias Caracol de Colombia publicó una serie de audios de los mismos mercenarios colombianos, quienes aseguraban que fueron contratados por Joseph Félix Badio, un exfuncionario del Ministerio de Justicia, quien habría planeado el crimen.

“Dijo que había que matar a todos. Todos son los policías, la seguridad del presidente, todo el que se encuentre adentro de la casa, que había que matarlos”, contó Germán Rivera, un capitán en retiro del Ejército de Colombia.

Terremoto en Haití: Víctimas fatales superan los 2 mil y heridos llegan a más de 12 mil AFP
Lee También >

Terremoto en Haití: Víctimas fatales superan los 2 mil y heridos llegan a más de 12 mil

En la confesión también participaron los sargentos en retiro Jheyner Carmona, Ángel Yarce y Nauser Franco, quienes habrían liderado el ataque contra Moïse.

Carmona en tanto, relato en su testimonio que Rivera, quien recibió el apodo de Mike en la operación, era el encargado de perpetrar el crimen y quien entregaba las órdenes.

“Mike sí dijo que tocaba entrar y matar a todo el mundo, tocaba matar a todos los policías, mejor dicho, que si había hasta mascota matar la mascota, que no podía haber ningún testigo, nos vendieron la idea de que esa era la orden de captura, que era una orden de captura, pero Mike nos dijo que tocaba pelar al Presidente”, dijo.

En los audios publicados por el noticiero colombiano también se explica que los primeros encuentros entre el exfuncionario de gobierno y los mercenarios colombianos se produjo en la casa de un narcotraficante de Puerto Príncipe, quien además habría conseguido las armas.

“Yo creo que hubo 16 armas no más, entre 15 y 16 armas, de hecho, no todos los hombres iban con armamento”, relató Carmona.