Mundo

Legisladores de la derecha peruana exigen ver cadáver del fundador de Sendero Luminoso

AFP
Por AFP
Algunos parlamentarios dudan de las versiones oficiales sobre la muerte de Abimael Guzmán y otros piden incinerar su cuerpo para evitar que se le rindan cultos.

Congresistas de la derecha de Perú exigieron este lunes ver el cadáver del jefe histórico de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, mientras el cuerpo permanece desde el sábado en la morgue a la espera de que la fiscalía decida si lo entrega a la encarcelada viuda para sepultarlo.

La fiscalía debe tomar una decisión en las próximas horas en medio de versiones de prensa de una teleconferencia del fiscal con Elena Yparraguirre, viuda de Guzmán y número dos de la organización maoísta.

Yparraguirre, que cumple cadena perpetua desde 1992 en una cárcel de Lima, autorizó a un tercero a recoger el cadáver de la morgue para darle sepultura.

Muere en prisión el fundador de Sendero Luminoso Abimael Guzmán en Perú AFP
Lee También >

Muere en prisión el fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán

Desde la muerte de Abimael Guzmán a los 86 años el sábado, surgieron reclamos para ver su cadáver ante suspicacias de algunos que consideran que el presidente de izquierda Pedro Castillo simpatizaba con Sendero Luminoso, algo que el mandatario niega de plano.

"Lamento mucho que autoridades de la fiscalía hayan impedido que verifique si el cuerpo que tienen en la Morgue del Callao es el del terrorista Abimael Guzmán", tuiteó el congresista José Cueto, un exalmirante que dirigió operaciones antiterroristas hace una década.

Cueto, del ultraderechista partido Renovación Popular, denunció que la fiscalía ordenó que nadie ingrese a la morgue.

"Seguiremos en búsqueda de saber si realmente es él", dijo la congresista Marta Moyano, quien sugirió "incinerarlo" para que sus seguidores no le rindan culto.

- Piden cremación -

Un grupo de familiares víctimas del terrorismo de Sendero Luminoso protestó cerca a la morgue para rechazar la entrega del cadáver y exigieron su cremación.

"Perdí a mi padre a los 4 años y medio. Fue asesinado en la universidad San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho. Lo mataron vilmente en su salón, tomando un examen delante de sus alumnos", dijo a la AFP Benjamín Capelletti, de 37 años, y representante de la Federación Nacional de Víctimas del Terrorismo.

"Este señor tiene que ser cremado y expulsado del país en altamar, donde podamos tener la tranquilidad que no lo tengan en un mausoleo o que mucho más le hagan un museo", agregó. 

Durante la jornada los voceros de ocho de los nueve partidos del Congreso firmaron un comunicado en apoyo de que se incinere el cuerpo de Guzmán. 

"Consideramos que el cuerpo del genocida Abimael Guzmán debe ser incinerado. Se exhorta a los poderes del Estado a defender la estabilidad democrática, además de condenar cualquier acción o expresión que represente vínculos con el terrorismo", indica el comunicado.

La bancada del oficialista Perú Libre, el partido marxista leninista del presidente Castillo, no se sumó al pedido alegando que el caso está en la fiscalía.  

El ministro de Justicia, Aníbal Torres, sin embargo reiteró a la fiscal general, Zoraida Ávalos, su invocación de aprobar "la cremación" debido a que la viuda incumplió con reclamar el cadáver a través de una carta firmada por notario en un plazo de 36 horas desde el deceso, como exige la ley. 

La autoridad gubernamental indicó además que entregar el cadáver "podría conllevar a afectaciones al orden público y la seguridad, pues no se puede negar que para este sanguinario grupo terrorista los restos de este delincuente es un símbolo de su insania y buscarán enaltecerlo y homenajearlo".