Mundo

Rescatan a niño que vivía encadenado de pies y manos a un barril en Brasil

Twitter Policía de Sao Paulo
Por T13
El padre del niño, la madrastra y su hermanastra de 22 años, fueron arrestados por abusos contra el menor de edad. Los padres argumentaron problemas psiquiátricos del menor y que "les daba mucho trabajo".

Un niño de 11 años que fue obligado por su padre y su madrastra a vivir dentro de un barril donde se comía sus propias heces fue rescatado por las autoridades de la ciudad sureña de Campinas en Brasil. 

La Policía Militar de São Paulo dijo que estaba respondiendo a un informe anónimo en una residencia de dos pisos en el Jardim Itatiaia el sábado.

Un video muestra el momento en que los agentes del orden entraron y encontraron al niño desnutrido y desnudo encadenado dentro del pequeño contenedor de metal que estaba guardado en una esquina del balcón.

El medio brasileño de noticias Acidade On informó que el niño había estado viviendo dentro del contenedor de metal durante casi un mes y que estaba cubierto de heces y orina.

Al parecer, solo lo alimentaron con cáscaras de plátano y harina de maíz y se vio obligado a comer sus propias heces para sobrevivir, dijo la policía.

"Los oficiales militares encontraron al niño en una situación increíble y de absoluta impotencia, tratado de manera inhumana y cruel", dijo la Policía Militar de São Paulo en un comunicado.

"Policías militares, familiares, padres ... con el corazón en la mano reunieron fuerzas suficientes para rescatar a ese niño, que tenía mucha sed, atado y constantemente expuesto al sol", señalaron. 

El padre del niño, la madrastra y su hermanastra de 22 años, que, según los informes, desempeñaron un papel en el abuso de él, fueron arrestados. Sus identidades no fueron reveladas.

La madrastra de 39 años era conocida en el vecindario por rescatar perros abandonados y brindarles refugio en su casa.

Según el informe policial, el padre y la madrastra dijeron que habían encadenado al niño al barril porque padecía un problema psiquiátrico y "les daba mucho trabajo".

El padre inicialmente negó ser el padre biológico del niño antes de confesar que lo era y afirmó que la madre del niño los había abandonado.

El niño pesaba solo 26 kilos en el momento de su rescate y fue trasladado de urgencia al Hospital Municipal de Ouro Verde, donde permanece hospitalizado en espera de un examen completo.

Los residentes dijeron a las autoridades que su familia había abusado del niño durante varios años. Según la agencia estatal de servicios infantiles, la familia había estado bajo vigilancia durante un año.

"Éramos conscientes de la vulnerabilidad de la familia y por eso había una red de apoyo que acompañaba [trabajo social y salud]", dijo Moisés Sesion da Costa, consejero del Guardian Council. "En ningún momento de los informes se informó de tal violencia".