Mundo

El método de Suecia para combatir el coronavirus que se diferencia del resto del mundo

El método de Suecia para combatir el coronavirus que se diferencia del resto del mundo
T13
A diferencia de sus vecinos inmediatos, Dinamarca, Finlandia y Noruega, Suecia no ha cerrado sus fronteras ni sus escuelas; tampoco ha cerrado negocios no esenciales o prohibido reuniones de más de dos personas, como el Reino Unido y Alemania.

Mientras que el resto de Europa impone restricciones severas a la vida pública y cierra fronteras y negocios, Suecia está adoptando un enfoque más relajado para el brote de coronavirus.

A diferencia de sus vecinos inmediatos, Dinamarca, Finlandia y Noruega, Suecia no ha cerrado sus fronteras ni sus escuelas. Tampoco ha cerrado negocios no esenciales o prohibido reuniones de más de dos personas, como el Reino Unido y Alemania.

La respuesta de Suecia al brote está siendo supervisada en gran medida por la Agencia de Salud Pública del país. Ha adoptado un enfoque notablemente diferente al coronavirus de sus pares internacionales, confiando en que el público adopte medidas voluntarias y más suaves para retrasar la propagación del virus.

Este enfoque aparentemente ha atraído críticas tanto de Suecia como de un grupo de epidemiólogos, así como de otros países que están bloqueando la vida pública para frenar el brote.

El epidemiólogo principal de la Agencia de Salud Pública, y una figura clave en la respuesta nacional de Suecia al coronavirus, es Anders Tegnell, quien aseguró a CNBC que aunque la estrategia de su país para combatir el virus era diferente, el objetivo era el mismo.

"Mi opinión es que básicamente todos los países europeos están tratando de hacer lo mismo: estamos tratando de frenar la propagación tanto como sea posible para mantener la salud y la sociedad funcionando ... y hemos mostrado algunos métodos diferentes para frenar propagación", declaró a CNBC.

Y agregó: "Suecia ha optado principalmente por medidas voluntarias porque así es como estamos acostumbrados a trabajar. Y tenemos una larga tradición de que funciona bastante bien".

Señaló que la agencia había explicado a la población por qué era necesario el distanciamiento social, "y hasta ahora, ha estado funcionando razonablemente bien".

En contraste, Italia, el epicentro del brote de Europa, tiene casi 100.000 casos y más de 10.000 muertes, según los últimos datos del domingo. Mientras tanto, España, el segundo país más afectado en Europa, tiene cerca de 80.000 casos confirmados y 6.500 muertes. El Reino Unido, que se estima que está a unas dos semanas de Italia en términos del brote, ha registrado casi 20.000 casos y 1.228 muertes por el virus.

"La inclinación (en las tasas de infección y mortalidad) en Suecia es menos pronunciada que en muchos países y eso es exactamente lo que estamos tratando de lograr", dijo Tegnell, y agregó que las encuestas de opinión mostraron que el público sueco estaba en general a favor del enfoque de la agencia .

Sin embargo, Tegnell no descartó medidas más estrictas en Suecia, y le dijo a CNBC que si hubiera un fuerte aumento en los casos, el gobierno y la Agencia de Salud Pública tendrían una "gran discusión sobre qué otras medidas podemos tomar".

Este fin de semana, el primer ministro Stefan Löfven dijo que aislar Estocolmo podría suceder si el brote empeora, pero que tales medidas no se están discutiendo actualmente. Anteriormente había insistido en que combatir con éxito la propagación del virus dependía en gran medida del comportamiento individual.

Suecia no se ha separado completamente del resto de Europa. De manera similar a sus vecinos, el gobierno de Suecia ha abogado por trabajar desde casa si es posible, evitando viajes no esenciales y se aconseja a los ancianos que eviten el contacto social. Por supuesto, también se ha promovido el consejo de lavarse las manos regularmente.

A los restaurantes, bares, cafeterías y clubes nocturnos se les ha pedido que ofrezcan únicamente servicio de mesa sentado. Y a partir del domingo, las reuniones de más de 50 personas están prohibidas (el país había suspendido inicialmente las reuniones de más de 500 personas). También ha cerrado universidades y colegios, pero las escuelas con estudiantes menores de 16 años permanecen abiertas.