Nacional

CDE rechaza demanda de víctimas de trauma ocular y defiende rol de Carabineros en manifestaciones

Agencia UNO/Foto referencial
Por T13
Aunque sostienen que FF.EE actuaron "correctamente", reconocen que "en algunos casos la respuesta de las fuerzas policiales no se ha ajustado a derecho”. Junto con esto califican de "desproporcionado" los montos de indemnización solicitados por 32 víctimas de traumas oculares.

“Carabineros de Chile actuó correctamente, apegado a sus facultades normativas y con una intensidad ajustada a la proporcionalidad del contexto de ataques de los que los funcionarios de la institución fueron objeto”.

Esta es una de las frases con que el Consejo de Defensa del Estado manifestó su rechazo a una querella presentada contra el Estado de Chile por 22 víctimas de traumas oculares durante las manifestaciones del denominado "estallido social".

En el libelo patrocinado por la agrupación Libertades Públicas los denunciantes piden una compensación económica de 380 millones de pesos a quienes perdieron el globo ocular completo producto del impacto de balines de goma percutados por FF.EE y de 340 millones para quienes perdieron parte importante de su visión, consigna La Tercera. 

De acuerdo a los querellados, Carabineros habría hecho un “uso abusivo de la fuerza y actuado negligentemente en infracción de normas nacionales e internacionales”, por lo que junto con las compensaciones monetarias exigen que la institución se disculpe públicamente.

En respuesta a la querella, el Consejo de Defensa del Estado defiende la labor de Carabineros, aunque admite que “en algunos casos la respuesta de las fuerzas policiales no se ha ajustado a derecho y la reacción ha sido desproporcionada y antirreglamentaria”, como fue el caso de Fabiola Campillay (quien no forma parte de los 22 denunciantes), donde el CDE presentó una querella.

Pablo Hidalgo/Nicole Kramm
Lee También >

“Estamos pasando al olvido”: el lamento de las víctimas de trauma ocular tras el 18-O

Y recuerda que los hechos se registraron en una época donde junto a las protestas sociales, se registraron "un conjunto de actos delictuales y de violencia pocas veces visto antes en nuestro país”.

“Producto de estos actos vandálicos –repudiados por todos los poderes del Estado, por las autoridades democráticamente elegidas y por los partidos políticos con representación popular– se destrozaron, quemaron o saquearon un sinnúmero de infraestructuras públicas y propiedades privadas a lo largo de todo el país”, enfatizan.