Nacional

Cesárea: la cirugía que en Chile alcanza cifras por sobre el 33% de la recomendación mundial

Agencia Uno
Por T13
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el 15% de los nacimientos en un país sean a través de cesárea, sin embargo, en el caso de Chile, las cifras ascienden a un 48%.

En Chile, el 48% de los partos se realizan a través de cesárea, una intervención quirúrgica que no es recomendada en todos los casos, ya que no solo es más peligrosa que el parto natural, sino que también tiene un costo más elevado debido a los insumos y el personal especializado requerido.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el 15% de los nacimientos en un país sean a través de cesárea, sin embargo, en el caso de Chile, esta cifra se ve superada en un 33% si se considera el promedio de la población en total.

En el sector privado, los números aumentan, ya que concentran el 62% de las cirugías.

De acuerdo con los datos entregados por El Mercurio, diferentes clínicas privadas están tomando medidas para acercarse al estándar internacional. Tal es el caso de la Clínica Bupa de La Florida que en el 2021 pretende haber disminuido de un 52% a un 30% la cantidad de cesáreas.

Asimismo, la Clínica Alemana busca instaurar una estrategia similar, ya que suman un 48% de estas intervenciones al momento del parto en el recinto. Al igual que en la Clínica Vespucio, donde ya han implementado proyectos que han logrado disminuir los casos de de un 70% a un 44%.

Pero lo más importante en torno a este tema, es saber identificar cuándo sí es necesaria dicha intervención en vez de realizar un parto natural. Te nombramos siete razones que justifican una cesárea a continuación:

  1. En caso de que la madre sea portadora del VIH.
  2. Según expertos, sería necesaria cuando el bebé en gestación pese más de 4,2 kilos, ya que hace más complejo el parto natural.
  3. Si el bebé a la hora del parto está ubicado de costado o con las piernas hacia abajo (en vez de su cabeza).
  4. Si la madre posee enfermedades como diabetes, problemas al hígado, cardiopatías o nefropatías.
  5. Si la madre ha tenido anteriormente dos o tres cesáreas, ya que las contracciones del parto natural podrían provocar problemas con la cicatriz existente.
  6. Si el bebé no desciende por el canal de parto o si el trabajo de parto ha demorado mucho tras la falta de dilatación del cuello uterino.