Nacional

Cómo prevenir los efectos del humo por el incendio en el Cerro San Cristóbal

Agencia Uno
Por Tomás Pardo
La madrugada de este miércoles se pudo controlar el siniestro que se originó en la ladera norte del macizo, pero aún no se siente el humo.

Durante la madrugada de este miércoles se registró un incendio en el cerro San Cristóbal, Región Metropolitana, el cual se vio muy cerca de las viviendas que se encuentran en las cercanías del lugar. 

De acuerdo a testigos, el fuego se ubicó por el sector de la comuna de Recoleta, poniendo en alerta a los dispositivos de seguridad, tanto de la brigada del Parque Metropolitano como Bomberos.

Luego que el siniestro fue controlado, una nube de humo cubrió el lugar, afectando a distintas comunas de la capital.

El médico Raúl Corrales, pediatra broncopulmonar de Clínica Alemana, explicó a T13.cl cómo prevenir los efectos del humo en la salud. 

Una de las principales recomendaciones es evitar la realización de actividades deportivas en las cercanías del incendio, o en lugares que se vean afectados por el humo, el cual es detectable en el ambiente.

Además, es necesario cerrar puertas y ventanas para impedir que el humo ingrese a su domicilio. Si es necesario, utilice paños húmedos para mejorar el sello de ventanas o puertas, al igual que cubrir nariz y boca con mascarillas.

Considerando estos factores, y si alguien de su familia está embarazada o pertenece a los grupos de riesgo, ya sean niños, niñas, ancianos, pacientes asmáticos o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es aconsejable realizar el traslado de las personas a una zona menos contaminada.

En el caso de presentar compromiso de conciencia, mareos, vómitos, debilidad, tos persistente, dificultad o silbidos al respirar, conjuntivitis o sensación de arena en los ojos, los especialistas indican que es necesario recurrir a un especialista.

Corrales además explica que como las partículas que se respiran no son tan pequeñas, penetran la vía aérea superior (nariz, tráquea, garganta), sin llegar necesariamente a los pulmones.

Esto provoca tos y picazón de garganta, además de irritar los ojos y, a veces, producir dolor de cabeza y fatiga. Sin embargo, no debería generar mayores complicaciones.