Nacional

Denuncian a personal de la cárcel de Arica de golpear y desnudar a interna trans

Movilh
Por T13
La madre de la afectada apuntó a un gendarme y a una paramédica por mostrar los genitales de la mujer a otros para "demostrar que es un hombre".

La madre de una mujer trans recluida en el Centro Penitenciario Acha Arica denunció ante el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) constantes golpizas, desnudamientos e insultos del personal de la cárcel en contra de la interna por su identidad de género.

Según contó a la organización, K.M.P. de 31 años ha sido hostigada desde noviembre pasado por el funcionario de Gendarmería Hugo Martínez y la paramédica Claudia Claveles.

"Está siendo violentada psicológica y físicamente por su identidad de género, al extremo que la hacen desnudarse ante varios miembros del recinto para decir y 'demostrar' que es 'un hombre'", reveló su madre, agregando que el personal también le ha propinado golpizas, lanzado gases, negado el acceso a las hormonas para su transición, e insultado con dichos transfóbicos.

En conocimiento de esta situación, la denunciante visitó a la víctima el 25 de enero, percatándose de su grave estado de salud, lo que la llevó a reunirse con el alcaide de la cárcel dos días después para advertirle de estas agresiones.

Sin embargo, una carta enviada por el Movilh a la Dirección de Gendarmería y al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) indica que "la respuesta del alcaide fue que la interna se portaba un poco mal. Es decir, justificó de cierta manera los actos denunciados".

Por lo demás, luego de esa visita "la interna le comentó (a la madre) que sufrió nuevos malos tratos por parte del gendarme Sr. Martínez, a modo de represalia", según el mismo documento.

El Movilh alertó además que días antes de conocer este caso, el interno Boris Castillo Arriagada (23) se suicidó en el Complejo Penitenciario de La Serena por constantes abusos de gendarmes debido a su orientación sexual, que la organización había denunciado en junio pasado a la institución, y ante los cuales ésta finalmente no intervino.

"Las situaciones que están ocurriendo en Gendarmería son alarmantes y pese a que las venimos denunciando de manera periódica hace unos cuatro años, nada cambia al interior de la institución", cuestionó el vocero del Movilh, Óscar Rementería, afirmando que la respuesta usual son "acuerdos que no se cumplen, en otras ocasiones no responden correos y/o no adoptan las medidas más básicas que solicitamos: investigar las denuncias".

Ante esto es que el Movilh anunció que de ahora en adelante, además de informar estos hechos a la institución, "solicitaremos la intervención del INDH a objeto de prevenir y erradicar la homo/transfobia tan arraigada, y frente a lo cual el Ministerio de Justicia y su Subsecretaría de Derechos Humanos guardan total silencio", según Rementería.