Nacional

Negativa de Isapre a cubrir cirugía a mujer trans revela vacío en ley de identidad de género

Por Pablo Cádiz
Alexandra Orrego, de 54 años, interpuso un recurso de protección contra Isapre Colmena, que rechazó costear una serie de cirugías a las que la afiliada se buscaba someter para adecuar su cuerpo a su identidad de género. Se trata de un caso inédito y que podría sentar precedentes para un tema que no fue abordado en la ley que entró en vigencia a fines de 2019.

Fue cuando tenía siete años que Alexandra se sintió distinta. En ese entonces, tenía un nombre masculino y el resto del mundo le veía como hombre. Pensó que era algo malo lo que le pasaba, y siempre lo vivió desde la culpa. 

"Y entonces trate de hacer una vida normal, como hombre, me casé, estuve casado por 22 años, tuve cinco hijos, después me separé, luego tuve una pareja mujer como hombre y estando con ella me di cuenta que no era nada malo lo que me pasaba. Y a los 51 años decidí darme una oportunidad e iniciar el proceso de transición", cuenta a T13.cl

Alexandra pudo modificar sus documentos legales hace dos años, mucho antes que entrara en vigencia la Ley de Identidad de Género que permite hacer este proceso a través de un procedimiento estandarizado y gratuito. Lo logró gracias a una demanda que fue patrocinada por la Clínica Jurídica de la Universidad de Chile y que era hasta entonces el único mecanismo que tenían las personas trans para que su nombre social coincidiera con el que registraban sus cédulas. 

Pero el nombre no era suficiente para vivir de forma plena. "Soy una mujer y mi cuerpo no acompaña. Quiero vivir como una mujer y vivir plenamente lo que me queda de vida, pero como mujer. Que no me traten como hombre, porque hay gente muy desubicada".

Fue así que Alexandra decidió iniciar los pasos para someterse a cirugías para adecuar su apariencia a su identidad de género, entre ellas lo que se denomina la feminización corporal y genital. Esto, dice, "porque tengo un cuerpo 'de hombre' y eso me perjudica mucho para mi vida social, sexual, laboral, me impide desenvolverme normalmente desde que me levanto hasta que me acuesto". 

Sin embargo, su solicitud no tuvo éxito. El 25 de febrero Isapre Colmena le envió una carta en la que le niega cobertura a las cirugías que Alexandra buscaba realizar.

Entre sus argumentos, la Isapre señala que de acuerdo a la normativa vigente están facultados para excluir prestaciones que no estén dentro del arancel de referencia de la aseguradora. Junto con esto, expone que de acuerdo a la circular Número 336 de la Superintendencia de Salud, "la identidad de género no constituye una enfermedad, una patología ni una condición de salud"

"En este sentido, las prestaciones mencionadas, sin la existencia de una base patológica precisa ni diagnóstico, como la genitoplastía feminizante y la reconstrucción corporal (que contempla lipofiling facial, lifting de cejas, lipopapada, necktite, lipotransferencia glútea, implantes mamarios y rinoplastía se entiende que no tienen finalidad estrictamente curativa o reparadora, no teniendo como fundamento el tratamiento de alguna enfermedad, patología o condición de salud", argumenta la aseguradora en el documento al que accedió T13

Alexandra señala que negarle cobertura a sus cirugías "afecta gravemente mi salud síquica, mi integración de todo tipo en la vida, porque yo no concibo una mujer con genitales masculinos". 

"Esto no es una cirugía estética, es una cirugía reparatoria, para reparar lo que la naturaleza hizo y para conciliarlo con lo que mi corazón quiere", plantea. 

Una deuda de la ley de identidad

Las cirugías de reasignación y su cobertura tanto en la salud pública como privada quedaron fuera de la Ley de Identidad de Género, que entró en vigencia a fines de 2019. 

"Como no existen precedentes jurisprudenciales en Chile sobre este problema, los tribunales van a fijar un criterio que seguramente va a ser la base para resolver todos los casos en que las Isapres pretendan afectar el derecho a la salud de las personas trans. Las repercusiones de este caso van a ser muy relevantes", señalan a T13 Ciro Colombara y Aldo Diaz, del Estudio RCZ, quienes están a cargo de la defensa de Alexandra plantean 

Colombara agrega que este caso, "va mas allá de la Ley de Identidad de Genero. Tiene que ver con garantías constitucionales y DD.HH".

Óscar Rementería, del Movilh, asegura que “esta situación vulnera la Ley Zamudio, la Ley de Identidad de Género, la Constitución y las directrices del Minsal, en tanto además de estar prohibida la discriminación por identidad de género,  garantizan el acceso igualitario a la salud". 

"Las cirugías de readecuación corporal si tienen un efecto reparador en las personas trans que lo soliciten. Negarse a ello, solo obedece a criterios mercantiles y transfóbicos”, agrega el dirigente, quien recuerda que el pasado 11 de marzo la Corte Suprema falló en contra de esta misma Isapre, que consideró la transexualidad como una "enfermedad" al buscar reducir la cobertura de una persona trans que solicitaba incorporarse en la aseguradora. 

Franco Fuica, Coordinador de Legislación y Políticas Públicas de OTD Chile, una organización que trabaja con personas trans, advierte un "vacío" en la ley. Y es que si bien el tema fue abordado en la discusión parlamentaria, se decidió dejarlo fuera ante la falta de voluntad política y consenso en torno a la necesidad de destinar presupuesto para esta materia. "El gobierno y el Estado no se han hecho cargo de esta situación y esperamos que prontamente lo hagan", plantea. 

Fuica agrega que "la Isapre no está entendiendo bien lo que tiene que hacer" y enfatiza que cuando la OMS eliminó la transexualidad del catálogo de enfermedades mentales, estableció que sí se requiere de una atención médica. 

"Las personas trans no son enfermas por su identidad de género, pero el no contar con una expresión de género con la que se puedan reconocer o auto reconocer causa una serie de problemas, entre ellos depresión, angustia, intentos suicidas. Entonces, para evitar esa parte es necesario atender la expresión de género de las personas trans. Y se puede entender como una medida preventiva de salud mental", agrega. 

¿Qué pasa con el resto de las personas cuyo sexo asignado al nacer no coincide con su identidad de género? Un estudio de la investigadora de la Universidad de Chile, Catherine Galaz, reveló que las personas trans pueden llegar a esperar dos o hasta cuatro años por una cirugía de reasignación, y que solo seis hospitales del país entregan estas prestaciones, siendo el Van Buren de Valparaíso uno de los pioneros, donde se realizan intervenciones desde 1976. 

"Sin embargo, a nivel nacional no existe una política pública, que aborde este tema, sino más bien voluntades individuales de equipos médicos", señaló Galaz a La Tercera en marzo de 2019. 

Aunque la realidad mundial cambia de acuerdo a cada país, en Argentina, por ejemplo, el procedimiento de reasignación está garantizado tanto en los planes de salud públicos y privados. 

LEE TAMBIÉN: 

DEBUTA LA LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO: GUÍA PARA CAMBIAR EL NOMBRE Y SEXO REGISTRAL

CORTE SUPREMA FALLA EN CONTRA DE ISAPRE QUE CONSIDERÓ TRANSEXUALIDAD COMO UNA "ENFERMEDAD"

Conceptos clave

 Transgénero Transgénero es un término que define a personas cuya identidad de género (el sentido de sí mismo como hombre o mujer), expresión de género o conducta no se ajusta a aquella generalmente asociada a su sexo de nacimiento. 
 Identidad de género Hace referencia a la experiencia personal de ser hombre o mujer diferente que tiene una persona. La expresión de género se refiere al modo en que una persona comunica su identidad de género a otras a través de conductas, su manera de vestir, peinados, voz o características corporales. 
 Orientación sexual Hace referencia a la atracción física, romántica y/o emocional permanente de una persona por otra. Las definiciones exactas de estos términos varían de persona a persona y pueden cambiar con el tiempo.
*Las personas trans pueden ser heterosexuales, lesbianas, homosexuales, bisexuales, asexuales, del mismo modo que pueden serlo quienes no son transgénero.
 
 

Fuente: Asociación Americana de Psicología