Nacional

Farmacia de barrio Franklin dice tener el paracetamol más barato de Santiago

AFP
Solo $390 es el valor de este medicamento en una escondida farmacia de Franklin. “El fin de una farmacia no es solo ganar sino también ser justos, y si alguien lo tiene más barato lo igualamos” afirmó el químico farmacéutico encargado del local.

Las farmacias independientes han llegado para instalarse como una alternativa para quienes necesitan comprar medicamentos a bajo costo. En este sentido este año nació Farmacias Amiga, un emprendimiento familiar que esta está en pleno corazón del popular Barrio Franklin y que busca marcar precedente en la venta de medicamentos. 

Para ello crearon una lista de Precios Éticos, donde afirman, decidieron estar muy por debajo de la competencia. “ Tenemos por ejemplo, el paracetamol a $390, sin club de descuentos, ni convenios, ni cosas raras,  así no más, el que entra lo compra a ese precio, y estoy casi seguro que somos los más económicos de Santiago y si alguien lo tiene más barato lo igualamos”, indica Rodolfo Padilla, químico farmacéutico y dueño , quien agrega que “los clientes se sorprenden , no lo creen, y quedan contentos  porque imagínate según el colegio de Químicos Farmacéuticos el precio promedio es  $790, en la mayoría de las farmacias grandes vale mil pesos , asi que aquí encuentran una especie de picada” afirma el profesional.

La lista de precios especiales suma otros medicamentos infaltables en la casa de los chilenos como, losartan , diclofenaco o ibuprofeno. “Cuando tu llegas a un sector popular como este -estamos en Franklin con Arturo Prat-  entiendes que los clientes necesitan opciones económicas, y eso se conjuga con que las farmacias tenemos roles éticos, no hay que olvidar que el cliente  es un paciente, y si bien  somos un negocio, debemos ser  un negocio justo”.

Así también Padilla explica que otra distinción de Farmacias Amiga ha sido dar un formato diferente a un local de la zona  “eso ha causado mucha sorpresa positiva entre los clientes, porque la mayoría de las farmacias independientes, especialmente en barrios populares como acá,  están tomando un formato muy impersonal, que es extranjero, de poner vidrios y casetas cerradas donde al cliente le da lata consultar porque tiene que estar a grito pelado preguntando cosas que a veces son muy íntimas, nosotros optamos por el modelo clásico de farmacia en Chile, con un mesón , y con una oficina cómoda para responder las consultas más complejas”.