Nacional

Gerente comercial de AC Inversions cuenta cómo colapsó la firma

El gerente comercial de la firma, Pedro Gajardo, entregó a Teletrece antecedentes sobre cómo operaba la firma.

Por Sandra Burgos y Loreto Schaffeld

Pedro Gajardo accedió a entregar antecedentes de cómo operaba AC Inversions y narró el momento en que las operaciones de la firma se comienzan a complicar con el retiro de un grupo importante de clientes de las Fuerzas Armadas.

Esta cartera era atendida en un comienzo en forma exclusiva por Patricio Santos, fundador y gerente general de AC Inversions, y tenía condiciones de rentabilidad de sus inversiones superior a la que recibían otros clientes.

Los inicios del negocio

-¿Cuál es su profesión, Pedro?

-Estudié administración de empresas, siempre he trabajado en el área comercial. Llegué acá como vendedor, después ejecutivo. Fui ascendiendo pronto con los resultados y me hice cargo del equipo de ventas de los vendedores. 

-¿Cómo conoce esta empresa y cómo llega a la empresa?

-Por un muy buen amigo, recomendado, que era cliente y que él conocía también a Patricio. 

-¿Cuántos años tiene esta empresa?

-Desde enero de 2012 

-O sea, 4 años... 

-Sí, anteriormente Patricio trabajaba como ID de un broker, pero formalmente como empresa en enero de 2012. 

-Patricio Santos vivía en Francia, y de ahí se vino a Chile y armó esta empresa. ¿Él qué hacía en Francia y con qué conocimiento arma esta empresa?

-Él es un exmilitar, bien catalogado entiendo, de la legión extranjera, donde él aprendió el trader, en el mercado Forex, entiendo que allá es muy popular este tema y allá él hizo su capital. 

Y de ahí él se vino para acá, él es chileno, su familia es de acá. Y entiendo que no tenía intenciones de formar una empresa, pero vio que acá no estaba el mismo modelo y que había un muy buen nicho de negocio, estaba partiendo esto acá. 

-¿Cuántos años vivió en Francia? ¿Sabe, recuerda cuántos años estuvo allá?

-No, entiendo que desde los 12, 13 años, hasta los veinti algo hizo vida también de militar. 

-¿Él era el único socio de esta empresa o tenía más socios?

-No, él era el dueño de la empresa. 

-Y cuándo él llega a Chile y arma su negocio, partió con un grupo de clientes, ¿no?

-Sí. 

-Ese grupo de clientes tenían alguna característica especial, ¿cómo los captó? ¿Cómo llega él a esos clientes? 

-Esto es un poco de historia, porque yo no estaba en ese momento acá, pero él partió administrando dinero de familiares, amigos y esto fue creciendo de esa manera. Entiendo que a través de esas mismas redes y él siendo un exmilitar, también incorporó a muchas personas por la afinidad que tenía con el ejército, mucho militar.

-¿Entonces este grupo de clientes con el que él parte eran principalmente militares?

-Sí, él fue formando una cartera importante en el ejército.

-¿Esa cartera tenía algún trato especial con respecto al resto de clientes?

-En ese minuto había solamente una cartera, en ese minuto yo no participaba de la empresa, no lo conocía, y era una cartera que él empezó con pocas personas también que trabajaban con él y tenía en ese entonces una tasa altísima en relación al mercado, y se fue manteniendo ese grupo.

Una vez que yo llego a la empresa, llego en otras condiciones con la idea de llegar a otro perfil de cliente también y poder regular el negocio con tasas más acordes a lo que era el mercado, por encima del mercado, pero mucho más bajo de lo que él había empezado. 

-Lo que llama la atención en este minuto es que ustedes lograban captar una gran cantidad de clientes porque ofrecían unas tasas bastante altas en comparación con lo que hoy día hay en el mercado. ¿Cómo se conseguía ese tipo de tasas y ofrecía ese tipo de servicio a los clientes?

-En este mercado y por la experiencia que tenía Patricio, se manejaba como muy buen trader y tenía muy buenos resultados, eso era lo que él mostraba de sus operaciones. Tenía clientes que le administraba cuentas, que no solamente eran mutuos, sino que manejaba sus dineros directamente en el mercado, y los clientes tenían estos resultados. Habían cuentas que se doblaban en poco tiempo, les sacaba el 100% en poco tiempo y entonces de esa manera él podía demostrar  y garantizarle a esos clientes que sí les podía responder con una tasa, en ese minuto, muy alta. 

-¿Era sostenible la empresa en los próximos años teniendo este tipo de rentabilidad de sus clientes?

-Yo lo veía poco sostenible en el tiempo, porque ya nosotros nos habíamos armado como departamento comercial, con un equipo de vendedores bastante potente y vendíamos a otras tasas. Veía que en el tiempo, al sumar más clientes y la empresa siguiera creciendo, yo también entendía que había mayores riesgos, de responsabilidad, de manejo en cuanto a las operaciones, y nosotros no teníamos el dato fino de cuánto se operaba ni los resultados tampoco, eso lo manejaba solamente Patricio y su equipo. Entonces en ese sentido la información que  nosotros teníamos era un poco arriesgado mantener esas tasas, sobre todo si en una misma empresa se maneja una cartera por acá, a ciertos niveles de tasas, y por acá otra cartera que tenía otras tasas. Era contraproducente comercialmente hablando y siempre se intentó desde mi postura hacerle ver que había que nivelar las tasas, nivelar los clientes. 

-Ud. entonces se dio cuenta de que ahí había un riesgo de que había un problema que no era sostenible, ¿le advirtió de la situación?

-Más que nada comercialmente, porque no era prudente que hoy día en que nosotros estábamos vendiendo ya mucho un cliente se topara, no sé, una tasa de un 3%, por ejemplo, con otro cliente que tuviera el 7%, en igualdad de condición de monto. 'Oye, ¿y por qué esta persona tiene este monto y esta otra persona no?', comercialmente no era prudente, para que nosotros también pudiéramos proyectarnos como equipo comercial o crecer con sucursales, etc. Para nosotros ya había dejado de ser una empresa familiar o chica, de esa manera nosotros lo veíamos. 

-Para entender un poco, ¿desde dónde hasta dónde iba más o menos las rentabilidades que ustedes ofrecían a los distintos clientes?

-Estos clientes de la cartera antigua, por llamarlo de alguna manera, en un principio tenían una tasa de un 10% mensual. Posteriormente después de eso, cuando yo ingresé a la empresa, las ventas que se generaban variaban de un 2,5% y un 4%, a excepción de algunas campañas que nos pedía Patricio para operar mayores volúmenes en época de campaña, que podía ser de 10 días, 20 días, etc., una tasa especial de un 5%. Manteniendo esta otra cartera que estaba en una tasa mucho más alta.  

-Hay afectados que señalaban que se le había ofrecido, por ejemplo, rentabilidad de 7,5%, ¿eso existía todavía?

-Sí, la gente que manejaba estas tasas altas del 10% se le quiso llevar gradualmente a una baja, y a esas personas se les renovó los contratos al 7,5% para que después de un año llegaran al 5%. 

-El equipo que trabajaba con Patricio, ¿cuántas personas lo formaba y quiénes eran? 

-En algún minuto eran cuatro personas, junto con Patricio, y últimamente, los últimos meses eran tres personas.  

-¿Y ellos qué experiencia tenían? ¿Dónde habían trabajado antes?

-Había una persona que fue aprendiendo con Patricio, fue formado por Patricio, y la otra persona tenía más estudios de economía y más técnico. 

-¿Patricio tenía algún conocimiento en estos temas de economía e inversión o se fue formando en la práctica?

-Entiendo que en Francia estudió macroeconomía. 

-¿Ustedes nunca vieron un título de él?

-No, él en un principio cuando nosotros llegamos acá , él se mostró y así era en ese tiempo, trabajaba en un broker reconocido en Chile y tenían muy buenos resultados, entonces, nadie dudaba de sus capacidades y tiene cierto prestigio entre el mundo de los trader. 

-¿Quién era el broker con el que trabajaba?

-Con Forex Chile. 

-¿Con Forex Chile? Porque Forex Chile ha dicho que ellos no tienen nada que ver con...

-No, hoy día no. 

-¿Esto fue al principio?

-Al principio.

-¿Entre qué años trabajó con ellos?

-Digamos hasta agosto del 2013. 

-¿Y él trabajaba como un empleado más?

-No, él trabajaba en forma externa, administraba cuentas de personas en ese broker

-Él se mostraba entonces como una persona que sabía del tema. ¿Cómo era él en este sentido? Si es que nos puedes describir un poco la personalidad, como jefe, como persona, como trabajador. 

-Muy experto en el tema, nosotros quedábamos muy cortos en cuanto a los conocimientos cuando nos explicaba movimientos de mercado, cosas que nosotros en un principio no manejábamos prácticamente nada. Él hacía charlas técnicas y se manejaba muy bien, él se maneja muy bien en eso. 

-¿Con qué banco, con qué entidades operaba él? 

-En Chile fue variando, tenía cuentas bancarias por la empresa en varios bancos, pero se entiende que los dineros depositados acá en las cuentas se iban al exterior y se manejaban fuera, no acá. 

-¿Él tenía afuera también un equipo o desde acá se hacían todas las operaciones?

-No, desde acá se hacían las operaciones a través de un broker, del broker que en definitiva entrega la tecnología para que un trader pueda operar. 

-¿Y ese broker quién es ahora?

-BFX 

-¿Y a través de ellos trasladaban estos dineros al extranjero?

-Claro, ahí se hacían las operaciones. 

-¿Se trasladaba todo el dinero al extranjero?

-No, una parte, una gran parte.  

-¿Cuánto dinero llegaron a manejar?

-Mensualmente nosotros llegamos a vender un mes cerca de 6 mil millones de pesos, en captación. Estamos hablando de nuestras oficinas en Santiago, Viña, Antofagasta, Iquique y Concepción, más la producción que su cartera le generaba también de reinversiones. 

La caída del sistema

-¿Cómo empieza a desestabilizarse el sistema?

-La situación de ayer (martes 1 de marzo) fue bien especial, porque veníamos nosotros el equipo comercial y los empleados en general esperando que se inyectaran unos dineros que él había solicitado de retiro de utilidades y esta remesa la esperamos para el mes de diciembre.

Nos informa que hay una retención, que hay un problema, entendemos que es una retención por parte de impuestos internos y nos hace ver que esto se iba a demorar un poco.

En la primera semana de enero, que ya los plazos como que se estaban alargando un poco, pero sí nos hizo hincapié en que los dineros iban a salir. Empezamos a contener a los clientes, informarles a los clientes también, se fue avanzando muy lentamente en los pagos diarios de los clientes, los pagos mensuales y eso fue hasta hace unas tres semanas atrás, donde nos informa de que ya sus fondos van a ser liberados el día 24. Emite una carta informando a los clientes que se van a regularizar todos los pagos atrasados desde el día 26 del mes pasado, hasta el día 4 de marzo, que es el viernes que viene.

Esto tuvo una demora, a todo esto, todo comunicándonos por WhatsApp, no estaba el teléfono. Nosotros entendíamos que estaba haciendo trámites para liberar estos fondos, que estuvieran las cuentas y empezar con el proceso de regularización, mientras tanto en la semana, nosotros trabajando normalmente, Patricio hizo un par de charlas a muchos clientes informando también de esta situación. Nosotros esperando a que esto se normalizara, se liberaran los fondos y esto se normalizara. 

El día viernes nos informa que hubo un problema bancario, una indicación, una cláusula que no se estaba cumpliendo y que lo estaba solucionando, y que de aquí al viernes, este viernes que viene, estaba muy probablemente solucionado. 

El día lunes (29 de febrero), no se presenta a trabajar, entendemos que estaba en la misma situación de tratar de liberar estos fondos y el día de ayer, a eso de las 10:30 - 11:00, yo estaba atendiendo a un cliente y me llega la información de que Patricio había ordenado cerrar las oficinas de atención de público, porque el día anterior ya habían habido clientes que habían sido muy agresivos con las señoritas de atención al cliente y no quería arriesgar al personal.

Me comunico con Camilo, su hermano, le digo que es una muy mala decisión porque hay formas de solucionar eso, con guardias, no sé, y teníamos que seguir dando la cara: Una persona que llegara acá y viera la oficina cerrada, ¿qué va a pensar?. Ya todo había cerrado, era una orden y bajaron a mi oficina, todo el mundo, los cité para comentarles lo que estaba pasando y la orden de Patricio, y es en ese minuto es que uno de nosotros, no recuerdo la verdad quién, ve en su teléfono que nos habían enviado un mail al personal, de que estábamos siendo todos finiquitados. Y a partir del día 3 de marzo, teníamos nuestro finiquito en una notaría. 

-¿Cómo recibieron esa noticia?

-Esto fue un shock para todos, aquí ya pasó a otro nivel o color la historia, a Patricio lo enfrenté por teléfono, al WhatsApp, porque no me contestaba y le dije '¿De qué me estás hablando? Esto lo tenías preparado...' Me miré solamente con mi subgerente y vayámonos a la PDI altiro.

Yo estaba con clientes y en ese minuto partimos a la PDI a poner la denuncia por los riesgos que... La verdad no sabíamos a qué íbamos a la PDI, buscábamos asesoría. Y fuimos con clientes también. Hay muchos colaboradores acá que son empleados y que también son clientes, entonces teníamos razones de sobra para poner la denuncia y en ese minuto empezamos a llamar a clientes también. 

Para sorpresa nuestra, a las 14:50, algo así, se comunican un par de clientes conmigo, me llaman y me cuentan que les había llegado un mail por parte de la empresa, aunque en ese minuto ya no habían trabajadores acá, indicando que la empresa se cerraba, debido al riesgo que implicaba comercializar en este mercado, la empresa se había quedado sin capital y que la empresa esperaba, en un par de meses más, reabrir las oficinas.

Y ahí ya el tema, comunicacionalmente, se escapó de las manos, se dijo mucho por redes sociales. La gente no tenía idea que éramos nosotros mismos, los empleados, los que estábamos haciendo la denuncia, y llamando a sumarse. 

Hicimos todo lo necesario, hablamos con el jefe de la Brigada para darle celeridad a esto, para conseguir una orden de arraigo. Temíamos que no quisiera dar la cara. Y en ese minuto nosotros estábamos completamente bloqueados, nosotros hasta el día de ayer al mediodía esto se solucionaba. Con el cliente que yo estaba al frente mío, yo le estaba dando explicaciones de que esto se solucionaba, que era una cuestión de días solamente. Había muchos clientes comprensivos que comprendían la situación y esperaban, habían otros que estaban más complicados, pero nuestro discurso siempre fue basado en la información que me entregaba Patricio, siempre.

Ese informe que me entregó de operaciones en enero, por ejemplo, se basaba en eso, en la confianza de que estaba operando y de que estaba operando bien. La charla que se dio en Viña del Mar el día miércoles pasado, había más de cien personas, clientes, y él informó directamente de esta situación y que esto se regularizaba. 

Hasta el día de ayer, Patricio era nuestro jefe, estamos hablando de una persona que entendemos que es una persona súper hermética e individualista, quizás por su formación y experto en lo que él hace, pero el equipo comercial y administrativo en la empresa, éramos completamente aparte de su equipo técnico y de las operaciones que manejaban.

-¿Había mucha gente de la empresa que también invertía?

-Tengo acá hoy día al jefe de la oficina de Antofagasta, deshecho, Patricio se había comprometido con una charla de más de cien personas también el viernes pasado, no fue y esas personas quedaron ahí, sin ninguna información. Y este jefe de oficina quedó también sin ninguna información. 

Yo quiero ser súper claro. Yo sé que somos los rostros visibles, somos las personas que a muchos le vendieron, hay una cartera que es huérfana, que a mí me tocó vender a muchos clientes de ellos, siendo a lo mejor la cara visible de la empresa, pero nosotros, todo el equipo, sobre todo comercial, y muchos administrativos también tenemos nuestros fondos invertidos acá. Si no son propios, son de nuestros papás, de nuestros hermanos, de nuestros cuñados, todos tenemos responsabilidades morales con nuestros clientes. 

La mayoría de nosotros los vendedores tenemos carteras de clientes antiguas que confiaban en nosotros, más que en la empresa. Y nosotros confiábamos en la empresa. Patricio lo último que me dijo es que él iba a dar la cara y que esto se iba a solucionar. Pero la gente no está dispuesta a esperar pero él tenía la solución. Yo espero que él de la cara. Yo espero que las cosas que hemos escuchado a lo lejos sean ciertas, de que tiene una solución. Nosotros dejamos de creer ayer y es por eso que interpusimos la denuncia y vamos a seguir adelante con los clientes, con nuestras familias, con nuestros amigos, con todo el mundo. 

-Desprendiendo de lo que usted dice en esta entrevista, ¿jamás pensó que tras esto había una posible estafa o una situación irregular?

-No. Patricio era una persona bien hermética. Las informaciones no era una comunicación muy fluida de todos los días, como a lo mejor podría tener un gerente general en otra empresa.

Esta empresa partió como una empresa familiar y se tuvo que abrir también a crecer pero no está preparado comercialmente quizás a tratar con más personas. En ese sentido la información era escasa. Cuando nosotros nos reuníamos y pedíamos informes o lo que estaba pasando, que nos contara del mercado, claro, fluía.

Hasta el mes de diciembre nosotros todos tenemos muchos proyectos, algunos incluso individuales, en lo personal hablo, y estábamos comprando una propiedad como empresa para aunar las oficinas que tenemos acá y darle curso a la sociedad anónima que se está formando.

Había proyectos serios, había proyectos serios para el 2016 y eso era lo que entendíamos nosotros. Nosotros hace muy pocos días atrás le seguíamos vendiendo a familiares, amigos, recomendando, era así la confianza. 

-¿Les comentó que quería ser  supervisado por la Superintendencia de Valores?

-Sí, salieron el año pasado y lo leí en algún medio que había más empresas como esta. Nosotros sentíamos que nosotros éramos la única empresa porque reuníamos las condiciones de giros, de contratos con brokers, las garantías afuera, etc. Y eso nos permitía vender bien. Hay otras empresas que salió en el mercado a ofrecer tasas, etc, algunos clientes se volvieron locos y se fueron sin importarles nada. Nosotros teníamos esa confianza, de ser serios o que esta empresa se estaba estructurando de mejor forma a cómo se empezó.

El año pasado se creando departamentos nuevos qué sé yo. Nosotros estábamos enfocado en ellos, todo esto se fue nublando al final de año, esperanzados todo este tiempo en cuanto al resultado que estaba obteniendo Patricio en el mercado y lo que nos decía de inyección de capital que venía a regularizar todo este retraso, desde el 26 al 4 de marzo. Ayer fue el día en que de una cambió absolutamente todo el panorama.

“Esto estaba ya planeado”

-Ante tantas decisiones como cerrar oficinas a público, que no llegaban las remesas… ¿nunca sospecharon en estos días que algo raro podría suceder?

-El tema de que se cerrarán las oficinas de atención al público por un tema de seguridad o que hay problema, un mal manejo, qué sé yo. En el minuto pensé tomar yo una decisión de que como él no estaba acá siguiéramos atendiendo clientes. Pero a los minutos después nos enteramos de la desvinculación y que nuestro cheque estaba listo. O sea, esto estaba ya planeado y fue lo que le dije también en uno de los whatssapps.

-¿Qué respondió Patricio frente a esa pregunta?

-“Cree lo que tú quieras”, algo así me dijo. “Sé que esto tiene solución, no es lo que parece”. Pero ahí ya cortó la comunicación.

-¿El desorden que se produce es porque hubo una serie de clientes que trataron de sacar su dinero?

-Sí, a final de año entre septiembre y noviembre hubo una fuga masiva por parte de la cartera antigua, principalmente de militares que se fueron a otra empresa con renta increíblemente por sobre lo que había acá sin que le llamara más la atención, solamente la tasa. Eso creó una salida de dinero masiva muy fuerte, pero nosotros tuvimos la tranquilidad de que en diciembre llegaba la remesa, estamos hablando de 40 millones de dólares. Remesa que permitía seguir con todos los proyectos, la propiedad, los proyectos para el 2016, poder salir de operaciones tranquilo o que Patricio dejara de operar un tiempo tranquilamente. Era una remesa de utilidades.

-Esta cantidad de personas que se fue, ¿cuántos millones se llevaron?

-Según información que nos entrega Patricio cerca de 10 mil millones de pesos. 

-Entonces estamos hablando de 15 millones de dólares, un poco menos. ¿Y todos ellos eran militares?

-Sí, la gran mayoría.

-¿Y ellos se fueron porque sospecharon algo?

-No, no, no, les llegó más que nada una mejor opción, una mayor tasa.

-¿A dónde se fueron ellos?

-A una empresa que apareció en el mercado el año pasado.

-¿Cómo se llama la empresa?

-Investing capital. 

-¿Esa empresa ustedes sabe quiénes son los dueños?

-Tenemos algunos antecedentes pero no manejamos mayor detalle.

-¿Y cómo llega  esa empresa a estos clientes? ¿Los observaban a ustedes? ¿Fue alguien de acá que formó esa empresa?

-No, hay parte de especulación de eso, pero espero que no sea así, entiendo que ya era sabido que nosotros atendíamos a muchos militares. Y de una manera fácil a lo mejor de captar clientes era ir a una empresa puntual donde ya había trabajo hecho.

-O sea ese grupo de militares no ha perdido el dinero, está en otra empresa. 

-Supuestamente.

-Quienes perdieron son los otros clientes.

-Los que hoy día están acá espero que todavía no ocupemos la palabra de que hayan perdido los dineros. Espero que lo que hicimos ayer (ir a la PDI) de una u otra manera pueda gestionarse la recuperación de los capitales.

-Esa promesa de los 40 millones de dólares capital que llegaría. ¿De dónde provenía? ¿Era de ganancias que él tenía fuera?

-Fuera a través del broker. Que son las platas que operaba, que manejaba.

-Nos han comentado que había dos tipos de contrato, uno normal y otro plus….

-Ese último era un contrato que se manejó un tiempo. El contrato plus ya no se estaba comercializando. Era un contrato que el cliente capitalizaba su renta una vez al año, al término del periodo podía retirar todo su capital. En el otro contrato la persona recibía su renta mensual. 

-Mirando ahora el tema y con todos los antecedentes que tiene… ¿Sigue pensando que no hay tras esto una estafa y que solamente se les fue el tema de las manos con la salida de los clientes a fin de año?

-No creo que Patricio haya formado esta empresa para eso y no lo quiero creer tampoco. Aquí lo que hubo fue un pésimo manejo de él en cuanto a su toma de decisiones en el último período. Lo de ayer fue realmente una estupidez. El haber decidido cerrar las oficinas. Bueno, tenemos el antecedente de que nos desvincularon antes. Pero para  nosotros la decisión de haber cerrado la oficina fue el escándalo que tomó curso después. Nosotros hasta ayer pensábamos que los fondos se liberaban esta semana y se regularizaba todo. Nosotros creemos que esas platas están, que esos capitales están. Están retenidos o en alguna cuenta, no lo sabemos.

-En un momento hablas de Camilo, el hermano de él. ¿Era socio?

-No, era un colaborador.

-Aparte de él, ¿había otros colaboradores de confianza? Todos ellos eran parte de los socios fundadores de la empresa o era Patricio solamente?

-Patricio era el dueño, el líder y el que tomaba las decisiones. Rodolfo era su brazo derecho que estaba encargado de las finanzas, ya sea pago de rentas, retiros, sueldos comisiones,, todo. Y Camilo era el gerente de planificación que vino a ordenar administrativamente la empresa pero también obviamente era su persona de confianza.

El perfil de los clientes

-¿Qué perfil tenían las clientes? ¿Eran gente común y corriente?

-La cartera antigua era en un gran porcentaje militares o uniformados. La cartera que nuestro equipo compuso desde que llegué acá el 2013 era muy variado el perfil de clientes, desde los que invertían 1 millón de pesos a los que tenían mucho capital sobre 500 millones de pesos y empresas con sobre 2.000 millones de pesos. El mayor porcentaje (un 98 o 99%) son personas naturales.

-¿Tenían información de la procedencia de este dinero de sus clientes?

-Hay una propuesta donde el cliente declara desde donde viene el dinero.

-En el tema personal, tu familia tenía inversiones allí. 

-Es difícil hablar de temas personales. Tengo un equipo quebrado, en shock aún. Personas que ven que están perdiendo su dinero. Tengo a uno de los vendedores de acá y que le recomendó que invirtiera y su suegro ahora tiene demandada a esta persona, no a Patricio.

Tengo personas que vendieron su casa para invertir acá. Era una muy buena opción, daba resultados, se pagaba. Todos tenemos nuestro entorno como clientes. Nosotros estamos dando la cara. No sé cuánto tiempo más nos van a aguantar en la oficina. No se está atendiendo a público, pero estamos al teléfono, estamos al whatsapp, tratando de crear un medio de comunicación con los clientes. Tenemos nuestra base de datos. Los clientes son nuestras familias, amigos y gente que conocemos hace muchos años. En ese sentido como empleados, también defraudados, queremos ayudar en lo que venga. Hoy tengo reunión con abogados para ver cómo sigue este proceso y aunar a los clientes para hacerse parte de esta demanda colectiva tratando de recuperar los capitales. Las confianzas se quebraron.

-¿Están conscientes de que las otras empresas con características similares a las de ustedes probablemente en las próximas horas van a enfrentar el mismo problema?

-No quiero referirme a otras empresas, no es nuestro tema, no estamos en posición de hablar de otras empresas. Creíamos que estas otras empresas no reunían las condiciones ni las confianzas y resulta que ahora nosotros estamos en un muy mal pie por malas decisiones del dueño de la empresa. Esperamos que lo que se nos entregaba como reporte o herramientas de trabajo eran reales. Tengo clientes que en las cuentas administradas, no en mutuos, personas que compartían riesgo del mercado, tenían muy buenos dividendos, muy buenos resultados. Patricio hacía muy buenas operaciones. Después de ayer, nuestra visión del manejo de Patricio es otro. Lo único que esperamos es que los capitales estén, que las platas están como decía Patricio, que dé la cara y que nos responda a las personas, a los clientes, a los amigos.

MÁS DE T13.CL