Nacional

Izkia Siches: "Es grave que Clínica Las Condes suspenda atenciones para castigar a médicos"

Agencia Uno
Por Diario Financiero
“Esperamos que estas prácticas matonescas puedan quedar en la historia y resolverse muy prontamente”, indicó la presidenta del Colegio Médico al cuestionar medidas de la administración de CLC.

Luego de que el Colegio Médico (Colmed) entregó esta mañana su pleno respaldo a los facultativos de Clínica Las Condes en el conflicto que mantienen con la administración, la presidenta del gremio, Izkia Siches, hizo pública su postura en este caso criticando las acciones que ha llevado a cabo el grupo controlador de la institución privada de salud.

"Grave decisión del grupo económico @cliniclascondes que suspende atenciones en plena pandemia para castigar a medic@s, jugando con la salud de pacientes y desconociendo la historia de una institución fundada por profesionales de la salud. Todo el apoyo del @colmedchile colegas", indicó hoy la dirigenta gremial en su cuenta de Twitter.

Los juicios de Siches –así como la declaración del Colmed- se refieren a la decisión implementada por la administración de la clínica de suspender el sistema de agendamiento de consultas y reserva de pabellones o salas de procedimiento a un conjunto de 155 facultativos en reacción a su incumplimiento de las obligaciones de pagar de la renta de arrendamiento del mes de agosto pasado. Este es el capítulo más reciente de la disputa abierta el mes pasado cuando el Cuerpo Médico –en representación de 410 facultativos- interpusieron un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Santiago para oponerse al término de un total de 559 contratos de arrendamiento de espacios de atención y el uso de equipamiento médico a partir del 1 de octubre, fecha a partir de la cual estableció nuevas condiciones.

"Nos parece impresentable lo que ha ocurrido recientemente con el bloqueo de agenda de consultas y pabellones, y esperamos que estas prácticas matonescas que atentan contra los pacientes beneficiarios de CLC puedan quedar en la historia y resolverse muy prontamente. Como Colmed seguiremos apoyando a los colegas de Clínica Las Condes, junto al apoyo legal de nuestra corporación de asistencia legal", sostuvo Siches en una declaración. De esta manera, complementó la posición oficial del gremio, que esta mañana dijo que "nos parece que carece de toda ética el bloquear las agendas de consultas y pabellón para los médicos".

Junto con lamentar "este proceso muy doloroso para los médicos y médicas que pertenecen a CLC, sobre todo considerando que una institución con una trayectoria fundada por los propios trabajadores de la salud y que, al parecer, ahora se intenta desconocer", Izkia Siches instó al diálogo entre los facultativos y la administración a través de una mesa de negociación.

"Como Colegio Médico hemos tenido la oportunidad de reunirnos con el comité ejecutivo del cuerpo médico, como también con parte del grupo controlador y del directorio de CLC, y nos sorprende mucho la distancia que ha existido entre estas dos partes. Sabemos que está la plena voluntad del cuerpo de médicos de trabajar en una mesa negociadora que permita resolver este conflicto", subrayó.

La escalada del conflicto

El pronunciamiento de la presidenta del gremio médico tiene lugar en medio de una escalada del conflicto por el cambio en las condiciones de arrendamiento de la infraestructura de atención de salud para los médicos que busca establecer la actual administración de Clínica Las Condes, y que responde al proceso de reorganización que impulsan los actuales controladores de CLC, ligados al Grupo Auguri, el family office de la empresaria Cecilia Karlezi.

El último episodio de esta disputa tuvo lugar ayer con la presentación por parte del comité ejecutivo del Cuerpo Médico de una denuncia por desacato ante la Corte de Apelaciones de Santiago en contra de la administración de la clínica argumentando que esta última ha "cometido una serie de acciones de amenazas y amedrentamientos que quebrantan e infringen la orden de no innovar (ONI) decretada el 10 de septiembre de 2020" -en el marco del Recurso de Protección que presentaron el mes pasado-, acciones dentro de las cuales sitúan la medida de bloquear las agendas.

Por el contrario, desde el entorno de la administración de CLC se ha señalado que esa medida dictada la Corte de Apelaciones responde sólo a los actos asociados al recurso de protección interpuesto por el Cuerpo Médico con motivo del cambio de los contratos de alquiler de espacios de atención a partir del 1 de octubre pasado, -medida que está suspendida mientras se resuelve el caso judicial- y no tiene ingerencia en el resto de las materias relacionadas a la gestión.

Asimismo, también puntualizan que el tema del pago de los arriendos de julio y agosto –que se originó en una iniciativa en el contexto de la caída en la actividad en pandemia, que finalmente no siguió su curso al no cumplirse las condiciones fijadas para hacerla efectiva, señalan- corresponde a un hecho previo a la orden de no innovar dictada por la Corte de Apelaciones el 10 de septiembre pasado.

En la tarde de ayer, la clínica informó que más de 100 médicos ya habían pagado el arriendo de agosto atrasado, indicando que esto implicó el "restablecimiento inmediato de los servicios asociados". Al respecto, la administración de CLC señaló que "el pago oportuno de los arriendos de infraestructura es una obligación contractual de los médicos y/o sus sociedades médicas, y un requisito para poder utilizar las instalaciones. Cualquier decisión arbitraria y unilateral de suspensión del pago es responsabilidad del titular del contrato y solo perjudica a la institución y a sus pacientes".

En respuesta, el Comité Ejecutivo explicó que recomendó a los miembros del cuerpo médico a pagar el mes de agosto por "razones éticas asociadas a no generar riesgos de salud sobre los pacientes, pero reservándose el derecho a tomar acciones legales".