Nacional

Ordenan detener a tres militares por quemar archivos de la CNI en democracia

Agencia Uno
Por T13
El juez Mario Carroza sometió a proceso a un ex general, teniente coronel y jefe del Estado mayo por el delito que se habría cometido en 2000 o 2001.

El ministro de fuero Mario Carroza ordenó la detención de tres ex militares del Ejército de Chile a quienes acusará de sustracción o destrucción de archivos microfilmados de la Central Nacional de Informaciones (CNI), la policía política de la dictadura de Augusto Pinochet entre 1977 y 1990.

La sentencia de Carroza explica que los hechos habrían ocurrido en plena democracia, entre el 2000 o 2001, en la Escuela de Inteligencia del Ejército de Nos, en San Bernardo.

El principal acusado por el delito es el ex general de brigada y director de inteligencia del Ejército Eduardo Jara Hallad, quien fue encausado como autor de la sustracción o destrucción de los archivos.

Mercedes Rojas Kuschevich, quien fuera teniente coronel en la época de los hechos fue procesada como cómplice, mientras que el ex jefe del Estado Mayor general del Ejército Carlos Chacón Guerrero es sindicado como encubridor.

Ordenan detener a tres militares por quemar archivos de la CNI en democraciaAgencia Uno

"Durante los años 2000 o 2001, en un día indeterminado, la entonces teniente coronel del Ejército, Mercedes del Carmen Rojas Kuschevich, segunda al mando de la sección archivo del Departamento II de Contrainteligencia de la DINE, por instrucción del general de brigada Eduardo Jara Hallad, director de inteligencia, habría procedido a revisar en forma aleatoria los antecedentes microfilmados pertenecientes a la CNI; que se encontraban en sus dependencias y bajo custodia del Ejército", dice la sentencia de Carroza.

"Hecho lo anterior, y cumpliendo órdenes de su superior Jara Hallad, (...) dispuso que el suboficial mayor Luis Zúñiga Celis y el cabo primero Osvaldo Ramírez Lazcano, trasladaron aquellos archivos de la CNI a la Escuela de Inteligencia del Ejército, ubicada en la localidad de Nos, donde fueron incinerados, sin levantar las actas respectivas que ordenaba la reglamentación vigente", agrega.

Según Carroza, los hechos irregulares se habrían puesto en conocimiento del entonces Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Chile, Carlos Patricio Chacón Guerrero".