Nacional

Secuela del COVID-19: PIMS deja como primera víctima a un adolescente en Chile

T13
Por T13
La enfermedad que afecta principalmente a los niños le quitó la vida a un adolescente en Puerto Montt, luego de diagnósticos fallidos en el hospital.

Un adolescente sano de 15 años de Puerto Montt se convirtió en la primera víctima en Chile del PIMS, una enfermedad que afecta a niños y adolescentes y que se produce como consecuencia del COVID-19.

Lorena Navarrete, madre de Emilio, conversó con T13 y se refirió al proceso que vivió con su hijo, quien padeció esta extraña enfermedad, cuyo diagnóstico no fue dado a tiempo en el Hospital Base de Puerto Montt.

“Al principio pensé que podía ser COVID-19, pero como salían los exámenes negativos me quedé tranquila de que era otra cosa”, contó.

Esta enfermedad afecta a niños y adolescentes que han estado infectados o expuestos al virus (a través de un contacto estrecho) y que causa la inflamación de distintos órganos.

Fue en agosto del año pasado cuando se conoció que tres niños de Calama fueron diagnosticados con la complicación de salud. Con el paso de los meses, el número de casos ha ido en aumento y con el rebrote del virus, se espera que cree que esta cifra pueda aumentar.

Se trata del Síndrome Multisistémico Inflamatorio Pediátrico (MISC-C o Pims, por su sigla en inglés), enfermedad asociada al COVID-19 y donde "se inflaman diferentes órganos del cuerpo, se producen dolores intestinales y puede existir inflamación neurológica", indicó el doctor Juan Pablo Torres, de la Sociedad de Pediatría (Sochipe) a T13.cl.

Navarrete explicó que luego que los exámenes de COVID-19 de su hijo dieran negativo se estudió como un caso de alergia, aunque los especialistas no sabían a qué. Emilio comenzó sintiendo cansancio, luego dolores en las piernas, fiebre vómitos y ronchas en su cuerpo.

Revisa también este video:

La madre del menor intentó llevar a su hijo a una clínica privada, sin embargo, al momento de internarlo le pidieron cinco millones, los que no tenía, por lo que no pudo acceder al sistema. Tras el intento fallido, la mujer volvió al hospital con su hijo, quien pudo ser atendido luego de siete horas de espera.

“Creo que el Emilio llegó tarde a las manos de los profesionales de la UCI y que la pelota quedó perdida en la urgencia. Que yo lo haya sacado del hospital para pedir otra evaluación también afectó”, dijo.

“Ahora, entendiendo como es el proceso y conversándolo con otros especialistas, el médico debería haber sospechado de un PIMS porque tenía los exámenes básicos, endograma, grases arteriales, que ya te hablan de un proceso inflamatorio en el cuerpo. Si él hubiese tenido conocimientos del PIMS y hubiese visto que el Emilio estaba con manchas, con vómitos, ya debería haber sospechado de un PIMS y haber pedido el ingreso del Emilio a la UCI”, agregó Navarrete.