Negocios

DF | Excedentes de Codelco caen casi 75% y efecto de la guerra comercial le cuesta US$ 452 millones

DF | Excedentes de Codelco caen casi 75% y efecto de la guerra comercial le cuesta US$ 452 millones
Diario Financiero
"Tuvimos que enfrentar un trimestre súper complejo, era un tiempo que preparábamos el segundo semestre", sostuvo Nelson Pizarro.

Codelco, la minera de cobre más importante del mundo, reportó que en el primer semestre del año los excedentes alcanzaron los US$ 318 millones, lo que supone una caída 74,2% respecto al mismo periodo del año pasado, cuando totalizó US4 1.235 millones.

En su última presentación de resultados como presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro comentó el fuerte efecto que tuvo en los resultados la caída del precio del cobre por la guerra comercial.

De acuerdo a lo señalado por Pizarro, la disputa arancelaria de Estados Unidos con China, lo que el reporte se considera como factores exógenos, significaron US$ 452 millones menos en excedentes. Lo anterior considerando la fuerte caída del precio del cobre como consecuencia del conflicto de ambas potencias.

Al ser consultado sobre sus expectativas en adelante, Pizarro señaló que al interior de la corporación se tiene la visión de que bajo el escenario de guerra comercial el precio del cobre debería moverse en torno a US$ 2,47 la libra como piso y US$ 2,88 de tope. "Ahí se va a mover y ahí se ha movido, lamentablemente ya estamos en el US$ 2,52, prácticamente en el piso. Eso jamás lo imaginamos", dijo.

Luego relató que la situación se está comenzando a ver en la demanda de cobre, pero dijo tener la convicción de que el tema ambiental llegó a países que tienen que hacerse cargo de lo mismo, "lo que significa electrificación, que a su vez implica cobre. El cobre sigue siendo un producto que tiene un futuro en que la demanda en un par de años más debiera normalizarse, lo que producirá un tremendo desafío para las minas que tendrán que satisfacer esa demanda".

Respecto a los costos directos, dijo que logran barcos levemente respecto de la meta, aunque se posicionaron sobre el mismo período del año pasado. En esta oportunidad totalizaron 142,3 centavos de dólar la libra, respecto de 137,6 del período comparable.

Los costos totales fueron más altos que la meta y el año anterior producto de factores como las negociaciones colectivas, situación que Pizarro aprovechó de valorar el entendimiento logrado con los sindicatos y señaló que recién a mediados del 2020 se retoman estos procesos, producto que vencen acuerdos logrados hace tres años.

Recuperar la producción

La producción del primer semestre de Codelco se vio fuertemente afectada por las lluvias de febrero, la huelga de Chuquicamata, entre otros factores, totalizando 103 mil toneladas menos (-11%) que el año anterior, lo que la llevó a totalizar 710 mil toneladas.

De la baja, 32 mil toneladas de cobre se explican por la huelga y el evento climático de febrero; 15 mil toneladas por menores leyes de mineral, como estaba previsto en el plan del año, además de 43 mil toneladas por acumulación de inventarios, dado que no han podido procesarlas, algo que debería ocurrir este segundo semestre.

"Tuvimos que enfrentar un semestre súper complejo (...) La buena noticia es que terminamos con los grandes proyectos, por lo que el segundo semestre está la cancha libre para recuperar la producción", sostuvo Pizarro y agregó "ha sido un semestre de sangre, sudor y lágrimas, ha sido duro, pero despejamos el camino para un brillante segundo semestre".

Además, aprovechó la oportunidad para presentar desafíos a su sucesor, el actual vicepresidente de Operaciones Centro Sur, Octavio Araneda, quien planteó a su turno que tenía el objetivo de subir 30% la producción de lo que resta del año respecto de la primera mitad.

Para esto será clave lo que suceda en las fundiciones de Chuquicamata y El Teniente. En la primera, tras una serie de problemas derivados del trabajo de un contratista en la modernización de la unidad, para cumplir con normas de emisión, Pizarro dijo que ya comenzaron a funcionar las unidades que estaban con dificultades.

"El caso de Chuquicamata fue muy duro y difícil. Tuvimos problemas muy complejos con el contratista principal y los primeros meses de este año tomamos decisiones muy duras como terminar los contratos, cobrar las boletas y tomas las obras. Mirando hacia atrás podemos decir que fue una buena decisión. Hoy ambas plantas están operando, superando el criterio de diseño. Estamos tranquilos", dijo Pizarro.