Negocios

Las razones de Bachelet para adelantar la nominación de Marcel como presidente del Banco Central

No fue sorprendente el nombre, sino el momento en que se hizo la nominación de Mario Marcel. La presidenta decidió terminar con un flanco que se le podría abrir con el PS y evitar presiones de distintos sectores de la nueva Mayoría. De paso también el gobierno se asegura de que el BC asuma una política monetaria más expansiva que ayude a reactivar la economía.

Crédito: Agencia Uno
Economista Mario Marcel es nombrado como nuevo presidente del Banco Central por Bachelet

Por Carlos Agurto

Sorpresa generó en el mercado la decisión de la Presidenta Michelle Bachelet de nominar al economista Mario Marcel como nuevo presidente del Banco Central (BC), una vez que Rodrigo Vergara culmine su periodo de cinco años a cargo del ente rector.

Pero la extrañeza no tuvo relación con el nombre escogido, de hecho era un secreto a voces que la llegada de Marcel a la cabeza del BC estaba acordada desde su nominación como consejero en septiembre de 2015, sino por el momento en que lo hizo, casi dos meses antes del 10 de diciembre, fecha límite en que Vergara deberá dejar el sillón de Agustinas 1180.

"He querido hacer este anuncio de manera oportuna y evitar de este modo especulaciones que nada aportan”, manifestó la Mandataria ayer en La Moneda.

De esta forma, Bachelet buscaría ir cerrando flancos abiertos en el ámbito económico que pudieran complejizar la discusión futura de materias como la Ley de Presupuesto 2017, el reajuste del sector público y la ley de fortalecimiento del pilar solidario.

Esto se suma a que algunos sectores del oficialismo habrían estado empujando la designación de Pablo García (cercano al PPD) como el reemplazante de Vergara, lo que hubiese abierto un nuevo conflicto al interior de la Nueva Mayoría.

"Creo que la señal que quiso dar la Presidenta Bachelet es de tranquilidad al mercado”, es la lectura que hizo el ex consejero del BC y actual director ejecutivo de Cieplan, Pablo Piñera.

Sin embargo, hay algunos que ven en la decisión una explicación más política. “Mi cálculo es que Valdés está complicado con el mundo PS por la discusión del Presupuesto. El gobierno tenía el compromiso de ubicar a Marcel en el Central y la decisión ayuda a despejar ese flanco”, manifiesta un importante actor del mercado.

Estos análisis  surgieron en paralelo a la reunión almuerzo que sostuvo ayer el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés con la bancada de diputados PS en el Congreso, unas horas después del anuncio en La Moneda.

La misma fuente va más allá y advierte que “cuando desde el PS le pidan a Valdés aumentar el gasto, va a salir Marcel a decirles que no es necesario porque va a anticipar la baja de tasas para reactivar la economía".

¿Política monetaria más expansiva?

Valdés, durante la presentación de la Ley de Presupuesto, señaló que con el bajo crecimiento del gasto para 2017 acotaba los espacios para que la política fiscal impulsara un mayor dinamismo económico, por lo que era el momento de que la política monetaria actuara. De hecho, deslizó que una eventual reducción de la tasa de interés, que actualmente se ubica en 3,5%, impulsaría a otros sectores de la economía distintos a la minería.

“Es importante la coordinación entre la política monetaria y fiscal, básicamente debido a que el shock externo hoy es muy distinto que el de 2009, donde tras una brusca caída hubo un rebote en el precio del cobre. Hacer esta coordinación es crucial para que el ajuste, el reacomodo de la economía a estas nuevas condiciones”. Ello, explicó el ministro, implica generar las condiciones que permitan un tipo de cambio elevado, tasas más bien bajas y un Fisco relativamente ordenado.

Por esta razón, no son pocos los que estiman que la nominación de Marcel busca acelerar la decisión del BC de reducir la tasa, en un escenario donde la inflación volvió al rango meta del ente rector (2% y 4%), pero la actividad económica no muestra signos concretos de reactivación.

“El ministro de Hacienda en el Presupuesto 2017 demostró que hizo un tremendo esfuerzo en política fiscal, ahora  falta que el BC haga su aporte en política monetaria teniendo en cuenta que la inflación está bajo control. Lo más probable es que vaya a bajar la tasa de interés”, aseguró Piñera.

De hecho, el ex ministro de Hacienda, Rolf Lüders, planteó que Marcel tendrá que soportar una fuerte presión por bajar la tasa de interés, si es que ello no se hace antes de que asuma.  “El argumento será que hay capacidad productiva inutilizada en el país y una baja de la tasa de interés podría ayudar a coparla.  No obstante, en la medida que el problema con el crecimiento económico sea uno de baja inversión generada por la incertidumbre institucional que han generado las reformas propuestas por el gobierno, difícilmente una menor tasa de interés va a tener mayor efecto reactivador”, aseveró.

Cambio de sesgo

En la reunión de octubre, el consejo del BC mantuvo el sesgo neutral de la política monetaria asegurando que  "cambios futuros en la TPM dependerán de las implicancias de las condiciones macroeconómicas internas y externas sobre las perspectivas inflacionarias”. Sin embargo, la presencia del actual y futuro presidente del BC en la próxima reunión del Consejo en noviembre podría acelerar la decisión de cambiar, al menos, el sesgo.

El ex consejero del BC, Jorge Desormeaux, explicó que dicha decisión dependerá de la permanencia o no de Rodrigo Vergara en el BC. “Si se queda, es muy probable que no veamos ningún cambio en la próxima reunión. Si renuncia antes, ahí van a haber solamente cuatro consejeros y habría una pequeña posibilidad de que el Banco quiera dar alguna señal, pero creo que, a lo más, podría ser un sesgo a la baja”.

Por esta razón, un destacado economista de la plaza cree que si Vergara decide mantenerse hasta diciembre, “lo lógico es que se excluya de las reuniones de política monetaria”.

Sin embargo, Lüders dijo entender que el Consejo del BC predominan las resoluciones técnicas.  “Siendo ambos, el actual presidente y el presidente electo, excelentes economistas, sus diferencias técnicas habrán sido y seguirán siendo menores”. 

Posición similar a la de Pablo Piñera. “Marcel y Vergara han actuado mancomunadamente. Entre ellos tienen una relación muy buena, no creo que haya problemas (…) La ventaja es que en el consejo del BC se vota y si hay cualquier discrepancia, gana la mayoría”, expresó.

No obstante, el ex presidente de BancoEstado cree que en la reunión de política monetaria de noviembre el Consejo del BC cambiará el sesgo a la baja, atentos a la decisión de la Reserva Federal (Fed) de EEUU en diciembre. “Si suben la tasa se complican las posibilidades de bajarla en Chile por el miedo a la salida de capitales. Pero creo que de haber un cambio será post la decisión de la Fed, es decir, el primer trimestre de 2017”.

Un poco más prudente, Desormeaux advirtió que, pese a que pareciera que existe el espacio para bajar tasas –tal cual planteó en septiembre el ex presidente del Banco Central, José de Gregorio- “la verdad es que la propia baja de tasas contribuye nuevamente a elevar el valor del dólar y, por lo tanto, no es evidente que haya ese espacio para mover la tasa”.

Por esta razón, el académico plantea que el desafío que se le viene por delante a Marcel es  interesante. “A lo mejor de aquí a comienzos del próximo año Mario y el BC llegan a la conclusión que ese espacio sí existe, pero realmente es una tarea que no es fácil  la que le va a tocar enfrentar y donde su liderazgo va a ser puesto a prueba”.

Reemplazante de Vergara

En el caso que Rodrigo Vergara decida no continuar en el Banco Central una vez que culmine su periodo de presidente, al menos así se lo ha hecho saber a cercanos, el foco se trasladará a quién será su reemplazante.

Y habría cierta claridad respecto del nombre de su reemplazante para los tres años que le restan de consejero: el economista jefe para la región andina de BTG Pactual, Luis Óscar Herrera.

Por tratarse de un "cupo de derecha" el que dejará Vergara en el Consejo del BC, en el gobierno verían con buenos ojos su nominación considerando que dentro de los economistas de oposición, Herrera sería el "más de centro". 

Herrera es ingeniero comercial y magíster de la Universidad Católica de Chile y Ph.D. en Economía del Massachusetts Institute of Technology (MIT). En círculos económicos reconocen que su perfil técnico es valorado transversalmente desde su anterior paso por el ente emisor, donde es considerado un "hombre de la casa". De hecho antes de asumir en BTG, ocupaba el cargo de director de la División de Estudios y Economista Jefe del BC. Y un dato no menor, es muy cercano a Rodrigo Valdés, y un economista que en el último tiempo ha compartido la idea de que llegó el momento de una política monetaria más expansiva.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios