Negocios

Transbank inicia primera huelga legal en su historia y CMF la llama a ser responsable de los planes

df_v2
Agencia uno
Por Diario Financiero
Un equipo de 140 personas estará a cargo de los servicios mínimos. La firma mantiene una disputa con la Dirección del Trabajo por la calificación de empresa estratégica.

En medio de la difícil situación financiera que atraviesa Transbank, la firma vivirá hoy su primer día de huelga legal iniciada por sus trabajadores en 32 años de existencia.

Atrás quedaron los años en que la administración y los trabajadores se subían al podio de Great Place to Work. Hoy las diferencias los tienen enfrentados en una negociación que ayer tuvo su último capítulo en el marco del proceso de negociación colectiva que está mediando la Dirección del Trabajo (DT).

Las negociaciones no resultaron fructíferas por lo que hoy se inició oficialmente la paralización de actividades. A través de una declaración pública Transbank propuso al sindicato la extensión del actual convenio colectivo por un año.

La empresa dijo que esta oferta era “para poder negociar bajo un mejor escenario económico, propuesta que la directiva sindical ha rechazado hasta ahora”.

No obstante, el sindicato liderado por Eduardo Pérez indicó que la administración de Transbank ha tratado de extender el convenio colectivo por tres años.

El dirigente sindical expresó que “siempre hemos querido negociar y desde el día uno que presentamos el proyecto, hemos insistido en reuniones. La empresa nunca nos ha citado hasta ayer. La voluntad de negociación existe y ellos no han ofrecido nada. Del 100% de los puntos que pedimos, no nos dieron ninguno”.

La semana pasada el 96% de los socios del sindicato votaron favorablemente la huelga tras rechazar la oferta laboral que realizó la firma. Esto llevó a que se extendiera un plazo adicional de negociación -que venció ayer- para que la compañía y el sindicato pudieran lograr un acuerdo bajo la mediación de la DT.

En la mesa con el sindicato participó el gerente de Marketing y Estrategia, Ricardo Blümel; la gerente de Personas, María Consuelo Wagner; y el gerente de Operaciones y Tecnología, Vicente Tredinick. Además, Transbank está siendo asesorado por el estudio CMS Carey & Allende.

La empresa controlada por los principales bancos del país cuenta con cerca de 700 trabajadores, de los cuales el 70% está sindicalizado.

Servicios mínimos

Durante el proceso de definición de servicios mínimos, se estimó que cerca de 140 personas trabajarán para mantener funcionando la empresa. De este número, 120 son empleados sindicalizados.

Transbank aseguró que ha adoptado “todas las medidas permitidas legalmente para cubrir los servicios mínimos y dar continuidad operacional frente a esta paralización”.

La empresa es un actor relevante en la industria de medios de pagos. Con una cuota de mercado de 85% reiteró su rol “estratégico” en el país y sostuvo que atienden “a más de 220 mil clientes y efectuando en tiempo real más de 8 millones de transacciones diarias en promedio, correspondientes al 93% de los pagos del país y equivalentes al 35% del PIB interno”.

La entidad vive momentos complejos en su situación financiera. Al término del primer semestre informó pérdidas por $ 20.444 millones. Debido a estos números, la firma había llamado al sindicato a buscar “un acuerdo realista por las condiciones financieras en que se encuentra la empresa”.

El rol del regulador

De cara a la huelga, fuentes ligadas a la empresa comentaron en privado que Transbank ha estado en contacto permanente con la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

El regulador ha recibido todos los detalles del proceso de negociación y estuvieron monitoreando los avances. Quien estuvo supervisando la situación fue el director general de Supervisión Prudencial de la CMF, Osvaldo Adasme.

Consultada la Comisión respecto a las acciones que está realizando sobre Transbank, sostuvo “este es un tema que la CMF está monitoreando muy de cerca y que seguirá siendo prioritario para la Comisión en los próximos días”.

La entidad presidida por Joaquín Cortez apuntó que “Transbank es responsable de mantener planes de contingencia en estos casos, los que debe activar para mantener la continuidad de sus servicios durante una eventual huelga, especialmente por su importancia en el sistema de pagos de bajo valor”.

La disputa con la Dirección del Trabajo

Mientras la administración de Transbank liderada por su gerente general, Patricio Santelices, intentaba desactivar la huelga, el miércoles de la semana pasada se publicó en el Diario Oficial la calificación de “empresa estratégica” por parte del Ministerio de Economía de acuerdo a una calificación que se concretó el 30 de julio de este año.

Esta información se conoció un día después que el sindicato votó la realización de la huelga.

No obstante, la DT resolvió que esta calificación era inaplicable puesto que el procedimiento de negociación colectiva se inició antes de la publicación en el Diario Oficial.

Por ello, Transbank ingresó un recurso jerárquico en contra de la resolución de la DT.

En el recurso afirmó que se trata de una decisión “ilegal” y justificó que “las reglas comienzan a regir de inmediato, y por ende, el director regional del Trabajo no puede modificar tal definición a su antojo”.

“La calificación de empresa en donde no se puede ejercer la huelga fue solicitada oportunamente por esta parte el mes de mayo de 2021, y se emitió en julio del mismo año, por lo que todo el análisis y resolución se realizó con meses de anticipación a la votación de la última oferta”, disparó.

Pero no fue la única acción legal que tomó la empresa. También acudió a la Corte de Apelaciones de Santiago e interpuso un recurso de protección en contra de la decisión de la DT.

“Está inventando condiciones especiales para la aplicación de esta resolución exclusivamente a Transbank, en circunstancias que genera efectos inmediatos desde el momento de su publicación”, dice el escrito.

Añadió que “por un mero capricho trata de forma distinta la situación de Transbank respecto del resto de las empresas que han sido calificadas como ‘estratégicas’, estableciendo -de manera arbitraria e ilegal- diferencias en el trato, pues a Transbank en particular le señala que dicha resolución es inaplicable, sin que exista ninguna norma que respalde tal afirmación”.