Política

Movilh critica que Van Rysselberghe asuma como presidenta de la comisión de DD.HH.

A. Uno
Por Carolina Mascareño
El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual calificó como un "insulto" el nombramiento de la senadora UDI.

Con reparos reaccionaron desde el Movilh y otros sectores al conocerse que la senadora Jacqueline van Rysselberghe (UDI) será la nueva presidenta de la comisión de Derechos Humanos. 

Mientras que algunos preguntaron por qué se cuestiona la decisión, desde el organismo pro diversidad sexual lamentaron la decisión de la Cámara Alta: 

La información, de hecho, ya figura actualizada en su perfil de la web del Senado, donde se consigna que a contar de este miércoles, asume el liderazgo de la instancia parlamentaria: 

Los cuestionamientos también vinieron desde el Partido Comunista, que vía Twitter, citó que: 

Movilh anuncia protestas y acciones 

La organización tiene un historial de roces con la senadora, quien es contraria a permitir la adopción de niños, por partes de parejas homosexuales. 

Por esa razón en agosto de 2014, el Movilh difundió un video para refutar la postura de la legisladora. 

Ante la información de hoy, desde el organismo difundieron una declaración de seis puntos, anunciando que se movilizarán para hacer manifiesto su rechazo ante este hecho: 

1.- Consideramos un insulto para los sectores vulnerables e históricamente discriminados que se nombre como presidenta de esta Comisión a quien a diario justifica las exclusiones legales y sociales en virtud de sus propios odios y prejuicios con la diversidad social. Se trata de una  cavernaria promotora del odio, la menos idónea para un cargo de este tipo.

 2.- Hoy el cuoteo político en el Parlamento ha demostrado una inmoralidad extrema, que no  mide consecuenciaa, poniendo en primera fila de una importante comisión a Van Rysselberghe, una violadora de los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y mujeres.

3.- Con esta designación, la Comisión de Derechos Humanos ha perdido total validez. La razón, es simple: no hay garantía alguna de que se promuevan los derechos humanos. Todo lo contrario, Van Rysselberghe será un obstáculo para las leyes de igualdad social, en especial para la diversidad sexual.

 4.- Van Rysselberghe ha tratado a la transexualidad de una “rareza” y ha asociado a la diversidad sexual con delitos y perversiones. En un año cuando comenzará la discusión de la Ley de Identidad de Género, esta designación es de antemano un peligro para el avance de derechos de la población de minorías sexuales.

 5.- El Parlamento, como conjunto, es responsable de este abuso y de esta burla sólo explicable por el cuoteo político. Así, la clase política se hunde aún más, perdiendo prestigio y credibilidad ante la ciudadanía.

6.- Por todo, nos movilizaremos con toda nuestra fuerza para revertir este negro día para los derechos humanos con acciones que próximamente comunicaremos. Van Rysselberghe, a quien antes llevamos a tribunales por homofobia, no puede asumir la presidencia  de la Comisión de Derechos Humanos del Senado.