Política

Cuenta Pública: Alcalde Sharp y comerciantes exigen al Gobierno más de $1.000 millones por daños

Agencia Uno
Por T13
En ese sentido, insistió en su rechazo al cambio de horario de la Cuenta Pública que por primera vez comenzó a las 20:30 horas y no durante la mañana como era tradicional.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, anunció que exigirán al Gobierno el pago de $1.000 millones por concepto de pérdidas para los comerciantes, la afectación del desarrollo social y el daño en el mobiliario público que las protestas—no autorizadas—dejaron tras la Cuenta Pública el pasado sábado. 

Esto, luego de reunirse con distintas organizaciones de comerciantes para realizar un balance de lo acontecido en la ciudad. 

"En materia de mobiliario público, los daños ascienden, aproximadamente a los $40 millones (...). Al no existir una marcha autorizada se generó un perjuicio a la Plaza Victoria, que es un lugar al cual hemos puesto recursos y hemos cuidado, también se afectaron algunas pantallas publicitarias de la Municipalidad de Valparaíso, además de mobiliario de la Subida Ecuador, donde se produjo el mayor problema", explicó Sharp. 

En ese sentido, insistió en su rechazo al cambio de horario de la Cuenta Pública que por primera vez comenzó a las 20:30 horas y no durante la mañana como era tradicional. Esto tras una solicitud de La Moneda al Congreso de realizarlo en horario prime con el fin de conseguir una mayor audiencia.

"La afectación al comercio local fue lo más grave y también al turismo, pero quiero hacer hincapié en que si el Presidente cree que por motivos de rating, es mucho más fácil hacer la cuenta en la noche, creo que está profundamente equivocado. Esto no es una serie de Netflix, no es Game of Thrones, no es una serie que tiene que desarrollarse en horario prime", sostuvo el alcalde

El alcalde explicó que la ciudad debió suspender varios de sus servicios y ejecutar cortes de tránsito desde las 07:00 horas del sábado hasta el término de la ceremonia realizada en el Congreso, lo que "perjudicó la libertad de trabajo" de los comerciantes locales y además se afectó la ocupación hotelera.

Y agregó: "Según datos de la Cámara de Comercio y Turismo, la mayoría de las reservas del fin de semanas fueron canceladas, el terminal de buses estuvo cerrado durante 24 horas, cuando en años anteriores el cierre era temporal o transitorio". 

.