Política

"Transformarán a médicos en verdugos": Las frases que marcaron debate de eutanasia en la Cámara

Por Pablo Cádiz
Diputados iniciaron discusión del proyecto que busca permitir a personas que padezcan enfermedades graves e irremediables el solicitar la eutanasia o el suicidio asistido. Votación sería este jueves, junto con el tercer retiro del 10%.

De la despenalización de las relaciones entre homosexuales, el aborto en tres causales y ahora la eutanasia. Desde el retorno a la democracia en Chile, el Congreso ha enfrentado diversos debates que han enfrentado a sectores conservadores y liberales de nuestro país. 

Este miércoles fue ejemplo de ello, donde parlamentarios se han enfrentado en un duro debate sobre la iniciativa que busca permitir la “muerte digna”. La normativa establece que las personas que padezcan enfermedades graves e irremediables, y que cumplan con otras salvedades, pueden solicitar la eutanasia o el suicidio asistido  (la discusión sigue en desarrollo, y la puedes revisar ingresando a este enlace).

Aunque se esperaba que se votara durante esta jornada, el debate tomó más tiempo de lo presupuestado, lo que obligó a reprogramar tanto lan votación como el debate del tercer retiro del 10% para la sesión del jueves.

Una de las primeras intervenciones que encendió el debate fue la del RN Cristóbal Urruticoechea, quien aseguró que de aprobarse esta ley se "va a transformar al personal médico en verdugos. Habrá doctores objetores y otros dispuestos a administrar esta dosis letal".

"La eutanasia es la matanza de un enfermo", agregó el parlamentario por el biobío, añadiendo que "con la vida humana no hay que terminar, se debe luchar por cada vida", razón por la cual propuso avanzar en "cuidados paliativos garantizados, que certifiquen el acompañamiento, con apoyo a los cuidadores y familiares".

"Ustedes, ante el sufrimiento de una persona, proponen la muerte", sentenció.

Proyecto sobre Agencia Uno
Lee También >

Eutanasia o muerte digna: Diputados inician debate y votación será este jueves

A las palabras del parlamentario RN se sumó su par UDI Sergio Bobadilla: "estamos consagrando una arquitectura de la muerte promovida en todo el mundo por ideologías de izquierda, y en Chile esta ideología está representada brillantemente por el PC, el Frente Amplio, el PS y, lamentablemente, algunos demócratas cristianos".

"Comenzaron aprobando el aborto en tres causales, y ahora avanzan en forma desquiciada hacia el aborto libre, y rematan en un asesinato. Terminan en un asesinato llamado en forma encubierta como eutanasia", sentenció. 

La intervención de Bobadilla generó una dura réplica de la socialista Maya Fernández, quien pidió eliminar la palabra "desquiciados" del acta de la sesión. 

"No somos nosotros los que tenemos las manos manchadas de sangre", replicó la parlamentaria y nieta del ex presidente Salvador Allende, en una clara alusión a las muertes ocurridas durante la dictadura.

"La muerte digna no es sinónimo de eutanasia. Deben haber cuidados paliativos de calidad", dijo, por su parte, el UDI Ramón Barros.

Y agregó: "¿Habrá algo más individualista que ciertos pacientes sean desechables?", tras lo cual manifestó que hará reserva de constitucionalidad del texto.

“La eutanasia no es otra cosa que acelerar artificialmente la muerte", complementó el UDI Juan Antonio Coloma.

En todo caso, durante el debate hubo parlamentarios de Chile Vamos que se mostraron a favor del texto, entre ellos el RN Sebastián Torrealba, quien pidió al gobierno destinar recursos para asegurar los cuidados paliativos a las personas que enfrentan condiciones terminales.

"Tenemos que asegurar los cuidados para que las personas puedan tomar una decisión libre", sentenció.

En tanto, el Evópoli Sebastián Keitel remarcó que el acceso a la eutanasia se debe entender “no como una obligación, sino que como una alternativa”

Y propuso que se pueda utilizar huella digital para autorizar el procedimiento, atendiendo la situación de personas que, por motivo de sus enfermedades, no pueden escribir o hablar.

"Dios jamás habría escogido que las personas tengan que sufrir de manera infinita"

En respuestas a las críticas de parlamentarios oficialistas el DC Gabriel Ascencio manifestó que si bien él es cristiano, está a favor del texto.

"Estoy convencido de que dios jamás habrá escogido que las personas tengan que sufrir de manera infinita: ¿Dónde hay más humanidad? ¿En dejar a alguien sufriendo, sabiendo que no tiene recuperación, y que su convicción es pasar a mejor vida? Estoy seguro que es mucho más cristiano, mucho más ético, respetar la voluntad de un enfermo terminal, en vez de obligarlo a alargar su vida artificialmente, asimilando sus últimos días a una tortura", manifestó.. 

En tanto, la legisladora del Frente Amplio, Gael Yeomans, criticó la "falta de empatía y compasión" de quienes "tratan de imponer sus convicciones morales a los demás".

"La eutanasia no te obliga a morir, el aborto no te obliga a abortar, el divorcio no te obliga a divorciarte, el matrimonio igualitario no te obliga a casarte, y si no te parece bien la eutanasia, sabes en qué afecta a tu vida: en nada", remarcó. 

Y emplazó a sus pares que rechazan el proyecto: "si les importaran tanto los adultos mayores, habrían mejorado las pensiones". 

En esta misma linea, la parlamentaria PPD Cristina Girardi emplazó a quienes rechazan el texto: "Ellos dicen que defienden la vida inclaudicablemente, y la pregunta es: ¿defienden la vida de niños del Sename, defienden tanto la vida que permiten que abuelos vivan con pensiones miserables? ¿Esa es la vida digna que defendemos?".

Pepe Auth: "mi padre me pidió que lo asistiera para morir, y no pude hacerlo"

El debate, además, estuvo cruzado por la experiencia de parlamentarios que se han visto enfrentados a dilemas de este tipo. 

Uno de ellos el independiente Pepe Auth quien afirmó que votaría a favor "por mi padre que me pidió que lo asistiera para morir, y no pude hacerlo”, en relación a su padre, fallecido a consecuencia de un cáncer de próstata.

“Creo que acá está en juego la disyuntiva entre la compasión y la imposición. Entre la capacidad de ponernos en el lugar del otro y aceptar su decisión consciente, reflexionada e informada o imponerle nuestro punto de vista. Es una cuestión de libertad y de derechos. Yo voy a votar a favor, por el principio de libertad, por el principio de compasión y por mi padre”, sostuvo.