Política

Raúl Figueroa: "Habrá que ver cómo el ministro y el Presidente organizan el resto del Mineduc"

Por Ursula Schuler
El ex integrante del equipo programático de educación del Presidente electo Sebastián Piñera admite que le sorprendió el nombramiento del abogado Gerardo Varela a cargo del Mineduc.

No solo entre los dirigentes de las organizaciones sociales de la educación causó sorpresa que Sebastián Piñera anunciara a Gerardo Varela a cargo del Mineduc. En el mundo académico y las políticas públicas educativas vinculadas a Chile Vamos tampoco era un nombre que sonaba.

Previo al anuncio el director de Acción Educar, Raúl Figueroa, así como la investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP), Sylvia Eyzaguirre, figuraban como los candidatos al ministerio. Sin embargo, Piñera sorprendió y nombró a un abogado con amplio currículum en el sector privado y polémico columnista que ha rechazado la prohibición del lucro en la educación y defendido la inversión privada.

Aquí, el análisis de Figueroa, quien aún suena como eventual autoridad para los próximos nombramientos de la cartera.

-¿Qué le pareció el anunció de Gerardo Varela como titular del Ministerio de Educación?

La designación de Gerardo Varela en educación fue al menos para mí una sorpresa. Ahora bien, creo que es una persona que ha destacado profesionalmente y tiene las condiciones que le van a permitir a mi juicio llevar adelante un ministerio complejo como es Educación.

-¿Por qué le pareció una sorpresa?

Porque si bien él ha tenido un permanente vínculo desde el mundo privado, él no había estado últimamente en el área de educación en particular y había otras personas que sí sonaban con esas posibilidades. Pero creo que tiene todas las habilidades necesarias para enfrentar las dificultades de ese ministerio, sobre todo si se hace acompañar de un equipo que le provea del fondo técnico que también es importante.

-¿Qué habilidades valora en él?

Es un profesional que tiene habilidades negociadoras, que tiene una mirada global, que rapidamente puede hacerse cargo de problemas complejos, y creo que eso es importante para un ministerio tan difícil como el Mineduc.

-Entre los otros nombres que sonaban para ministro o ministra de Educación, estaba usted. ¿Está disponible para sumarse al equipo?

Por supuesto, uno siempre... A mí lo que más me interesa es que el sistema educacional chileno se desarrolle en el máximo de sus potencialidades, y si hay algo que podamos aportar, por supuesto que encantado lo voy a hacer. Ahora, evidentemente habrá que ver cómo el ministro y el Presidente organizan el resto del ministerio, algo que depende del nuevo ministro y del Presidente, pero yo no tengo ninguna complicación en colaborar, ya sea desde afuera o de otra manera, para que sea una administración exitosa.

-¿Qué le parecen sus declaraciones? Ha planteado que "la solución para la educación no es la gratuidad ni la prohibición del lucro, sino que el desafío es cómo seguir atrayendo inversiones", entre otras cosas.

Sí, lo que uno ve de Gerardo Varela a través de sus columnas hay que interpretarlo desde ese punto de vista. Hay que separar lo que es la cuestión de fondo de un tono muchas veces provocador que acompaña a un buen columnista. Dejando de lado el tono provocador que es propio de un columnista, que un ministro sabrá distinguir y separar, en materia de fondo lo que él siempre ha planteado es la necesidad de una adecuada focalización del gasto público, de buscar mecanismos que permitan el máximo de desarrollo posible en las instituciones de educación superior, de la necesidad de una diversidad de proyectos educativos y promover la libertad de elección de las familias. Desde ese punto de vista creo que su postura en el fondo es totalmente coherente con el ideario del gobierno, que apunta a rescatar el aporte de la sociedad civil y compatibilizarlo adecuadamente con el rol del Estado.

-Algunos ven en su nombramiento a un ministro fusible, que habría habido otros personeros que no aceptaron el Mineduc por su complejidad y que después de Varela podrían venir otros más políticos o académicos. ¿Qué le parece esa interpretación?

Yo creo que no. Evidentemente todos los ministerios tienen un rol de fusible, y es cierto que atendiendo el movimiento que ha tenido en los últimos años el Mineduc no es particularmente atractivo para el mundo político. Pero eso no significa que se haya escogido a Gerardo Varela para mandarlo a una especie de carne de cañón. Creo que él fue seleccionado porque tiene los atributos profesionales que le permiten llevar adelante una excelente labor en ese ministerio y confío en que así va a ser. 

ETIQUETAS DE ESTA NOTA