Tendencias

El arriesgado trabajo de los "jardineros colgantes" de Italia

Reproducción
El rascacielos "Bosco Verticale" de Milán es una obra que busca, con sus jardines en toda su fachada, ser una construcción amigable con el medio ambiente, pero que implica una dura misión para sus jardineros.

En general, la jardinería no requiere mucho capital ni medios mecánicos. Un jardín tradicional puede ser cuidado con pocos instrumentos: un rastrillo, una regadera, pala, tijeras.

Pero ¿Se imaginan cómo hacen los jardineros para cuidar más de 700 árboles y 90 especies de plantas a 100 metros de altura?

Para el rascacielos "Milan Bosco Verticale" o "bosque vertical", lo que está por fuera es lo más importante.

Es por eso que la labor de estos arriesgados jardineros no pasa desapercibida. Tal como lo hacen los limpiavidrios, estos trabajadores tienen que podar, regar y cuidar de un sinnúmero de plantas.

Con 100 metros de altura, esta torre está cubierta de más de 700 tipos de árboles y 90 especies de plantas. Pero el diseño va mucho más allá de lo llamativo, ya que la arquitectura verde es realmente verde: Aquí todo está vivo.

Este enorme edificio da un nuevo significado a la "arquitectura verde", un recurso que cada vez se utiliza más dentro de las ciudades.

La vida de las plantas ayuda a reducir el smog, amortiguar los niveles de ruido, producen oxígeno, y se encargan de regular las temperaturas dentro del edificio, tanto en invierno como en verano.

Y no es necesario gastar millones en agua para el riego. Al interior del edificio, hay un sistema de irrigación que redirige el agua que utilizan los habitantes.

Hoy en día hay pocos jardineros de oficio, ya que muchas personas hacen labores básicas de jardinería en su propia casa o departamento.

Pero la labor de los jardineros va más allá de saber cuidar plantas y su importancia cada vez toma más fuerza, sobre todo en aquellas localidades donde la contaminación y el cemento se han apoderado de la ciudad.

ETIQUETAS DE ESTA NOTA