Tendencias

Los empleados "búmeran" que regresan a sus viejos trabajos después de la gran renuncia

bbc
Por BBC News Mundo
Cada vez son más las personas que regresan a las empresas que abandonaron. El movimiento puede hacer avanzar a una persona en su carrera, aunque no siempre sucede.

Cuando Chris, profesional de recursos humanos, fue contactado por una empresa de energía rival para liderar un nuevo proyecto de gestión, lo vio como un cambio en su carrera que no podía rechazar.

"Mi empresa actual aún no estaba lista para hacerlo", dice Chris, que reside en Calgary, Canadá. "Era una gran oportunidad de tener una experiencia haciendo algo que de otro modo no hubiera sido posible".

El cambio en 2020 salió bien. Chris, cuyo apellido se oculta por motivos de seguridad laboral, aceptó el trabajo y dirigió el proyecto.

Durante los siguientes dos años, acumuló habilidades y conocimientos más profundos que lo ayudaron a ascender rápidamente en la escala profesional.

Con un título avanzado y un salario más alto, Chris estaba listo para un nuevo desafío. Lo encontró con su antiguo empleador.

Es así como este año se convirtió en un "empleado búmeran" que regresó a la misma empresa que antes, pero en un puesto más importante que cuando se fue.

"[La empresa] se me acercó para que regresara a un rol más importante y más amplio debido a las experiencias que pude obtener en los dos años que estuve fuera", explica.

En los meses posteriores a su regreso, Chris dice que pudo trabajar en el nuevo puesto debido a su conocimiento institucional

En lugar de dar un paso atrás, regresar a su antiguo lugar de trabajo le hizo avanzar en su carrera al permitirle aprovechar las relaciones y redes preexistentes en su empresa, al tiempo que utiliza las experiencias adquiridas en otros lugares.

"Ha sido genial: es como andar en bicicleta, pero más grande, más fresca y con más aparatos", agrega.

"Al principio no me fui porque no me agradara mi empleador; más bien, vi la oportunidad de subir de nivel más rápido y la tomé".

Aunque la mayoría de las personas que renuncian a un trabajo se cierran la puerta con esa empresa para siempre, a veces no es así.

Getty Images

De hecho, después de la llamada gran renuncia, la cantidad de personas que vuelven a sus antiguos lugares de trabajo se está disparando. Algunas empresas incluso lo están fomentando.

Y aunque regresar a un trabajo anterior puede estar motivado por el arrepentimiento, en casos como el de Chris es simplemente el paso lógico hacia delante.

El auge de la recontratación

Hace décadas, las empresas se ponían de punta ante la mera idea de volver a contratar a exempleados, especialmente con el estigma arraigado contra el cambio de trabajo.

"Algunas empresas tenían políticas formales que prohibían las recontrataciones", explica JR Keller, profesor asociado de estudios de recursos humanos en la Universidad de Cornell, Nueva York.

"A los gerentes de contratación les preocupaba que traer de vuelta a estos empleados sugiriera que estaban recompensando la deslealtad, que alentaría a otros a irse".

Los despidos masivos que siguieron a la recesión de principios de la década de 1980 sacudieron esta mentalidad: moverse estratégicamente por el mercado laboral para progresar en la carrera se volvió más común, dice Keller.

"A medida que desarrollar carreras en diferentes organizaciones se convirtió en la norma, incluso los propios gerentes de contratación cambiaban de trabajo. Entonces, pasar por alto a un gran candidato simplemente porque anteriormente se había ido por una mejor oportunidad parecía contradictorio".

Este cambio de mentalidad significó que la recontratación aumentara constantemente a lo largo de los años. Sin embargo, la gran renuncia desencadenó una oleada.

En EE.UU., el análisis de los historiales laborales de alrededor de 32 millones de miembros de LinkedIn muestra que estos trabajadores representaron el 4,3% de todas las contrataciones el año pasado, frente al 2% en 2010.

La velocidad de este fenómeno también está aumentando: el trabajador estadounidense promedio que volvió tardó 17,3 meses en 2021, frente a 21,8 meses en 2010.

En Reino Unido, el 5% de todas las nuevas contrataciones en 2021 fueron a exempleados, según LinkedIn.

Keller dice que el repunte se puede atribuir en parte a la reciente gran rotación del mercado laboral: una mayor rotación en general significa que más empleados ahora quieren recuperar sus antiguos trabajos o están interesados ??en volver a un antiguo empleador.

En una encuesta de 2022 realizada por la firma de reclutamiento Robert Half, el 29% de los líderes empresariales de Reino Unido informaron un aumento en el número de personas que solicitan regresar a su antigua empresa.

"Alguien puede haber dejado una organización y darse cuenta de que el césped no es más verde, o se vio obligado a renunciar por motivos personales derivados de la pandemia", agrega Keller.

"Por lo tanto, quieren volver al papel que desempeñaron bien antes, uno que aprecian aún más por haber pasado un tiempo fuera. Y, con las redes sociales, es más fácil que nunca mantenerse en contacto con un antiguo jefe".

Nicola Thomas, gerenta de talentos de la agencia de marketing digital británica iCrossing, dice que mantiene un registro activo de los empleados anteriores como fuente de reclutamiento.

"Antes de la crisis de contratación, los búmeran no habrían sido descartados por completo, pero los reclutadores ahora tienen que pensar en nuevas formas de ampliar su búsqueda de talento. El candidato perfecto bien puede ser un exempleado: nunca se sabe cuándo alguien quiere volver".

Por qué regresan los empleados

En algunos casos, los trabajadores pueden acortar el camino hacia la cima simplemente obteniendo un ascenso en otro lugar para después regresar a la empresa con un mejor puesto y salario que si se hubieran quedado.

"Si un exempleado se fue con una imagen positiva, pasó un tiempo fuera, mejoró sus habilidades y ganó más experiencia en otro lugar, entonces volver a un puesto de mayor jerarquía se convierte en una consideración importante", dice Thomas.

Uno de esos trabajadores es Cameron Lyall, de iCrossing. Dejó brevemente la empresa para dirigir un departamento en una empresa rival, antes de regresar en un puesto de mayor jerarquía.

"El trabajo no era lo que esperaba: rápidamente me di cuenta de que no tenía muchas oportunidades de progresar", explica.

"Entonces, contacté a mi exjefe y le pregunté si había una oportunidad de regresar. Sabía que se estaban abriendo nuevos puestos y tuve la suerte de volver a uno ligeramente más alto que cuando me fui".

Además del avance en la carrera, Lyall agrega que regresar le ha traído beneficios psicológicos: está agradecido de estar de nuevo en un trabajo que disfruta.

"Me sentí muy energizado. Regresé a los mismos clientes y cuentas que antes, pero tenía una nueva perspectiva de cuánto me gustaba trabajar en la empresa".

Getty Images

Desde una perspectiva de reclutamiento, contratar a exempleados en roles más altos puede tener sentido desde el punto de vista financiero o logístico.

La investigación de Keller de 2021 de más de 2.000 empleados que regresaron a una organización de atención médica de EE.UU. mostró que los trabajadores que regresaron superaron ampliamente a las contrataciones externas, con los beneficios más pronunciados dentro de los dos primeros años de una nueva contratación.

"Los búmeran pueden ponerse en marcha", dice Thomas. "Han trabajado para usted antes, entienden su cultura y valores, y probablemente también tengan relaciones existentes en el negocio".

John Arnold, profesor asistente de administración en la Universidad de Misuri, EE.UU., dice que este tipo de contrataciones tienen sentido en roles que a menudo requieren habilidades profundas y conocimientos especializados, como los de tecnología.

"Si una empresa se enfoca solo en contratar búmeran buenos, que regresan y se desempeñan bien y rápidamente, eso es una gran ventaja, particularmente en industrias con una gran curva de aprendizaje que requieren mucha capacitación y tiempo".

Posibles inconvenientes

Aunque la recontratación generalmente puede parecer beneficiosa para el empleador y el trabajador que regresa, la transición no siempre es perfecta.

Para los trabajadores que se han quedado en una empresa mientras sus colegas se han ido, un exempleado que regresa inmediatamente a un puesto de mayor jerarquía o a un salario más alto podría tener un impacto potencial en la moral.

Mujeres en el trabajo.Getty Images

"No sabemos cómo reaccionarán los empleados actuales ante los búmeran que llegan a su equipo, si podría haber una sensación de celos, negar apoyo o ayuda", dice Keller.

Mientras tanto, un empleado que se fue para alejarse de los desafíos organizacionales podría regresar a los mismos problemas que había dejado inicialmente, dice Arnold.

Su investigación de 2020 indicó que los trabajadores que regresan a menudo se van por los mismos problemas.

"Cuando estos búmeran se fueron por segunda vez, a menudo proporcionaron la misma razón para irse que antes", explica.

"A veces, los trabajadores asumen que las cosas mejorarán por segunda vez, pero ese no es necesariamente el caso".

Los trabajadores que regresan también tienen más probabilidades de recibir poca atención: volver a un empleador anterior significa que hay una mayor presión para desempeñarse en comparación con los nuevos empleados.

"Aunque los empleados búmeran suelen tener un mejor desempeño, también es más probable que los despidan que a los empleados externos; los gerentes esperan que conozcan la organización de inmediato", dice Keller.

"Mientras que a los nuevos se les puede dar el beneficio de la duda, es más probable que se despida a alguien recontratado que no esté a la altura de las expectativas".

También puede haber una ventana limitada para regresar a un empleo. Si bien los gerentes de contratación pueden dar la bienvenida a los empleados después de unos años fuera, Thomas dice que también hay un punto límite para que regrese un exempleado.

"Cuanto más tiempo haya pasado desde que el candidato se fue, más probable es que se aferre a prácticas más antiguas. Es posible que el negocio haya avanzado en ese tiempo; ahora es una organización a la que ya no podrán adaptarse".

Las implicaciones a largo plazo

Thomas dice que ha habido un cambio generacional en las actitudes de las organizaciones hacia la permanencia de los empleados.

A su vez, los empleadores están dejando cada vez más la puerta abierta para que los trabajadores que se van regresen algún día.

"La gente ahora quiere experimentar diferentes compañías y subir la escalera lo más rápido posible", dice.

"En un mundo donde muchos roles son altamente técnicos con conjuntos de habilidades específicas, hay un límite en la cantidad de personas que se pueden considerar; ignorar a los exempleados puede significar perder una gran oportunidad".

Keller dice que la posible incomodidad de regresar se está desvaneciendo tanto para el empleador como para el empleado.

"A medida que veamos una mayor apertura entre las empresas para contratar búmeran, también habrá menos estigma desde la perspectiva de un trabajador para volver a un antiguo empleador", agrega.

Con el tiempo, Keller cree que este tipo de empleados se convertirá en un elemento más importante en el mercado laboral y en una fuente de contratación más destacada.

"Ahora nos damos cuenta de que todos buscan mejores oportunidades", dice. "Si una empresa quiere a los mejores trabajadores, y resulta que son exempleados, deberían estar abiertos a ello".

La forma en que uno se va dicta en gran medida el éxito de un regreso. Tanto Chris como Lyall, que vuelven, enfatizan la importancia de dejar una empresa en buenos términos.

"Para que tenga éxito, es importante no quemar ningún puente y mantener una relación sólida y positiva" con un antiguo empleador, agrega Chris. "Regresar definitivamente puede significar un avance en una carrera".