Tendencias

"Cliente tirano": James Corden se disculpó y lo perdonaron en famoso restaurante donde fue vetado

AFP - James Corden
Por T13
El británico de 44 años desató la polémica tras gritar e insultar a los trabajadores de un importante restaurante de Nueva York.

El actor y conductor de televisión británico James Corden, de 44 años, se encuentra en el centro de la polémica luego de que, a través de las redes sociales, fuera denunciado por ser un “cliente tirano” y maltratar a un grupo de camareros de un importante restaurante de Nueva York, en Estados Unidos.

La situación escaló al punto que, luego de que se le vetara el ingreso al recinto, tuvo que pedir disculpas para que se le levantara la prohibición y se le permitiera nuevamente el ingreso.

Fue el propio dueño del famoso Balthazar quien hizo público los incidentes que protagonizó el actor y su esposa, la productora Julia Carey. En más de una oportunidad Corden gritó e insultó a los trabajadores del local ubicado en Manhattan.

Finalmente, Keith McNally, mediático comunicador gastronómico y dueño del famoso restaurante, decidió compartir la experiencia con su “cliente tirano” a través de Instagram.

“James Corden es un comediante enormemente dotado, pero como persona es un cretino. Y el cliente más tirano que ha tenido el equipo de Balthazar desde que el restaurante abrió hace 25 años”, escribió el empresario de 77 años en su cuenta de Instagram, anunciando que no le permitiría más el ingreso a su local.

“No suelo ponerle 86 a un cliente (una antigua denominación gastronómica en Estados Unidos para referirse a alguien que tiene vetado el ingreso a un restaurante), pero hoy le he puesto 86 a Corden. No fue gracioso”, añadió.

AFP - Bad Bunny
Lee También >

Productora de conciertos de Bad Bunny en Chile confirma que tickets serán nominativos

Para sorpresa de muchos, incluido el propio chef, Corden reconoció su error y se comunicó casi de manera inmediata para ofrecer disculpas, algo que McNally también comunicó en la red social, debido al impacto que tuvo su denuncia.

“Corden acaba de llamarme y se ha disculpado profusamente (...) Cualquier persona lo suficientemente magnánima como para disculparse con un vago como yo (y mi personal) no merece ser expulsada de ningún sitio”, compartió el dueño del restaurante.