Tendencias

Estudio: el consumo de cannabis duplica el riesgo de infarto en adultos jóvenes

dw
Por Deutsche Welle
Los resultados de la investigación se suman a las pruebas de estudios anteriores que muestran una relación entre el consumo excesivo de cannabis y el infarto de miocardio en personas hospitalizadas.

Los adultos menores de 45 años que declararon haber consumido cannabis en los últimos 30 días –ya sea fumado, vapeado o ingerido– tienen dos veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón (infarto de miocardio) en comparación con los no consumidores, según una nueva investigación publicada este martes (07.09.2021) en el Canadian Medical Association Journal.

"Más allá del hallazgo principal de que los infartos son más frecuentes en los consumidores de cannabis, lo que encontramos es que cuanto más se consume, mayor es el riesgo", dijo Karim Ladha, científico clínico de Unity Health Toronto y coautor del estudio.

Los investigadores analizaron los datos de salud de más de 33.000 adultos de entre 18 y 44 años incluidos en las encuestas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) en 2017 y 2018. 

El 1,3% (61 de 4.610) de los consumidores de cannabis y el 0,8% (240 de 28.563) de los no consumidores declararon haber sufrido un ataque al corazón. Los consumidores de cannabis tenían más probabilidades de ser hombres, fumar cigarrillos, usar cigarrillos electrónicos y ser grandes bebedores de alcohol, lo que puede haber contribuido a su riesgo; sin embargo, estos factores, además de otros factores de riesgo de infarto de miocardio, se ajustaron en este análisis, según se lee en un comunicado de prensa.

"No conocemos del todo sus efectos sobre la salud cardiovascular" 

"Con la reciente legalización y despenalización, el consumo de cannabis está aumentando en los adultos jóvenes de Norteamérica, y no conocemos del todo sus efectos sobre la salud cardiovascular", dice Ladha.

Algunas personas asumen que el consumo de cannabis es seguro y no puede dañar su cuerpo, pero eso es incorrecto, agregó Ladha, citado por CNN. "Cada vez hay más pruebas de que esto podría ser potencialmente perjudicial para usted, tanto a corto como a largo plazo", dijo. 

Cannabis podría limitar la cantidad de oxígeno que llega al corazón

Según el científico, cuando el ritmo cardíaco de una persona se vuelve irregular, puede aumentar la cantidad de oxígeno que necesita el corazón. Al mismo tiempo, el cannabis también puede limitar la cantidad de oxígeno que llega al corazón, señaló.

"Encontramos una asociación entre el consumo reciente de cannabis y el infarto de miocardio, que persistió a través de una serie de sólidos análisis de sensibilidad", aseguró.    

Resultados se suman a las pruebas de estudios anteriores

El estudio no investigó cómo afecta el cannabis a la salud del corazón, dijo Ladha, pero señaló que investigaciones anteriores mostraron que la droga puede afectar al ritmo cardíaco del consumidor. 

En abril, científicos de la Universidad de Guelph descubrieron que la rigidez arterial era mayor en los consumidores de cannabis que en los no consumidores, y que la función cardíaca también era menor que en los no consumidores. Estudiaron a 35 personas de entre 19 y 30 años, la mitad de las cuales tenían antecedentes de consumo de cannabis. 

Según reporta Global News, otro estudio de 2019, publicado en el Journal of Adolescent Health, sugirió que el riesgo de hospitalización por infarto era un 30 % mayor para los adolescentes y adultos jóvenes que consumían cannabis en comparación con los no consumidores de la droga. 

El cannabis empezó a cultivarse en China hace 12.000 años Deutsche Welle
Lee También >

El cannabis empezó a cultivarse en China hace 12.000 años

Se necesitan más estudios y más datos

En el futuro, Ladha dijo que quiere estudiar a los consumidores de cannabis en tiempo real, en lugar de examinar los resultados de las encuestas con carácter retroactivo. Es difícil llevar a cabo ese tipo de estudio porque el cannabis no es legal en todos los estados ni a nivel federal en Estados Unidos, señaló.

"El gran tamaño de la muestra, la generalizabilidad y los datos detallados sobre el consumo de cannabis de este estudio transversal proporcionan una visión única de este creciente problema de salud pública. Se necesitan más estudios y más datos para confirmar estos resultados y dilucidar los mecanismos que contribuyen a los resultados cardiovasculares asociados al cannabis", concluyeron los autores.