Tendencias

Crías de pingüino emperador mueren masivamente en la Antártica debido al derretimiento de su hogar

Archivo AFP
Por AFP | T13
Este es el tercer año consecutivo en que se produce una casi nula reproducción exitosa en la que es la segunda colonia más importante de este tipo de pingüinos.

Casi todas las crías de una de las colonias más importantes de pingüinos emperadores han muerto debido al derretimiento de su hábitat en los últimos tres años, según un estudio publicado este jueves por la revista Antarctic Science de la Universidad de Cambridge, que califica este caso como "catastrófico".  

La colonia Halley, en el Mar de Weddell en la Antártida, era hasta hace poco la segunda colonia más grande de pingüinos emperadores del mundo, con hasta 25.000 parejas que se reproducían cada año.

Pero las imágenes de satélite estudiadas por el centro británico de investigación de la Antártida (BAS) mostraron que en 2016, un año marcado por un clima particularmente caluroso y tormentoso, el hielo sobre el que los pingüinos crían a sus bebés cedió, matando a casi todos los pequeños, lo que se repitió en los dos años siguientes.

"Hemos estado rastreando la población de esta colonia y otras colonias en la región durante los últimos 10 años, utilizando imágenes de satélite de alta definición", explicó Peter Fretwell de BAS. 

"Estas imágenes han mostrado claramente un fracaso catastróficos en la reproducción en este sitio en los últimos tres años", agregó.

El equipo de investigación observó un claro aumento en el tamaño de una colonia vecina, Dawson Lambton, lo que sugiere que muchas de las aves de Halley han migrado a un lugar más seguro.

Según el experto de BAS Phil Trathan, no es posible decir sin ninguna duda que el derretimiento del hielo de la bahía de Halley está relacionado con el cambio climático. "Pero este fracaso en la reproducción en este sitio no tiene precedentes", señaló. 

El emperador es el más grande de todos los pingüinos, pero es particularmente vulnerable al cambio climático. Sus poblaciones podrían disminuir hasta en un 70% a finales de siglo.