Tendencias

¿Cuándo deberíamos ir al oftalmólogo?

Getty Images
Por T13
Según el "Informe mundial sobre la visión", las afecciones oculares y la deficiencia visual están muy extendidas, y con demasiada frecuencia quedan sin tratar.

En un mundo construido en función de la capacidad de ver, la visión, el más dominante de nuestros sentidos, ya que es esencial en cada momento de nuestra vida.

Por ejemplo, el recién nacido depende de la visión para reconocer a su madre y vincularse con ella; el niño pequeño, para adquirir equilibrio y aprender a caminar; el niño en edad escolar, para ir a pie a la escuela, leer y aprender; la mujer joven, para participar en la fuerza de trabajo; y la mujer mayor, para mantener su independencia.

Sin embargo, como se muestra en el Informe mundial sobre la visión, las afecciones oculares y la deficiencia visual están muy extendidas, y con demasiada frecuencia quedan sin tratar. 

Bajo este contexto, ¿cuándo es necesario ir al oftalmólogo? Estas son algunas de las señales que debes considerar para saber cuándo es necesario que acudas a un chequeo oftalmológico:

  1. Los primeros días o semanas del nacimiento del recién nacido se debe realizar la primera revisión ocular para descartar la presencia de alguna patología ocular que el bebé pueda padecer.

  2. Cerca de los 2 años, se recomienda realizar un reconocimiento ocular completo para medir la agudeza visual del lactante.

  3. Desde los 6 a los 12 años el niño o la niña se deben llevar a un chequeo para tratar defectos refractivos como la miopía, y entre los 12 y 40 años es cuando más se recomienda realizar una visita al oftalmólogo, sobre todo si notan alguna disminución de agudeza visual.

  4. Durante la adultez entre los 40 y 60 años es muy conveniente realizarse un control anual para detectar si existen elevaciones de la presión intraocular que puedan provocar glaucoma y otras patologías que pueden ser asintomáticas y pasar desapercibidas.

  5. Desde los 60 años en adelante la revisión anual se convierte en algo obligatorio para las personas mayores para detectar enfermedades propias de la edad como las cataratas, el glaucoma y los problemas de retina como la degeneración macular. Especialmente los diabéticos deben hacerse una revisión oftalmológica por lo menos una vez al año.

Cabe destacar que, ante cualquier síntoma o signo a nivel ocular que se tenga, siempre será recomendable acudir al oftalmólogo independientemente de la edad.