Tendencias

La importancia del Camino del Inca para la humanidad

El sistema demostró el poder que tenía el imperio incaico y pese al correr del tiempo las rutas siguen funcionando.
Por Felipe Suárez

El Cuzco fue la capital del imperio incaico y el punto en el que convergían los caminos que trazó el emperador en los pueblos andinos, para demostrar su supremacía.

Fueron 30.000 kilómetros de ingeniería que conectaron a Perú, Argentina, Bolivia, Ecuador, Colombia y Chile. Y pese al correr del tiempo, las rutas siguen funcionando, por lo que la Unesco adjudicó en el año 2014 el título de "Patrimonio de la Humanidad" a estos caminos.

Los incas recorrieron cuatro trazos en nuestro país (uno en Arica, dos en Antofagasta y uno en Atacama)  y cada 21 de junio se conmemora los "Caminos del Inca".

“Es un elemento de integración de seis naciones andinas, los caminos unen y eso ya es un elemento importante”, afirma el arqueólogo y antropólogo José Berguerer a T13.cl.

Pero no es sólo un trabajo de ingeniería, pues el experto enfatiza que "era un ejercicio simbólico de poder. El mensaje era fuerte para los  pueblos andinos. La geografía fue dominada por el Inca, evidentemente los caminos distribuyen los territorios y  los pobladores".

Por su parte, el arqueólogo y experto en la cultura incaica, Carlos González, le atribuye la importancia a la obra de ingeniería porque "no tenían grúa, no tenían rueda y recorrían distintas geografías a pie, por ejemplo de San Pedro de Atacama a Cuzco”.

Los caminos sirvieron para conectar al Tahuantinsuyo (imperio incaico) con los pueblos andinos principalmente para "distribuir a la gente, para saber dónde se ubicaba cada pueblo andino. Lo que les interesaba a los Incas eran los recursos humanos", explica Berguerer.

 Cosmovisión de Los Incas

Para los expertos en la cultura incaica, Berguerer y Gonzalez, uno de los principales aspectos que destacan al momento de examinar la importancia de los caminos es que "tenían un respeto a la madre naturaleza".

"Antes de despejar las sendas y emparejar las rutas, los incas oraban en honor a la naturaleza", explica Berguerer, y enfatiza que "fue un gran trabajo de oratoria, porque no era llegar y construir, le rezaban a la madre tierra y luego los hacían. Pedían permiso".

En tanto, Gonzalez dice que el Camino del Inca "fue un ritual religioso y simbólico. Era la ruta del Sol y todos los caminos conducían al soberano. Ellos dialogaban con la naturaleza. Los cerros tienen vida para la cultura incaica y todo que los rodeaba también".

Finalmente, al momento de analizar la implicancia que tiene el reconocimiento de la Unesco a "Los Caminos del Inca" y a la integración de estas seis naciones, Berguerer dice que "la metáfora es clara, es un elemento de integración, si no nos integramos entre países hermanos es difícil que hagamos mejor las cosas que en el siglo XX".

"Hoy día no necesitamos los caminos pero sí los ductos y que pasen el petróleo y el gas para acá. Esa es la enseñanza que nos dejan", concluye el experto.

LEE TAMBIÉN:

Cómo realizar el Camino del Inca de Cuzco a Machu Picchu

El desconocido camino del Inca que cruza por Chile