Tendencias

El príncipe Harry gana una nueva batalla contra prensa

Deutsche Welle - El príncipe Harry en Düsseldorf, en septiembre.
Deutsche Welle
El duque de Sussex acusa a Associated Newspaper de utilizar métodos ilícitos para obtener información, como contratar detectives o recurrir a escuchas telefónicas.

Un juez británico rechazó este viernes (10.11.2023) el recurso del editor del tabloide Daily Mail que intentaba poner fin a la demanda iniciada contra el diario por el príncipe Harry y el cantante Elton John, entre otras personalidades, por recopilación ilegal de información.

La sentencia del Tribunal Superior de Londres abre la vía a un posible juicio en uno de los múltiples procedimientos iniciados por el hijo menor del rey Carlos III contra la prensa británica.

El duque de Sussex y otras siete celebridades británicas acusaron a Associated Newspaper (ANL) de utilizar métodos ilícitos para obtener información, como contratar detectives, recurrir a escuchas telefónicas o hacerse pasar por otras personas para obtener datos médicos.

"Taylor Swift es para todos": fan chilena relata sus peripecias para ver The Eras Tour en Argentina
Lee También >

"Taylor Swift es para todos": fan chilena relata sus peripecias para ver The Eras Tour en Argentina

Daily Mail niega acusaciones

El editor del Daily Mail, que niega rotundamente estas acusaciones, pidió al juez durante una audiencia preliminar celebrada en marzo en Londres que no convocara un juicio, considerando que el recurso judicial había llegado "demasiado tarde".

La mayoría de los hechos denunciados se remontan al período que va de 1993 a 2011, aunque algunos datan de 2018.

Batalla legal contra prensa sensacionalista

El hijo menor de Carlos III ha iniciado una batalla legal contra varios medios de la prensa sensacionalista, a los que responsabiliza de la muerte de su madre Diana en 1997, en un accidente de coche en París, cuando era perseguida por los paparazis, y a los que acusa también de tratar a su esposa Meghan Markle de la misma manera.

El príncipe, de 39 años, que reside en Estados Unidos tras abandonar su país en 2020, sorprendió al acudir a esa audiencia, en el público, ya que es totalmente excepcional que un miembro de la familia real se presente en un tribunal.

En junio, también acudió a declarar en el marco de otro proceso, esta vez contra el Daily Mirror, convirtiéndose en el segundo miembro de la familia real británica en hacerlo, después de Eduardo VII, en un juicio por difamación en 1891.