Tendencias

Angélica Castro y su lado lejos del glamour y el éxito: “Siempre he estado cerca de la muerte”

Gentileza
Por Nicolás Figueroa
La destacada figura del mundo del espectáculo habla de su intensa vida laboral, pero también abre su corazón para referirse a otras áreas de su existencia, aquellas menos conocidas y que la han marcado. A pesar de ello, confiesa que le encanta la vida que ha tenido y que no la cambiaría por nada del mundo.

A sus 45 años de edad, Angélica Castro transmite una paz, tranquilidad y alegría única, destacando a T13.cl que “me encanta la vida que he llevado y que tengo, de verdad que soy sumamente agradecida de lo que soy y de lo que me rodea, y no cambiaría la vida que tengo por nada del mundo”.

Hace 17 años, Castro se fue a estudiar inglés a Estados Unidos, en donde también vivía uno de sus hermanos, y sin planearlo se convirtió en una de las figuras chilenas que conquistó el mercado de la entretención de allá, lo cual ha mezclado con varias labores en Chile, su país de origen y en el que fue descubierta por el modelaje y la TV a muy temprana edad.

De sus inicios, confiesa que “nunca busqué estar en la televisión y durante muchos años me pregunté porqué estaba en ella”, agregando que “pasó mucho tiempo hasta entender la razón de que me pararan a los 16 años en la calle para decirme que hiciera un casting y luego entrara al mundo de la televisión con `Más música´. Lo vine a entender un día que una señora me dijo que gracias a mi trabajo yo podía impactar más al resto con mi mensaje y lograr un beneficio social y ayudar a los niños, que es justamente lo que me interesaba”.

Es así como a lo largo de toda su carrera, la animadora y actriz se ha centrado en colaborar en fundaciones, en especial dirigidas a menores. Por ejemplo, actualmente está comprometida y busca que la gente apoye a la Fundación Nuestros Hijos (con niños con cáncer y que ya tiene el primer centro de rehabilitación para niños con cáncer de Latinoamérica) y el Instituto de la Sordera (con niños con problemas de audición), además de sumarse a campañas de prevención del cáncer de mama (el 30 de septiembre será parte de la corrida Avon al respecto). “Es una labor muy bonita y lo importante es que cada uno de nosotros puede ayudar porque de verdad que son niños que lo necesitan mucho”. Dentro de las actividades para poder colaborar destaca la cena anual de la Fundación Nuestros Hijos, a realizarse el próximo 25 de octubre.

Castro desarrolla una importante labor benéfica

Y mientras entendió y/o encontró el sentido de su rol en la televisión, Angélica también recuerda lo feliz que fue su madre viéndola dar sus primeros pasos en el ambiente del espectáculo: “ella tenía cáncer desde que yo tenía 10 años, y si bien a mí nunca me gustó ser modelo, ella era feliz yéndome a ver a una pasarela o luego estando en la televisión. En ese momento yo no entendía porqué yo hacía eso, pero ahora miro para atrás y finalmente puedo decir que mi mamá tenía razón de haberme influenciado para llegar a esto y hoy puedo ayudar desde la tribuna que tengo”. 

“Me siento muy agradecida porque he tenido muchas oportunidades dentro de un mundo muy competitivo”

Los últimos tres años de su vida, la ex animadora de “Más música” se centró en hacer teatro en Estados Unidos, primero en Miami y luego en Nueva York. "Luego de haber hecho teatro en Miami, pensaba que no podía lograr algo más en ese ámbito y resulta que terminé haciendo teatro en Nueva York… por eso siempre digo que la vida te termina sorprendiendo y siempre hay algo más”, añadiendo que “en ese sentido, nunca se acaba la capacidad de asombro frente a las oportunidades que se me van presentando”.

Angélica llegó a hacer teatro en Nueva York

Acerca de haber actuado en la llamada Gran Manzana, la esposa de Cristián de la Fuente declara que “fue sorprendente, gratificante y enriquecedor, porque he aprendido mucho. En general, yo me siento muy agradecida porque he tenido muchas oportunidades dentro de un mundo muy competitivo, donde están los mejores del mundo”, a lo que agrega que “al final de esa primera función en Nueva York yo no podía hablar, estaba súper quebrada, lloraba de ver a ese público y ese teatro así, y lo mismo que en Miami, cuando en la última función llegó como el gobernador de allá y nos dio un premio sorpresa por el aporte a la cultura en Miami y el aporte de nosotras como actrices. Son emociones que dices `no puedo creer que me esté pasando algo así´”.

Y si bien esta ex modelo ha incursionado en variados proyectos, manifiesta que “hay muchas cosas que me quedan por hacer… alguna serie con alguna temática en especial o quizás alguna telenovela en Estados Unidos”.

Consultada por lo que no haría, Castro es clara y responde que “programas de televisión donde estén destruyendo a la gente. En Estados Unidos y Chile me han ofrecido programas de chismes, donde tengo que hablar de la desgracia de alguien o de la desgracia de una familia, y yo no quiero ser parte de eso, no es mi estilo de ser.  Yo me he parado de mesas donde estén hablando mal de alguien. Es que creo en el poder de la palabra y el pensamiento, desde ahí se puede dañar o curar, y yo quiero ser parte de este lado del mundo, del lado bueno, y quiero generar cosas buenas”.

Sobre sus planes a futuro, Angélica cuenta que “me encantó el teatro, pero fueron tres años con teatro y ahora quiero tomarme el tiempo para hacer otros proyectos. Por ejemplo, me gustaría volver a la televisión”.

A ese ideal se suman otros proyectos paralelos, como la Master Beauty Class, una serie de charlas de belleza que partirán este sábado 9 en Santiago. Junto a la maquilladora Carla Gasic, “queremos unir las experiencias de las dos y orientar a las mujeres con técnicas, tips y detallitos sobre maquillaje y belleza, partiendo por algo tan importante como es la piel… cómo tener una piel fresca, iluminada y tersa es algo que nos interesa mucho y desde ahí partiremos”.

Por otra parte, junto a Estela Mora, con quien ya ha trabajado, sacará “una línea de accesorios que te vistan, o sea, si andas con camiseta blanca y short, sumarle accesorios que le den otro carácter a esa vestimenta”. La línea está pensada en la “diversidad de mujeres chilenas” y planea ser lanzada a fines de este año o comienzos de 2018.

“Siempre quise tener tres hijos”

En enero de 2002, esta ex figura de Canal 13 se casó con el actor chileno Cristián de la Fuente, quien también en ese entonces empezaba una carrera en Estados Unidos. Hoy gozan de una feliz familia junto a su hija Laura, de 12 años de edad.

De la Fuente estrenó a fines de julio su último gran proyecto, la telenovela mexicana “En tierras salvajes”, y tras ello se ha podido dedicar a su familia. “Es perfecto todo, Cristián solo trabaja seis meses y luego tiene un año de vacaciones, y en ese año a veces hace una serie o está mucho en la casa o viaja conmigo”, relata Angélica.

¿Y cómo es vivir con una familia que debe estar entre Estados Unidos, México y Chile? La ex maniquí contesta que “es muy entretenido, estamos acostumbrados y nos gusta, aunque hay que reconocer que hay momentos de mucho estrés, porque hay que armar tres agendas, y hay momentos muy importantes en que uno quiere estar en ciertos lugares, como la muerte de un ser querido, y no hemos podido estar. Pero lo importante es que privilegiamos a Laura, ella nos manda a los dos. Si ella tiene algo importante, nos acomodamos a su agenda”.

Consultada por cómo lo han hecho para llevar 15 años de casados con Cristián, la animadora contesta que “no hay que tomar nada por sentado u obvio, ¡qué rico llevar 15 años!, pero en dos meses más no sabemos qué va a pasar, ya que las relaciones van día a día. Hoy puedes estar en el cielo con tu pareja, y si no la cuidas, en cuestión de semanas se destruye”.

Cristián de la Fuente y Angélica Castro están casados desde hace 15 años

A lo anterior, agrega que “la comunicación es clave. Yo soy un poco fan y enemiga de esto de Skype, FaceTime y WhatsApp, pero tengo que reconocer que cuando uno tiene este tipo de vida, es súper necesario y ayuda. No hay forma de no comunicarse hoy; y, además, diría que es fundamental la amistad. Para mí, sobre todo, Cristián es mi amigo y eso nos permite tener una libertad muy especial en la pareja. Yo quiero que él vuele, que crezca, que se realice. Si tiene que trabajar en Singapur, buscaremos la fórmula de que estemos todos contentos, porque yo también nunca me he postergado por él. Hemos crecido súper a la par”.

Acerca de haber tenido una sola hija y haber formado una familia de tres, es decir, pequeña, Angélica confiesa que “Cristián y yo no tenemos a nuestros padres vivos, pero sí contamos con nuestros hermanos y sobrinos, y el estar afuera, con esta familia de a tres, te hace estar en las buenas y en las malas, y decirse las cosas con cariño y respeto, porque no tenemos a nadie más”, poniendo énfasis en que “mi mayor orgullo y realización es la familia que hemos logrado. Una familia de mucho amor y respeto”.

Sin embargo, ¿le hubiera gustado tener más hijos? Castro responde que “hoy mi familia me gusta, la aprecio y la agradezco, pero yo siempre quise tener tres hijos. Yo soy de una familia de cuatro hermanos, pero cuando uno está a punto de morirse y vives la muerte tan de cerca, como la viví yo, eso te deja efectivamente un trauma muy fuerte... y los traumas se demoran mucho tiempo en sanarse. Además, hay una cierta edad para tener hijos, y no solo edad, sino que un momento, un momento en que hay una dinámica especial y los niños están más grandes”.

A ese proceso cercano a la muerte al que se refiere Angélica Castro es que en 2004, después de haber sido dada de alta tras haber dado a luz a su hija Laura, vivió un complejo momento debido a que en su cuerpo habían quedado gasas, lo que derivó en que ella casi perdiera la vida por esta negligencia médica.

Sobre no haber podido ser mamá por una segunda vez, la ex modelo rememora que “al principio me daba pena y como que te frustra un poco, pero con los años uno va madurando y entendiendo. Yo creo que uno tiene que confiar, como que por algo se dio todo como se dio... y pienso al revés, o sea, actuó con mucha más responsabilidad y me preocupo aún más de tener una hija a la que le entregue las herramientas para que sea una niña que sepa compartir, que sea generosa y con el prisma de lo que es el mundo real”.

Bajo el escenario que le tocó vivir después de haber sido madre, la también empresaria señala que “yo siempre he estado cerca de la muerte, porque por uno u otro motivo siempre me ha tocado. O sea, mi papá desde que yo nací estuvo súper enfermo, después tuvo un accidente, luego tuvo una enfermedad que lo dejo postrado y más tarde murió conmigo; y mi mamá tuvo cáncer cuando tenía 10 años y murió. Entonces es extraño, pero yo siempre he estado cerca de la muerte y ahí te das cuentas que es lo único que tienes es el ahora y del futuro solo sabemos que nos vamos a morir”.

La ex figura de programas como “La movida del festival” y “Súper estrellas” añade a lo anterior que “después de todo mi historial, pensé que no me iba a pasar más. Y cuando me pasó lo de Laura fue otra muestra de la vida de decirme `todavía te puede pasar´, porque ¿cómo vas a asociar un momento full de vida con la muerte? Por suerte, y gracias a Dios, hoy es una herida sanada”.

Castro también manifiesta que “uno culpa al doctor, que evidentemente es culpable, pero con el tiempo aprendes a perdonar y a ser mas cariñosa con la situación. Eso sí, te cierras a la opción de volver a ser madre, después de algo así quedas muy mal y también dices `si me pasa algo a mí, ¿cómo voy a dejar a la Laura?´. Y ya después pasaron los años, por lo que fue algo más de elección y también se dieron otras cosas”.

Laura es la única hija de Angelica y Cristián

En la actualidad, Angélica y Cristián disfrutan de su vida junta a Laura, en torno a lo que su mamá da a conocer que “le encanta la actuación, de hecho, está en el colegio en clases de drama, pero ojo, no le fomento eso ni tiene permiso para hacer cosas laborales, porque es muy chica todavía. Yo a los 14 años partí en esto y creo que debí haberlo hecho más grande. Puede hacer ciertas cositas, conmigo y bien cuidada, pero así como una empezar una carrera, ¡no!, que siga siendo niña, que aproveche y que viva cada etapa”.