Tendencias

Investigan a "El encantador de perros" por posible maltrato animal

AFP
César Millán enfrenta la molestia de animalistas que lo acusan de maltrato hacia un cerdo. De hecho, la policía entró a intervenir en el caso.

Un mal momento es el que está pasando César Millán, el reconocido "Encantador de perros", quien está siendo acusado de maltrato animal, lo cual lo ha llevado a ser investigado por la policía de Los Angeles.

La acusación parte tras lo ocurrido durante un capítulo de su nuevo programa, "César 911", que tiene como finalidad educar a perros agresivos.

En uno de los casos tratados por Millán, se utilizó a cerdos para la terapia de un bulldog francés llamado "Simon". Lo que buscaba la figura de TV era educar a "Simon", quien había matado a dos cerdos de propiedad de su dueño.

Para esto, "El encantador de perros" somete al bulldog francés a encuentros con cerdos, para aprender a sociabilizar con éstos, pero lo que hace el perro es atacar a un cerdo. Lo mordió y le extrajo un trozo de oreja.

El capítulo ya fue emitido, aunque en las imágenes puestas  al aire no se vio el supuesto daño ocasionado, lo cual, en todo caso, bastó para desatar la ira de animalistas.

Además, el Departamento de Control Animal de Los Angeles acudió este jueves al Centro de Psicología Canina de Millán para tomarle declaración y verificar los hechos, pero él se encontraba de viaje fuera de la ciudad.

De esta manera, el hecho se mantiene bajo investigación y los animalistas ya iniciaron, por su parte, una campaña para pedir la cancelación del programa.

La principal organizadora de esta acción, Laura Nativo, dijo a NBC que "no es manera de rehabilitar a un animal, es doloroso y agresivo con los cerdos".

En tanto, la estación de TV que emite el espacio, Nat Geo Wild, emitió una declaración en defensa de Millán: "El cerdo atacado por ´Simon´ fue atendido de inmediato. Se le curó de forma rápida y no mostró signos de angustia duraderos. Las imágenes muestran que César y su manada de animales ayudaron eficazmente a Simon para superar su comportamiento agresivo. Como resultado, Simon no tuvo que ser separado de su dueño ni ser sacrificado".