Tendencias

Estudio en Chile reveló cómo la tecnología para monitorear la glucosa ayuda a mejorar el control la diabetes

Estudio en Chile reveló cómo la tecnología para monitorear la glucosa ayuda a mejorar el control la diabetes
T13
La diabetes mellitus (DM) se ha convertido en una gran epidemia. Se calcula que hay más de 463 millones de adultos en todo el mundo que viven con diabetes. En Chile, el Minsal estimó que por lo menos el 12,3% de la población mayor de 15 años viven con esta condición. Por ello, Chile es el segundo país con mayor número de casos de diabetes en América Latina y está por encima del promedio mundial.

Estudios internacionales han demostrado que cuatro de cada 10 pacientes con diabetes no se miden la glucosa con la frecuencia recomendada, por el dolor que provocan los pinchazos, incomodidad, descuido o falta tiras reactivas. De esta manera, 60% de las personas con esta enfermedad no alcanzan sus objetivos de control del nivel de glucosa.

En este contexto, un estudio realizado por Abbott en Chile, que contó con el apoyo de diversos especialistas locales, investigó el uso del sistema flash de monitoreo de glucosa FreeStyle Libre, una tecnología que permite a las personas con diabetes conocer sus niveles de glucosa sin pincharse los dedos.

El estudio se basó en el análisis de la información recogida de 4.984 usuarios de FreeStyle Libre y evaluó el tiempo en rango de la glucosa (TIR) y su asociación con otras métricas de control glicémico, establecidas por el Consenso Internacional sobre TIR. De esta manera, reveló que los pacientes que usan el sensor de glucosa escaneaban una media de 14,7 veces al día, una cifra que supera con creces las ocho mediciones diarias que en promedio suelen realizar las personas que utilizan las tiras reactivas clásicas para medir la glucosa en sangre.

Estudio en Chile reveló cómo la tecnología para monitorear la glucosa ayuda a mejorar el control la diabetes
Estudio en Chile reveló cómo la tecnología para monitorear la glucosa ayuda a mejorar el control la diabetes

“Aunque el control de la glucosa es un pilar fundamental en el tratamiento, tradicionalmente muchas personas no realizan una medición correcta, lo que impide una buena gestión de la diabetes. Los pacientes utilizan esta tecnología para controlar sus niveles de glucosa con mayor frecuencia, lo que se traduce en una mejor gestión y un mayor control de esta condición. Sin embargo, esto era algo que no se había demostrado a nivel local. Esperamos que esta conclusión muestre el beneficio de las herramientas tecnológicas para la salud", indicó la doctora Cecilia Vargas, pastpresident de la Sociedad Chilena de Diabetología.

Por su parte, Douglas Barbieri, director médico de Abbott afirmó que el estudio en Chile "refuerza los beneficios comprobados que hemos visto de la tecnología FreeStyle Libre para las personas que viven con diabetes y que ha cambiado la calidad de vida de más de cinco millones de personas en todo el mundo".

Además, la investigación demostró la asociación entre un mayor tiempo en rango (TIR), una menor variabilidad de la glucosa y un menor riesgo de hiperglicemia e hipoglicemia, así como un mayor compromiso por parte de los pacientes. Por lo tanto, este aumento del número de mediciones se tradujo en un mejor control de su diabetes. Asimismo, se observó que los usuarios de la tecnología flash mejoraron sus niveles de hemoglobina glicosilada (un indicador que muestra la media de la glucemia en los últimos tres meses).

La diabetes en Chile

La diabetes mellitus (DM) se ha convertido en una gran epidemia. Se calcula que hay más de 463 millones de adultos en todo el mundo que viven con diabetes. En Chile, el Minsal estimó que por lo menos el 12,3% de la población mayor de 15 años viven con esta condición. Por ello, Chile es el segundo país con mayor número de casos de diabetes en América Latina y está por encima del promedio mundial.

La diabetes tipo 1 es considerada la tercera enfermedad crónica mundial más frecuente en la infancia. En Chile ha experimentado un rápido aumento en el último tiempo, convirtiéndose en la segunda patología con más prevalencia. Se estima que más de 29.600 niños y adolescentes en el país viven con diabetes tipo 1.

ETIQUETAS DE ESTA NOTA