Tendencias

Estudio asegura que tomar una bebida energética aumenta riesgo de infarto en solo 90 minutos

Investigadores de la Universidad de Texas analizaron a jóvenes que cumplían con tres características: tener 20 años, no ser fumadores y estar clasificados como personas "sanas".

Un estudio de académicos de la Universidad de Texas aseguró que el tomar una sola bebida energética puede aumentar en solo 90 minutos los riesgos de sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular.

Según se indicó en la investigación esta posibilidad se debe a que la ingesta de este tipo de líquidos provoca en ese tiempo que se estrechen los vasos sanguíneos, situación que puede causar que se corte el flujo de sangre a los demás órganos del cuerpo.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigadores estudió en dependencias del hospital de la universidad a 44 alumnos de medicina, quienes cumplían con tres principales características: tener 20 años, no ser fumadores y estar clasificados como personas "sanas".

Posteriormente, los encargados revisaron el funcionamiento del endotelio de los participantes, el que corresponde a una capa de células que recubren los vasos sanguíneos. Esta decisión se debió a que una disfunción endotelial es un indicador de ataques cardíacos debido a la imposibilidad que tienen las arterias para dilatarse completamente.

¿Cómo lo hicieron? Los investigadores midieron la función endotelial de los estudiantes antes de que cada uno se tomara una bebida energética de 700 ml. Posteriormente, hicieron la misma medición 90 minutos después de que ingirieran el bebestible.

Las pruebas realizadas una hora y medio después de la ingesta fueron decidoras: se pudo observar la dilatación mediada del flujo de las arterias y que el diámetro interno de los vasos sanguíneos se había reducido a la mitad en promedio.

"A medida que las bebidas energéticas son cada vez más populares, es importante estudiar los efectos de estas bebidas en quienes las beben con frecuencia y determinar mejor cuál es el patrón de consumo seguro", explicó el médico John Higgins, profesor de Medicina en la Escuela McGovern según indicó Daily Mail.

El equipo investigador aseguró que este efecto en los vasos sanguíneos estaría relacionado con los ingredientes de las bebidas, entre los que están el azúcar, la taurina y la cafeína, entre otros.