Tendencias

Fascitis plantar, el molesto dolor que se presenta en los pies

Agencia Uno
La fascitis plantar es un dolor intenso que se origina cuando existe un desgaste e inflamación de la fascia plantar del pie.

La fascitis plantar es un dolor intenso que se origina cuando existe un desgaste e inflamación de la fascia plantar del pie, que es una estructura ligamentosa gruesa, larga y delgada que está debajo de la piel y cuya función es colaborar con la estabilidad de la marcha —al caminar, saltar o correr— y con la capacidad para mantenerse parado en ambos pies (bipedestación).

“Dependiendo del nivel del dolor es que se verá qué tan incapacitada está la persona debido a la fascitis plantar, llegando a afectar la realización de ejercicio físico e incluso el caminar”, explica el Dr. Marcelo Jara, traumatólogo de Clínica Dávila.

Síntomas

Las principales molestias son el dolor en la parte inferior del talón, que puede avanzar hacia la planta del pie. Lo anterior se manifiesta con mayor intensidad durante las mañanas, cuando la persona se levanta de la cama y comienza a caminar. No obstante, el malestar se puede intensificar al pararse luego de haber estado sentado por un rato, al subir o bajar escaleras y después de alguna actividad intensa. Si bien puede presentarse en los dos pies al mismo tiempo, por lo general se da primero en uno y luego en el otro.

Tal situación se explica por el acortamiento de la musculatura de la pantorrilla (gemelos y sóleo) y el sobrepeso, factores de riesgo que se desarrollan comúnmente por un calzado inadecuado, lesiones deportivas o por la pronación de los pies, aumentando las probabilidades de lesión.  

“Es importante que los pacientes que sufren de fascitis plantar sepan que si bien puede ser un proceso lento y doloroso, hay opciones de tratamiento que ayudan a tener una buena calidad de vida. Hay que tener paciencia y ser constantes”, comenta el Dr. Jara.

Tratamiento

Al sentir los malestares señalados, es importante acudir a un especialista que ayude a tratar las dolencias, quien evaluará la sensibilidad del pie para dar un diagnóstico certero.

Para tratar la fascitis plantar, el traumatólogo sostiene que el procedimiento se basa, en primera instancia, en tomar analgésicos para aliviar las molestias, el uso de plantillas o taloneras que ayuden a amortiguar las pisadas y también un conjunto de ejercicios de elongación del talón y del pie. “El manejo del dolor de acuerdo a estas tres medidas logra una mejoría relativamente rápida en la mayoría de los casos”, indica el Dr. Marcelo Jara.

Además, es importante que cada paciente cumpla un periodo de reposo para aliviar un poco el dolor inicial. En este tiempo, se aconseja aplicar hielo varias veces al día y practicar los ejercicios.

Si el método señalado no da resultados favorables, se comienzan a evaluar una serie de alternativas, entre las que destacan las infiltraciones o incluso una cirugía, pero ello depende de cada caso y de una previa evaluación por el equipo médico.

Prevención

El especialista, además,  es enfático en señalar que la forma de evitar la fascitis plantar es mantener una actividad y forma física adecuada, poniendo especial atención en la elongación de la musculatura gemelar. “Con el paso de los años, la fascia plantar pierde su elasticidad y la musculatura que ayuda al movimiento del pie disminuye su fuerza y capacidad de regeneración. Con ello, músculos se debilitan, facilitan la mala postura y la falta de equilibrio, aumentando las probabilidades de lesión.

Asimismo, el Dr. Jara apunta a que es necesario poner atención en elegir un buen calzado, tener un adecuado entrenamiento y un peso acorde con la estatura y edad.

ETIQUETAS DE ESTA NOTA