Tendencias

Mujer muere tras caer por precipicio cuando se tomaba una selfie en un viaje con su esposo

Instagram
Por T13
La mujer de 33 años se encontraba recorriendo Europa en camioneta desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

Una mujer de 33 años murió luego de caer por un precipicio de 30 metros en Bélgica, mientras intentaba tomarse una selfie en medio de un viaje con su esposo.

Se trata de Zoe Snoeks, quien confirmó hace meses que tras el inicio de la pandemia se dedicó, junto a su esposo, Joeri Janssen, a recorrer toda Europa en su camioneta.

A través de Instagram, la mujer revelaba bellos paisajes que conocía a medida que avanzaba en su viaje junto a su esposo.

Sin embargo, todo terminó en tragedia cuando visitaron un acantilado cercano al pueblo de Nadrin, en una provincia de Luxemburgo, misma jornada en la que volverían del viaje a su casa ubicada en Limburgo.

Según recogió People, Joeri Janssen afirmó que "nos levantamos muy temprano para tomar fotos del Herou", una elevación de rocas que está ubicada a poco más de 1,4 kilómetros de altura.

Policía de civil dispara contra hombre que agredió a mujer en servicentro Twitter
Lee También >

Cámaras captan el momento en que un policía de civil dispara contra hombre que agredía a una mujer

"Casi siempre hay niebla allí. Es genial para fotos. Llegamos antes de las 9:00 horas", agregó.

En un momento, Snoeks pidió al hombre que cuidara los perros para tomarse una foto, pero en cosa de segundos, ella desapareció. Su esposo no se dio cuenta de nada.

"Me volví hacia los perros y les dije que esperaran. Cuando me di vuelta, Zoe ya no estaba allí. Acababa de desaparecer. Debe haber sucedido en menos de cinco segundos", agregó.

Al ver hacia el vacío, se dio cuenta que había polvo levantado y tras intentar llamarla se dio cuenta que no reaccionaba. Había muerto.

El hecho fue alertado a las autoridades y rescatistas recuperaron el cuerpo con el paso de las horas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Zoë Snoeks (@zoe_snoeks_)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Zoë Snoeks (@zoe_snoeks_)