Tendencias

Mujeres Bacanas: Leona Vicario, heroína independentista de México

Considerada la primera periodista de su país, su legado y apoyo a la revolución hizo que pasara a la historia de esa nación norteamericana.

Crédito: Wikipedia
Leona Vicario

Fue la heroína de la independencia mexicana, gracias a su continuo apoyo a los rebeldes y además la primera mujer considerada periodista de ese país.

María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador nació en Ciudad de México en 1789, bajo la dominación española Virreinato de Nueva España. Hija de una familia adinerada y distinguida, al contrario del común de la época, tuvo acceso a educarse, por lo que Leona pudo tomar clases de pintura, matemáticas, historia y filosofía. Quedó huérfana a temprana edad, por lo que su tío se convirtió en su tutor y administrador de la fortuna que heredó.

En 1810 comenzó su vida como revolucionaria cuando se unió al grupo “Los Guadalupes”, una sociedad secreta que ayudaba con refugio, dinero e información privilegiada a los insurgentes contra el Gobierno del Virreinato español, de manera de lograr la anhelada independencia.

Además de apoyar económicamente la insurgencia, comenzó a trabajar como periodista desde el frente de batalla revolucionario, por lo que publicó en distintos periódicos como el Ilustrador Americano donde además aprovechaba de mandar mensajes en clave para los iindependentistas

En 1813 fue apresada luego de financiar la producción de cañones que usarían la banda de insurgentes. Aprehendida en el Convento Belén de las Mochas, todos su bienes fueron confiscados por la Real Junta de Seguridad y Buen Orden, que  la interrogó respecto a sus conexiones rebeldes. Leona nunca delató a sus compañeros ni acciones, por lo que fue condenada a prisión. Andrés Quintana Roo, su futuro marido, junto a otras dos rebeldes disfrazados de oficiales virreinales, la ayudaron a escapar tras 40 días en la cárcel. Junto a ellos se llevaron material de imprenta para continuar con los periódicos insurgentes.

Los años que antecedieron a la independencia, Leona se la pasó escribiendo, huyendo de las autoridades españolas y rechazando los indultos que éstas le ofrecían para que se entregase. Escondida en diferentes lugares con su marido, apoyó el Congreso de Chilpancingo, que declaró la independencia de América Septentrional de España.

Con la llegada de la independencia el nuevo gobierno quiso compensarle la confiscación de sus bienes y le dio en 1823 una liquidación en metálico, una hacienda y tres casas.

Declarada Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria cuatro días después que murió en 1842, Leona es la única mujer mexicana que el Estado le ha hecho un funeral. Hospitales, colegios, bibliotecas, calles, casas y estampillas conmemoran con su nombre su gran legado y apoyo en la revolución independentista de México.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias