Tendencias

La Plaza del Puma: la banda detrás de Giancarlo, el versátil hermano músico de Natalia Valdebenito

Gentileza
Por T13
Giancarlo Valdebenito lidera el grupo que en noviembre pasado "El valle de los desilusionados", su tercer disco. Además, integra los conjuntos de música tradicional Los Celestinos y La Gallera. También Hoppo! con Rubén Albarrán de Café Tacvba.

Giancarlo Valdebenito aparece como uno de los músicos más versátiles de la música popular chilena. El contrabajista, cantante y compositor integra conjuntos de música tradicional Los Celestinos y La Gallera. También Hoppo!, que lo reúne desde 2010 con Rubén Albarrán de Café Tacvba, justo cuando los hombres de "Eres" se tomaron un descanso.

Pero su último golpe no fue ejecutado bajo ninguno de esos proyectos. En noviembre pasado, lanzó su tercer álbum con La Plaza del Puma, banda que comparte con Felipe Bórquez. El disco "El valle de los desilusionados" significó un título refrescante y honesto por su coqueteo entre el rap y el jazz, y por su cercanía con el presente local: el de las demandas sociales.

"Ha sido súper gratificante concretar este proyecto en estos tiempos difíciles como fue el 2020, donde para gente como los músicos se hace aún más difícil y cuesta arriba llevar a cabo nuestro oficio. Este trabajo es una respuesta a eso también", dice Valdebenito en conversación con T13.

La creación del álbum se inició a finales del 2019 en pleno estallido social. Comenzó a grabarse el año pasado en un estudio casero en el barrio Franklin —con recursos técnicos básicos y desde el lado de la independencia— y las canciones se concretaron rápido: "El grueso del material fue registrado justo cuando apareció la pandemia y nos dejó encerrados".

—Desde el lanzamiento de su primer disco hasta ahora, el lenguaje del rap, que es uno de los tantos lenguajes que presentas con La Plaza del Puma, ha ido mutando y en la actualidad tenemos a la escena trap como una de las más relevantes dentro del género a nivel nacional, ¿qué opinión te merece el hecho de ver a varios de sus artistas sonando afuera, colaborando con artistas internacionales o firmando por grandes sellos discográficos?

Creo que acá desde Chile existe un mito con respecto a los sellos gringos y mexicanos, por la lejanía y la desinformación. Siempre se habla de que si llegas a firmar con una empresa grande de la música eso te va a cambiar la vida y vas a poder triunfar o ser exitoso. Es sabido que los sellos contratan e influyen en el producto de los artistas, muchas veces convirtiéndolos a ellos en productos tal como una hamburguesa del McDonald's. He conocido a artistas que han firmado en sellos y en la mayoría de los casos, eso no asegura nada, muchos de ellos están un tiempo y si no venden, ¡pa' afuera nomás! Los intérpretes de la música de verdad viven conectados de un modo genuino y verdadero a ella. Es sabido que la violencia y la carne de una chica provocando es lo que más se compra en este momento. Me parece bien que se hagan colaboración con buenos artistas de todas las partes del mundo, también apoyo los sellos independientes, pero el tema de los sellos discográficos grandes gringos es algo que siento que hay que cuestionar como se cuestiona a una empresa multinacional, de esas que ven a sus empleados como un número y nada más.

—¿Cómo es para ti como artista adentrarte en géneros musicales tan distintos como la cueca o la música más experimental que presentas con La Plaza del Puma?

Para mí, al igual que para muchos músicos chilenos, ha sido habitual desde que empecé en el rubro, nutrirme e interpretar varios géneros y desde ahí buscar un estilo propio. No podría estar ligado a un solo género de la música, el hecho de tocar hartos estilos te refresca y te da más creatividad.

—También formas parte de Hoppo! ¿Cómo fue esa unión con Rubén Albarrán y en qué te ayudó esa experiencia con tus siguientes proyectos? 

Tocar con un cantante de esa categoría y experiencia influyó mucho en mí, primero porque es una persona a la cual admiro como persona por sus ideales y también porque se me abrió un mundo nuevo de giras y grabaciones en lugares que siempre quise conocer. Todas esas experiencias me ayudaron a crecer y también a valorar aún más el lugar donde venía y donde me había formado como intérprete y creador.

Hermanos artistas

—Tú vienes de una generación familiar de artistas en la que también está tu hermana Natalia Valdebenito. Pensando en la actualidad detrás de "El valle de los desilusionados", esa actualidad que también está presente en el trabajo de ella en la radio y sobre el escenario, ¿ustedes comparten alguna conversación o se dan ideas de cómo sus respectivos trabajos pueden ir mejorando?

Con mi hermana tenemos una relación muy cercana y dentro de todo lo que compartimos, nos damos naturalmente lugar para mostrarnos las ideas de lo que estamos creando y cómo siempre nos vamos ayudando en lo que más podamos del modo más sincero posible.

Giancarlo Valdebenito recuerda que ha trabajado con la comediante en distintas etapas de su vida. Junto a Bórquez, su compañero en La Plaza del Puma, la acompañaron en la gira del show "Sin miedo", donde giraron por Chile durante todo el 2018.

"Siempre estamos muy conectados y es más que seguro que seguiremos haciendo música o teatro en el futuro también", asegura.