Tendencias

Renueva tu piel con un spa facial casero ideal para esta cuarentena

Getty Images
Por T13
El estrés del confinamiento, la falta de sueño o una mala alimentación pueden causar estragos en tu piel, pero con este spa casero, tu rostro recuperará todo su brillo.

Hacer cuarentena no es fácil, pues esta puede tener muchos efectos indeseados en nuestra salud física y mental, por lo que darse un momento de relajo nos ayuda a estar más tranquilos y a olvidarnos por un momento de esta pandemia de COVID-19.

Leer, comer algo delicioso o darnos un baño de espuma son buenas formas de relajarnos, pero también es buena idea darle un momento de tranquilidad a nuestra piel, y para eso lo mejor es hacer un spa facial.

Tal vez suene muy sofisticado, pero con las recomendaciones que te daremos, podrás disfrutar de un sencillo, efectivo y relajante spa facial casero, que debe tener los siguientes pasos: limpieza, exfoliación, mascarilla, tonificación e hidratación.

Limpieza

La limpieza debe hacerse con algún producto adecuado para tu tipo de piel, pero los limpiadores o jabones líquidos especializados que se retiran con agua y producen espuma son ideales, pues te dejarán una sensación de frescura y descanso.

Exfoliación

Una vez que hayas limpiado tu piel es momento de aplicar un exfoliante, que incluso puedes preparar en casa. Según indica el sitio de moda y belleza Fucsia, mezclar miel, azúcar y limón es ideal para retirar células muertas y equilibrar la piel. También recomiendan hacer una mezcla de hojuelas de avena con un poquito de leche. Pero si no tienes tiempo ni ganas de prepararlo, simplemente puedes comprar el producto que más te acomode en el comercio.

Luego de haber aplicado el exfoliante en toda la cara, como si fuera una crema, debes hacer masajes circulares en todas las áreas. Debes evitar hacerlo con demasiada fuerza para no lastimar tu piel, y luego de 40 segundos de masaje debes retirar el producto con agua tibia.

#Quédateencasa: renueva tu piel con un spa facial casero ideal para esta cuarentena

Mascarilla

El tercer paso del spa facial casero es la mascarilla, y no, no las que debemos usar todos si nos encontramos en espacios cerrados, sino una mascarilla de un producto que relaje e hidrate la piel.

Como la exfoliación ha abierto los poros y limpiado las impurezas, ahora la piel está lista para recibir los beneficios de un tratamiento en forma de mascarilla nutritiva, que también puede ser casera. Una mezcla de miel y huevo es un elixir ideal para descansar tu rostro, pero también puedes comprar muy buenas mascarillas en la farmacia o supermercado.

La mascarilla debe permanecer en tu cara por un mínimo de 5 minutos y máximo de 15 minutos, para luego retirarse suavemente con una toallita húmeda y tibia.

Hidratación

Aunque muchos se olvidan de este paso, se recomienda limpiar nuevamente la piel con el mismo jabón líquido inicial y luego sellarla con agua de rosas o algún producto que no tenga alcohol. Finalmente debes hidratar tu rostro con la crema o loción que usas diariamente y listo, ¡tu piel estará como nueva!