Tendencias

“The Queen’s Gambit”: No, el último éxito de Netflix no está basado en una historia real, pero...

Netflix
Por T13
La miniserie basada en la novela “The Queen's Gambit de Walter Tevis”, se ubica como la más vista a nivel mundial en la plataforma del streaming desde su estreno el 23 de octubre.

“The Queen’s Gambit” o “Gambito de Dama” en español, ya es todo un éxito en Netflix y se ha convertido en uno de los grandes aciertos de este 2020 para la plataforma de streaming.

La miniserie, basada en la novela “The Queen's Gambit” de Walter Tevis, se ubica como la más vista a nivel mundial en el servicio digital desde su estreno el 23 de octubre.

La adaptación, de siete episodios, narra la vida de Beth Harmon (Anya Taylor Joy), una niña de que queda huérfana a los 7 años y que en el orfanato descubre que tiene un don para el ajedrez. Sin embargo, víctima del sistema público que daba tranquilizantes a los niños, desarrolló una adicción a los fármacos.

La novela y la miniserie son historias en las que se ve el crecimiento del personaje y cómo desarrolla su genio y lucha por abrirse un espacio en el mundo del ajedrez competitivo, para ese entonces, en plena Guerra Fría, era dominado por los hombres.

Pero quienes ya la han visto han quedado con algunas dudas, sobre todo si la historia está basada en un hecho real.

The Queen’s Gambit, de Netflix, ¿es una historia real?

Según detalla Women’s Health, no está basada exactamente en una historia real pero sí toma elementos de inspiración en el prodigio del ajedrez estadounidense y gran maestro Bobby Fischer, que se convirtió en el primer americano en ganar el Campeonato Mundial de Ajedrez al derrotar al ruso Boris Spassky.

‘Beth’ fue creada por Tevis para su novela, pero le dijo a The Times que estaba destinada a ser un "tributo a las mujeres inteligentes", incluida su hija, Julie, y su tía, que le dio su primer juego de ajedrez como regalo cuando él tenía 7 años. "Me gusta Beth por su valentía e inteligencia. En el pasado, muchas mujeres han tenido que esconder su cerebro, pero no hoy", dijo.

Por otro lado, declaró a The New York Times que su obra no nació de la nada, ya que él fue un asiduo jugador de ajedrez en la década de los 80.

He jugado lo suficientemente bien como para saber lo que es un buen juego. Puedo vencer a la persona promedio, pero me da miedo jugar contra esos tipos que ponen tableros en la calle en Broadway”, declaró.