Tendencias

Consejos para tener un dormitorio organizado y con buena iluminación

Getty Images
Por T13
Si eres de esas personas que le cuesta mantener las cosas ordenadas, esta nota te ayudará a cómo reorganizar los espacios de tu habitación para que luzca más saludable.

Tras la crisis del COVID-19, muchas personas debieron adaptarse a trabajar o estudiar en casa, transformándose esto en un dolor de cabeza sobre todo en aquellos que les cuesta ser ordenados. Bajo este contexto, la organización y la buena iluminación se volvieron conceptos claves para no afectar la productividad en este espacio. 

A continuación, en T13.cl, te dejamos consejos para que la organización y la buena iluminación nunca falten en tu pieza, y para que además, tengas ideas para aprovechar el próximo Cyber Monday que se aproxima. 

1. Organización 

¿Sabías que un estudio realizado por neurocientíficos de la Universidad de Princeton asegura que el desorden físico afecta al rendimiento de los seres humanos y provoca un aumento en los niveles de estrés?

En pocas palabras, cuando tu entorno está desordenado, se limita la capacidad cerebral para procesar información. Además, esta situación nos predispone anímicamente, como si nos robara la energía. 

Ahora, la mayoría del desorden en una pieza se debe a que el dueño tiende a dejar las cosas tiradas en vez de guardarlas, y en estos casos el probelma puede deberse a la falta de organización. 

Según expertos, esto puede combatirse aumentando la cantidad de muebles que tenemos para que nos ayuden a almacenar cosas. Lo más recomendable es adquirir más muebles con cajones, repisas o cajas. 

Sabiendo que tienes muebles vacíos en tu habitación, probablemente te den más ganas de recoger lo que tienes por encima de tu cómoda o escritorio. Así, tu mente lo agradecerá. 

2. Iluminación

Para tener una buena iluminación, debes tener en cuenta diferentes puntos:

Primero debes saber cuál es la cantidad de luz que necesita tu actividad. Por ejemplo, según un reportaje hecho por el medio La Vanguardia, si queremos tener la cantidad adecuada de luz en la zona de trabajo, debemos elegir una lámpara que tenga por lo menos 300 lúmenes, donde lo más recomendable es tener entre 400 y 600. De esta forma se evitará forzar la vista y además podrán disminuir los dolores de cabeza después del trabajo o estudio. 

Por otro lado, cuando se habla del nivel de calidez, hay que considerar que la luz más amarilla y cálida suele tener un efecto acogedor y relajante, por lo que está bien para actividades más creativas como pintar o dibujar.

Las opciones de medias a frías resultan más estimulantes para el cerebro y normalmente aumentan la productividad. También, si tenemos una buena iluminación de estancia con luces de techo, podemos decidirnos por luces medias. 

Y para considerar, en las oficinas, donde no suele haber mucha iluminación natural, las luces suelen estar entre los 5000-6500 kelvin, lo que fomenta la actividad y concentración.