Los 7 hitos más importantes en la carrera de Pedro Lemebel

El escritor nominado al Premio Nacional de Literatura en 2014 falleció esta madrugada, víctima de un cáncer de laringe con el que peleó por años.

Crédito: A. UNO
Los 7 hitos más importantes en la carrera de Pedro Lemebel

Creció a orillas de un basural y vivió en el medio del barro durante su infancia pero terminó siendo uno de los escritores más importantes de las letras nacionales. Pedro Lemebel, ganador del Premio José Donoso, falleció hoy víctima de un cáncer de laringe al que le dio la pelea por años, y el que lo terminó dejando sin voz durante sus últimos días de vida.

Para sus mismos pares, el escritor y artista visual fue mucho más que eso. Fue un emblema de los marginales. Tanto así, que su nombre terminó siendo pintado en la ribera del Mapocho, exigiendo el Premio Nacional de Literatura que nunca llegó. Aunque perdió frente a Antonio Skármeta en 2014, se consolidó "como el ganador del pueblo", tal como señalan sus seres queridos.

¿Cuáles fueron los hitos más importantes de su carrera?

1 Abordó la marginalidad chilena

"Mi letra no es complaciente, mi letra no se sienta a comer con el verdugo ni con la burguesía culturosa, tampoco es solamente teórica o estética, es un lenguaje minoritario y políticamente suberso. Por algo me dieron el Premio Iberoamericano Jose Donoso y soy más que reconocido afuera", sentenció Lemebel a t13.cl, algunas semanas antes de conocerse el ganador del Premio Nacional de Literatura.

"Mi letra no es complaciente, mi letra no se sienta a comer con el verdugo ni con la burguesía culturosa."

Y es que si hay algo en lo que coinciden sus lectores, es que a lo largo de toda su trayectoria se ha caracterizado por abordar temas dejados de lado por otros novelistas. Los homosexuales, los desvalidos y las minorías étnicas fueron los protagonistas de sus relatos. Especialmente durante la dictadura. Alejandro Zambra dijo a t13.cl que "construyó un vínculo entre la literatura y la calle, muy necesario para la literatura chilena" al momento de hablar de su postulación al Nacional el año pasado.

También hay quienes creen que su verdadero foco fue contra la derecha política, la burguesía y el sistema neoliberal. “Su opción por dar cuenta las dificultades y miserias de la homosexualidad chilena durante la dictadura tiene un profundo significado político, evidenciando que su lucha, pone en tensión las promesas políticas y culturales del sistema neoliberal”, sentenció Sergio Parra de Metales Pesados a t13.cl para el tema 7 razones de quienes apoyan a Pedro Lemebel para el Premio Nacional de Literatura.

2 Inventó una escritura original

El mismo Lemebel reconoció que debía ganarse el Premio Nacional por ser un evidente "aporte a las aburridas letras nacionales", según señaló a t13.cl en 2014. "No creo haber escrito recetas de cocina, inventé una escritura original, una forma de decirse, de pensarse, y de desenmascarar aspectos políticos y culturales de la sociedad y la historia chilena".

"Construyó un vínculo entre la literatura y la calle, muy necesario para la literatura chilena."

La actriz Claudia Pérez concuerda: "Es un genio de la literatura. Es de los autores más fértiles de este nuevo milenio. Soy una súper admiradora”, dijo a t13.cl en enero de 2015.

Lo cierto es que sus letras irreverentes, fueron una mezcla entre "lo barroco y lo kitsch", donde la realidad con la ficción se fusionaron en una misma historia.

3 Fundó un fenómeno de contracultura

El escritor constituyó Las Yeguas del Apocalipsis, dúo artístico conformado él y el poeta Francisco Casas, como fenómeno de contracultura a finales de los 80'. Las Yeguas traspasaron las fronteras nacionales y estuvieron presentes en lugares como la ¨Bienal Sao Paulo con una de sus obras más emblemáticas: Las dos Fridas.

"Su opción por dar cuenta las dificultades y miserias de la homosexualidad chilena durante la dictadura tiene un profundo significado político."

Las Yeguas del Apocalipsis, cuyo nombre habría estado inspirado en el virus VIH, nacieron para responder a esta profecía, por lo que realizó la versión femenina de los jinetes del Apocalipsis y se autodenominó de esta manera. El dúo debutó el 22 de octubre de 1988 en la entrega del premio de poesía Pablo Neruda al poeta Raúl Zurita en La Chascona, a quien le pusieron una corona de espinas, cuya fotografía apareció en La Época, según consigna Memoria Chilena. Las "Yeguas" se transformaron en un mito. Fueron el "terror" de los lanzamientos de libros y las exposiciones de arte de la década de los ochenta.

4 Fue una propuesta visual propia

Es definido como el "único escritor chileno que se maquilla y usa zapatos de taco alto". Lemebel, a lo largo de toda su trayectoria, se caracterizó por ser él mismo una propuesta visual andante. Difícil verlo sin sus pañuelos en el cuello o en el pelo, como parte de la propuesta contestataria con la que se abanderó.

"Usó la provocación como herramienta de denuncia política, pasó a ser uno de los autores chilenos más comentados y exitosos de las últimas décadas", señala su biografía en Memoria Chilena.

4 Se abanderó con la causa gay

Aunque en los últimos años de vida terminó diciendo que no defendía a los homosexuales porque no tenía nada en común con sus posturas conservadoras, lo cierto es que todo su trabajo fue una defensa a sus derechos. La primera vez que usó tacones fue en 1986, en una reunión de los partidos de izquierda en la Estación Mapocho, donde leyó su manifiesto "Hablo por mi diferencia", ante una audiencia perpleja. Los homosexuales fueron siempre protagonistas de sus textos. Tengo Miedo Torero o las crónicas Zanjón de la Aguada son reflejo de ello.

"Su proyecto creador, de gran riesgo, se sostiene sobre una voz plenamente contemporánea que da cabida a muy diversos registros y soportes"

5 Se ganó el Premio José Donoso

Uno de los premios más importantes de las letras iberoamericanas es el otorgado por la Universidad de Talca en Chile desde 2001 es el José Donoso. En 2013 recayó en manos de Lemebel, transformándose en el tercer chileno que lo ha ganado hasta ahora.

"Su proyecto creador, de gran riesgo, se sostiene sobre una voz plenamente contemporánea que da cabida a muy diversos registros y soportes: fotografía, instalación, videoarte, performance, novela, y con una especial contribución en la crónica literaria actual", explicó el organismo que otorga el reconocimiento en septiembre de 2013.

6 Movió masas por el Premio Nacional

Aunque no se quedó con el galardón, hay quienes creen que fue el gran "ganador del pueblo".

"Era mucho más popular que Skármeta. El ganador del pueblo era Pedro. El mismo dijo el premio nacional estaba más arreglado que cara de travesti. Este homenaje viene a saldar en parte, esa deuda", sentenció la actriz Claudia Pérez a t13.cl al ser consultada sobre el homenaje del literato en Santiago a Mil.

"Era mucho más popular que Skármeta. El ganador del pueblo era Pedro. El mismo dijo el premio nacional estaba más arreglado que cara de travesti."

Lo cierto es que se generó una verdadera campaña mediática para que el autor de Adiós mariquita linda se quedara con este reconocimiento, la que ganó cerca de diez mil adeptos en Facebook y el apoyo de representantes del mundo de la cultura y las letras como Claudio Narea, Manuel García, Oscar Contardo, Héctor Hernández, Francisco Papas Fritas, la Brigada Chacón, Alejandro Zambra y Patricio Fernández.

La iniciativa quedó en evidencia cuando el mural "Lemebel al Premio Nacional de Literatura 2014" se pintó en la ribera del Mapocho.

7 Internacionalizó las letras chilenas

Una de las razones por las que se ganó el José Donoso fue gracias a que internacionalizó su carrera.

"Ha logrado proponer una representación heterogénea y compleja de la sociedad chilena, en la que inscribe los márgenes de género y clase social, con una importante proyección hacia el resto de Iberoamérica", señaló el jurado que le entregó ese premio.

"Ha logrado proponer una representación heterogénea y compleja de la sociedad chilena, en la que inscribe los márgenes de género y clase social"

Fue a finales del 2000 cuando su amigo, el escritor chileno Roberto Bolaño, lo ayudó a publicar su primer libro fuera del país. Se trató de Loco Afán: Crónicas de sidario, la que sirvió como punto de partida para dar a conocer su obra internacionalmente.

Su texto Tengo Miedo Torero que cuenta una difícil historia de amor contextualizada durante el atentado contra Augusto Pinochet en 1986 fue traducida al inglés, francés e italiano.

Enlaces

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13