“José Antonio Kast se llevó todos los aplausos”. Ese fue el mensaje de este jueves, con desazón, de buena parte del oficialismo. Diputados UDI -y también senadores del partido- manifestaban en conversaciones entre dirigentes que la gente en la calle, en el segundo día de campaña, comentaban el buen desempeño de su exmilitante en el primer debate televisivo de cara a la elección presidencial del próximo 21 de noviembre.

El análisis no era solo por el desempeño hábil de J. A. Kast en televisión abierta, sino también lo que llamaron el debut débil de Sebastián Sichel, su candidato presidencial independiente.

Esos diputados de la UDI transmitían con preocupación el eventual ascenso de su otrora compañero de bancada durante 16 años, pues no se trata solo de una performance en un debate, sino de un tema que se viene arrastrando hace días: el supuesto desprecio del comando de Sichel hacia los partidos políticos de la coalición.

Publicidad

El primero en lanzar la alerta públicamente fue el histórico militante UDI, exministro de Sebastián Piñera y senador Claudio Alvarado. Mandó el mensaje preciso, celebraron en privado varios gremialistas. “Claramente anoche Kast le dio una lección a Sichel de cómo ir a buscar al electorado de derecha”, partió señalando, en lo que más tarde ahondó en conversación con T13.CL.

La tesis de Alvarado tiene fondo y eco en la UDI: los partidos han sido relegados en la campaña en terreno -eso es lo más duelen, dicen- y fácilmente los candidatos y dirigentes pueden “mirar para el lado”, sobre todo cuando se trata de un amigo, excompañero de partido, como Kast. En contraposición, Sichel, recuerdan, viene de la DC, y no del corazón del sector.

La sensación política de que el puntero en la carrera presidencial es el frenteamplista Gabriel Boric, por otro lado, ha pegado fuerte en la centroderecha.

Todo esto mientras sondeos como Cadem han mostrado que J. A. Kast está superando incluso a la DC Yasna Provoste. “Me cuesta creerle a las encuestas”, respondió al respecto este miércoles la vocera del comando de Sichel, Katherine Martorell.

En las últimas semanas, además, el comando ha hecho esfuerzos -los partidos dicen que estos son vagos- por integrar a dirigentes de regiones o territoriales para coordinar de mejor manera la integración de los partidos. “Eso es clave”, dice otro parlamentario UDI, con gran ascendencia en la colectividad, quien además comenta que “solo con voluntariado no llegan esta vez”, haciendo alusión a la campaña de primarias. “Yo lo único que pido es que recluten a los candidatos, que les entreguen afecto o sino es fácil que sean conquistados por otro como Kast”, agrega.

En la UDI, justamente, en su pasada comisión política, ya se dio cuenta de la inquietud que genera en la militancia y dirigencia de regiones la falta de “consideración” del comando hacia los partidos. “Vienen a la región y ni avisan”, comentan.

En relación a esa inquietud de la UDI está también el factor electoral: los candidatos al Parlamento transmiten preocupación por el eventual aporte que realice el abanderado a sus propias elecciones.

En ese sentido, J. A. Kast incomoda a la UDI, sin duda, reconocen, sobre todo en momentos en que han hecho esfuerzos por cuadrar al partido tras Sichel. En contraposición, recalcan, RN no ha logrado ese orden, pues diputados como Leonidas Romero han declarado públicamente que no apoyarán a Sichel en la primera vuelta.

“Su comportamiento en el debate es un peligro; si Sichel no remonta, la bancada se va a empezar a desordenar”, asegura un dirigente gremialista, haciendo hincapié en que su perfilamiento públicamente sigue sin apuntar a la derecha.

Para este lunes por la noche, dicen en la UDI, Sichel convocó a senadores gremialistas a una comida en su residencia. Todo esto en el marco de sus intentos por mejorar la relación con los partidos.

El senador UDI David Sandoval dice a T13.CL que, “en el debate, nuestro candidato estuvo dubitativo frente a expresar con claridad las opiniones y posturas que tenemos como sector, como centroderecha, así es que espero que en los próximos debates nuestro candidato profundice las ideas que tenemos, porque tenemos que lograr hacer un país mejor”.

El diputado del partido Osvaldo Urrutia también expresa algo similar a este medio. “Las democracias sólidas se fundamentan entre otros elementos en partidos políticos sólidos, no existe en ninguna parte del mundo un líder político que gobierne sin una coalición política que lo apoye. Nosotros entendemos y aceptamos la condición de independiente de Sichel, pero le pedimos que utilice a la UDI para difundir sus ideas, su programa de gobierno”, señala. Y agrega: “Acá debe existir una simbiosis extrema entre el candidato y la UDI, tenemos que jugar de taco, no hay Presidente sin una coalición que lo apoye”.

La respuesta de Sichel: “Claudio fue un senador designado”

“La vieja política hace eso, creen que se trata de la pelea entre izquierda y derecha. Claudio fue un senador designado y sale analizando esto, y me pasa algo bien obvio, yo no lo haré. Son de los 90', están haciendo política de esa época, José Antonio lleva 16, fue parlamentario, pero yo no voy a entrar en eso. Si alguien cree que en esta elección se trata de ir a votar los votos de izquierda, derecha, no sé quién, le diría que camine en la calle y le pregunte a la gente si la elección no se trata de cómo va a tener una mejor vida, qué transferencias le van a llegar, si le van a pagar la pensión de alimentos”.

Esa fue la tajante respuesta del candidato Sichel ante el tuit del senador Alvarado, justamente en línea con lo que ha sido su estrategia hasta ahora: apelar a un supuesto electorado cansado de las peleas entre políticos, o bien, dirigentes que ponen por delante sus intereses y no los de la ciudadanía.

“Cuando tuvimos una primaria, y ese candidato sacó más votos que los otros tres juntos, deberíamos tenemos un poco más de humildad para entender qué pasó; logramos que mucha gente independiente, de centro, moderada, viniera a votar por nosotros. Si nos ponemos a pelear por quién es más de derecha, no voy a ganar”, dijo luego Sichel este jueves.

En T13.CL, el propio Alvarado respondió al abanderado: “Si él contesta con este discurso de la vieja política y que uno es senador designado, eso solamente da cuenta de que hay mucha soberbia”.

La tesis del comando sigue contraponiéndose a buena parte del pensamiento UDI: que la primera vuelta no se gana con los votos del centro. Es más, se preguntan: ¿el centro compensará lo que Sichel perderá por la derecha con José Antonio Kast?

Los optimistas de la UDI siguen sosteniendo que el candidato oficialista logrará imponerse y que J. A. Kast “ya tiene techo”. Porque, como bien recuerdan varios, la UDI en 2020 fue la que levantó al exministro como una figura de “convicciones claras” en medio de la tramitación del primer Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). No solo eso, sino que, desde el inicio, la UDI ha sido el partido más cercano a la campaña de Sichel. ¿Logrará repuntar la relación? “Será el tema de toda la campaña”, advierten desde ya.

Publicidad