Jorge Ramírez renunció, la tarde de este miércoles, como presidente del Partido Comunes, luego de la denuncia de un medio de comunicación a la rendición de gastos de campaña de Karina Oliva ante el Servicio Electoral, para las últimas elecciones a la gobernación regional.

Ramírez fue uno de los siete colaboradores de Oliva que rindió gastos de campaña ante el Servel y que juntos sumaron 137 millones de pesos, montos muy lejanos al del resto de los candidatos al mismo cargo y solo comparables a una campaña presidencial como la de Sebastián Piñera en 2017.

“Durante estas horas Karina me ha pedido evaluar mi continuidad como presidente de Comunes y luego de conversar con miembros de la dirección he decido presentar mi renuncia, la que he comunicado formalmente también al jefe de campaña de Gabriel”, dijo a través de Twitter Jorge Ramírez.

Publicidad

“Además me he puesto a disposición de los espacios de mi partido para que se evalúe como corresponde. No dejaré de militar con la convicción de que debemos formar un espacio de transformación y cambio, que Comunes debe ser parte de una propuesta de país que apunte a la construcción de un pueblo, con una mayoría social y política que sea capaz de darle sentido a todo lo que viene”, agregó el ahora expresidente de la colectividad.

Una publicación de CIPER Chile reveló que los gastos rendidos por siete colaboradores de Oliva ante el Servel, todos del Partido Comunes, superan los 137 millones de pesos, llegando incluso a 8 millones de pesos mensual en el caso de su exjefe de campaña, durante cinco meses.

En su defensa, Karina Oliva apuntó a la forma de financiamiento del Servel, que obliga a esperar cerca de ocho meses a los colaboradores para recibir el pago.

“Esta situación nos obligó a recurrir a compañeros y compañeras que estuvieran disponible a esperar por el pago de los distintos servicios cerca de ocho meses, pues salvo una agencia comunicacional nadie más estuvo disponible a esperar este tiempo en recibir los pagos de servicios por los distintos trabajos que se prestaron en la campaña”, dijo Oliva a través de un comunicado.

“Nuestra campaña jamás ha sido financiada por empresarios de la pesca, ni de la industria minera, ni por las inmobiliarias, ni por el retail, ni por ningún empresario. Nuestra campaña ha sido financiada con endeudamiento personal, sin tener patrimonio, ni propiedad, ni ahorros en paraísos fiscales (…) Tengo muy claro que a las personas poderosas de este país les incomoda que una mujer como yo haya crecido políticamente sin pedirles nada”, agregó.

Ramírez, al igual que Oliva, negaron que esta rendición esté fuera de la norma que establece el Servel e incluso aseguraron que el mismo servicio había aprobado esta rendición de gastos.

“Lamento profundamente el aprovechamiento que se ha hecho de una nota y un titular que no se corresponde con la realidad. La rendición a la que se alude cumplió con todo lo legal y fue aprobada por el Servel”, explicó Ramírez.

“Nuestro partido tiene como valor ético que nadie de su dirección ni de los equipos puede ganar sueldos superiores a 2.500.000, en mi caso mucho menos. Sin embargo, se ha buscado perjudicar a Comunes”, añadió.

Publicidad