La dura declaración de la noche de este martes del abanderado independiente de Chile Vamos, Sebastián Sichel, en medio de los descuelgues de figuras oficialistas de su candidatura, marcó un “antes y un después” en la campaña presidencial de cara a la elección del próximo 21 de noviembre. Eso afirman en los partidos políticos del oficialismo que se sorprendieron, sobre todo, del tono que utilizó el exministro hacia las colectividades.

Sichel abrió la puerta para que los partidos den libertad de acción a sus candidatos al Parlamento, en medio de los desmarques que ha provocado la adhesión ciudadana que los sondeos muestran hacia José Antonio Kast, del Partido Republicano. “No están dispuestos a respetar las reglas de la democracia”, dijo Sichel en alusión a los resultados de la primaria presidencial de Chile Vamos, de la cual resultó ganador con un amplio margen. Y agregó: “Quiero pedirles que declaren libertad de acción para aquellos que prefieren volver a la antigua derecha. No voy a aceptar el chantaje de aquellos que quieren que me transforme en algo que no soy”.

El hecho coronó la desafección silenciosa de los partidos hacia la campaña del independiente a quien han culpado una y otra vez de haberlos excluidos luego del triunfo de la primaria. “Nos ha tratado como si tuviéramos tiña”, lo verbalizó durante la mañana el diputado RN Miguel Mellado. En los últimos días, en tanto, en Chile Vamos surgieron aprensiones por las diferencias que había estado marcando Sichel con Kast en torno a temas programáticos.

Publicidad

Sin embargo, más allá de la tensa relación entre el comando y Chile Vamos, este miércoles, RN, la UDI y Evópoli analizaron el episodio de manera distinta.

La única coincidencia transversal fue la crítica hacia el tono que utilizó el candidato presidencial. “Fue un intento por reperfilar su campaña con un tono equivocado que lo único que provocó fue rabia en el conglomerado”, dice un importante líder oficialista.

RN: la reticencia a Kast y el resurgimiento del liderazgo de Desbordes

La comisión política de RN sesionó por varias horas la noche del martes. Según presentes, el secretario general de RN, Diego Schalper, llegó con ideas plasmadas en un documento para una próxima declaración de la instancia, la que fue modificada y discutida por más de una hora y media.

En uno de los pasajes de ese texto -comentan en el partido- se sostenía que Chile estaba entre dos visiones de país, el de la izquierda y la derecha, lo que fue retrucado por la mayoría de los presentes, cerca de 30 asistentes.

“La centroderecha o la derecha no tiene solo una visión de sociedad, la de José Antonio Kast no tiene nada que ver con la nuestra”, relataron algunos, dejando de manifiesto la reticencia que existe al abanderado.

No lo dan por sentado: en una segunda vuelta entre Kast y Gabriel Boric perfectamente, dicen, se podría discutir anular el voto.

“Vimos a Schalper con la idea de querer hacer gestos a Kast”, critica otro presente. De hecho, durante la jornada de este miércoles, Mario Desbordes, excandidato presidencial, recriminó por un chat de RN al diputado Schalper por una entrevista que concedió a La Tercera, donde criticó a Sichel y reconoció que tiene “muchas coincidencias” con Kast.

“Mal el secretario general (…) no espero nada de él, pero debe dejar de criticar a Sichel por la prensa y decirle en privado lo que piensa”, disparó Desbordes, quien, durante la mañana, había estado en una actividad pública junto al abanderado del oficialismo.

Distinta ha sido la apreciación que sostiene parte de la colectividad respecto al timonel Francisco Chahuán, a quien consideran “leal” a Sichel; no obstante, en el bloque reparan en su bajo liderazgo para contener las críticas de un grupo de diputados RN hacia la campaña que se agudizaron esta jornada.

Por lo demás, relevan, desde RN surgieron los primeros desmarques como Leonidas Romero, Miguel Mellado o Camila Flores.

La UDI y la presión por un acuerdo de cara a la segunda vuelta

La comisión política del gremialismo sesionó por más de dos horas la mañana de este miércoles. Nuevamente allí se criticó el tono del abanderado y se recordó que ha cometido varios errores, entre ellos, establecer una estrategia lejana a los partidos. Unos plantearon que, en todo caso, las colectividades podrían haberse “tomado” el comando, cuestión que no ocurrió. “Si uno perdió una primaria, uno tiene que entender que es el ganador el que pone la música”, contraargumenta otro presente en torno a la idea de liderazgos débiles en los partidos.

La alcaldesa UDI Evelyn Matthei, de hecho, dio cuenta de esa sensación que existe en parte de esa colectividad y dijo: “Yo no he visto a los dirigentes ni a los partidos apoyando activamente al candidato que ganó la primaria”.

Sin embargo, en ese partido hay una preocupación más latente ante el crecimiento de su exmilitante José Antonio Kast. “Con esto, Kast termina por comerse a la UDI”, dice un dirigente con ascendencia en la colectividad.

Es más, Gonzalo Cordero, analista UDI, dijo en La Segunda que “la UDI arriesga disolverse en el Partido Republicano”.

En la colectividad dicen que un caso evidente será el distrito 11 de Las Condes: “Si la UDI desaparece en manos del Partido Republicano allí, estará todo dicho”.

Ante esa amenaza, en todo caso, esta es la colectividad más alineada tras Kast: no hay dudas de que lo apoyarán en segunda vuelta. Incluso liderazgos como el de Javier Macaya han insistido en que debe haber desde ya un acuerdo de respaldo mutuo de cara a la segunda vuelta.

La expresidenta Jacqueline van Rysselberghe afirmó en ExAnte que “si gana Kast yo haré campaña por él en mi territorio” y sostuvo que ante la indefinición del comando de Sichel por un acuerdo en segunda vuelta, se declara “en reflexión”. “El adversario está al frente y no podemos permitir que gane la izquierda”, dijo.

Así, en la colectividad acordaron formalmente seguir apoyando a Sichel, pero descartaron sanciones a candidatos que apoyen a Kast.

En el gremialismo, en tanto, sigue molestando que Sichel no le hable al electorado de derecha y se siga centrando, a su juicio, en el “voto marginal”, incluso en el de Yasna Provoste. “La batalla del feminismo y de las mujeres no es nuestra”, relevan ante los discursos de Sichel de los últimos días sobre la idea de Kast de eliminar el Ministerio de la Mujer.

Evópoli y su discusión pendiente sobre su domicilio político

Aunque el presidente de Evópoli, Andrés Molina, ya dijo que en una segunda vuelta votarán por José Antonio Kast, otros líderes del partido recalcan que “es una discusión en desarrollo”. Muchos ven complejo que, aunque en una eventual segunda vuelta entre Gabriel Boric y Kast, voten a ciegas por el republicano.

Para un partido que ha buscado la renovación de la derecha y por sobre todo la moderación, señalan, es complejo dar ese giro, pues complican aspectos del proyecto de Kast, como por ejemplo, su excesivo conservadurismo y el estilo poco colectivo, hasta “violento” de sus adherentes, dicen.

Será crucial, recalcan, que Evópoli discuta su continuidad en Chile Vamos luego de las elecciones del 21 de noviembre, pues les preocupa este “revival” de una derecha noventera y “las prácticas populistas” que se vienen dando desde la discusión de los retiros del 10% de las AFP.

Asimismo, en el debate surge la siguiente interrogante: ¿Por qué Evópoli no ha aparecido como el partido ancla de la campaña de un liberal de centro?

En la colectividad responden con una idea generalizada en el sector: Sichel es considerado “personalista”, de un círculo muy estrecho, que, además, ha apartado a las colectividades.

Este miércoles, en todo caso, Ignacio Briones, excandidato presidencial de Evópoli, llegó hasta el comando de Sichel dando un respaldo en medio de la agudización de la crisis, lo que fue valorado en la colectividad.

No solo eso, en Evópoli -al igual que en RN- preocupa el futuro de la centroderecha, pues, relevan, Sichel no ha logrado conducirla. Por eso no descartan que Evópoli tome el camino de la vía propia, agrupándose con otros partidos o movimientos de centro.

Publicidad