El comando de Sebastián Sichel, a primera hora de este miércoles, les pidió a los líderes de los partidos de Chile Vamos entregar una señal unitaria respecto a la compleja situación que vivía su candidatura. La noche anterior, en un reportaje de CNN-CHV, se había dado a conocer financiamiento irregular a su campaña a diputado en 2009 por medio de aportes de pesqueras por 30 millones de pesos.

La información abrió un nuevo flanco a la credibilidad del abanderado oficialista, pues ha sido enfático en que la relación entre empresas y política debe ser nula, sobre todo en aportes monetarios. En paralelo, el hecho se dio en un momento difícil para Sichel, pues ha obtenido en al menos cuatro sondeos públicos una baja posición presidencial. Ello ha detonado luego de episodios como el cuarto retiro y la desafección oficialista ante la candidatura.

La señal de los partidos, sin embargo, fue tibia. Luego de que Sichel, desde su comando en Las Condes, entregaba explicaciones por el supuesto financiamiento irregular de 2009 y se refería así a la renuncia de su coordinador político, Cristóbal Acevedo, encargado de sus dineros por esos años, según el reportaje, líderes de las colectividades se reunían en el Congreso en Valparaíso para abordar “la compleja situación”.

Publicidad

Apenas los dirigentes salieron de la sala de reuniones del comité de senadores RN, solo la secretaria general de la UDI, María José Hoffmann, y el timonel de RN, Francisco Chahuán, se dirigieron hasta el podio para dar declaraciones a la prensa. Diego Schalper, secretario general de RN, en tanto, no salió de la sala mientras los líderes de la UDI y Evópoli, Javier Macaya y Andrés Molina, respectivamente, corrieron por el Senado para salir por otra de las vías dispuestas en la corporación.

La puesta en escena no fue coincidencia. Chahuán y Hoffmann tienen una coincidencia: ninguno de los dos compite en la elección parlamentaria del próximo 21 de noviembre. Al senador, por su parte, aún le quedan cuatro años más en su periodo como representante de Valparaíso y la diputada, por ley, no puede medirse por cuarta vez. Molina, Macaya y Schalper, en tanto, enfrentarán los comicios de noviembre en un hostil ambiente para la centroderecha.

Justamente la conclusión del día fue la siguiente: hay que salvar la elección parlamentaria. Si este martes, antes de conocerse el reportaje de CNN-CHV, los dirigentes ponían sus últimas esperanzas a que Sichel remontara la estrategia territorial para aspirar a segunda vuelta, este miércoles el escenario era lapidario: muchos líderes y dirigentes del bloque afirman que el exministro de Desarrollo Social ya no tiene chances de pasar a la segunda vuelta.

Pero no dudan en asegurar en privado que “hay que mantener a flote al candidato”. La UDI y RN, de hecho, son tajantes en que al menos a nivel de directivas deben ser “leales” con Sichel. Ese fue el mensaje que igualmente entregaron públicamente este miércoles desde el Congreso.

“Como representantes de Chile Podemos Más queremos manifestar nuestro más absoluto y profundo apoyo a nuestro candidato Sebastián Sichel, nos parece que no solamente habla con la verdad, sino que le creemos”, dijo la secretaria general de la UDI.

“Lo vamos a seguir apoyando (…) Sebastián Sichel es nuestro abanderado, ha habido descolgados antes, puede haber descolgados después, esto es así. Así es la política..”, aseguró, en tanto, Molina, quien dio unas declaraciones mientras caminaba hacia la salida del Senado.

Libertad de acción “de facto”

Por la mañana, previo a las palabras de Sichel, los parlamentarios oficialistas desde el Congreso advertían que esperarían las explicaciones del abanderado, no obstante, ya reconocían que las próximas 48 horas serían decidoras respecto al respaldo a Sichel de los parlamentarios y los candidatos que compiten en la elección del 21 de noviembre.

“Es un tema complejo que afecta a la credibilidad de una candidatura presidencial. De no tratarse mejor y rápido puede significar que muchos militantes y muchos candidatos puedan desmarcarse de esta candidatura”, dijo el senador UDI Claudio Alvarado, mientras el diputado RN Francisco Eguiguren señaló que “es una pena enorme lo que estamos conociendo. Espero que el comando de Sichel salga a aclarar prolijamente cada uno de estos puntos”.

El diputado UDI Cristián Labbé, en tanto, agregó que “hoy es súper importante la elección parlamentaria, necesitamos un Congreso sólido para lo que viene, para los cambios… Sebastián Sichel tendrá que dar sus explicaciones”.

Si quedan pocas esperanzas para pasar a segunda vuelta, dicen en Chile Vamos, al menos hay que asegurar un “Parlamento de oposición”. “Gobierno de Boric, Convención Constitucional con mayoría de izquierda y más encima Parlamento con mayoría de izquierda… ni imaginarlo”, plantea un parlamentario. “No podemos permitirnos desaparecer así”, agrega otro de ellos. El contexto no es menor pues el sector vivió una debacle electoral en mayo pasado y por estos días el Presidente Sebastián Piñera enfrenta una acusación constitucional por Pandora Papers.

En tanto, durante la jornada de este miércoles se abordó la “libertad de acción” dentro de los partidos para evitar desorden interno ante el complejo momento de la candidatura. Pero nunca, recalcan en privado, una libertad de acción explícita, sino más bien una “libertad de facto”. Tampoco se trata de una libertad para correr a la candidatura de José Antonio Kast (Partido Republicano) sino más bien para mantener distancia en los territorios de un apoyo a rajatabla a Sichel. Los senadores de RN, de hecho, le pidieron a la directiva que lideran Chahuán y Schalper abordar con el abanderado la posibilidad de una libertad de acción.

El creciente respaldo que ha mostrado en encuestas el abanderado de los republicanos, en tanto, viene resonando en el sector desde el primer debate televisivo del pasado 22 de octubre. “Al final de todo es una fortuna que aún haya un candidato de derecha”, reflexiona un senador oficialista ante el declive de Sichel.

La creciente molestia partidaria: ¿Y los voceros?

Más allá del complejo momento de la candidatura de Sichel, en el sector reconocen que además de que el comando “desperdició” a los partidos -ante su constante “ninguneo” a la política-, existe un mea culpa de las propias colectividades: la comodidad con la que enfrentaron la decisión de Sichel y su equipo de independientes de alejar a las colectividades. “Estábamos tan derrotados en la primaria, que no quedó otra”, dice un diputado, mientras reconocen que ha faltado “conexión” con un candidato al que catalogan como “desconfiado” e “infranqueable”.

La molestia por estos días cala hondo. Voceros como Francisco Undurraga (Evópoli) evitaron durante la jornada de este miércoles salir a defender al abanderado. ¿La razón? En el bloque afirman que Sichel y su equipo no comunicaron la existencia de este reportaje ni su contenido. “Los voceros no están solo para retuitear”, dijo molesto un dirigente. “Undurraga debió haber renunciado apenas se conoció el reportaje”, reflexiona otro líder oficialista.

Isabel Plá (UDI), vocera de la campaña también, dicen en el gremialismo que hace días que no va al comando y este miércoles tampoco emitió declaraciones.

Así, de hecho, se remontan a la llegada del renunciado Cristóbal Acevedo, que duró tres semanas como coordinador general de la campaña, y en los partidos señalan que esa no fue una decisión acertada, pues se continuó profundizando en la distancia entre Sichel y los partidos.

¿Quedaron conformes con la respuesta de Sichel? Los diputados son críticos y algunos senadores RN también. Andrés Celis, diputado RN, luego de la declaración, dijo que Sichel debía pedir disculpas y dejar de echarle la culpa al resto, a propósito de sus palabras en torno a que Acevedo debía responder por lo que pasó con el presupuesto de la campaña de 2009.

Juan José Santa Cruz, coordinador general de la campaña, en tanto, fue quien disparó a la DC por el reportaje de la noche del martes. Las colectividades dicen que, en parte, la estrategia es correcta: victimizar al candidato y rodearlo de francotiradores que lo defiendan. Otros, en tanto, dicen que fue un error político seguir enlodando el caso.

Con todo, por estos días se espera que Sichel sigue en viajes regionales para medir la temperatura en terreno sobre el impacto de los complejos días políticos de su campaña.

Publicidad