Sebastián Sichel se refirió al conflicto que se vive en La Moneda tras la publicación de los Pandora Papers y a la irrupción de José Antonio Kast como segunda preferencia, por sobre él, para las elecciones de noviembre.

En entrevista con Mesa Central, el candidato presidencial de Chile Vamos afirmó respecto a la investigación periodístia que conecta a Sebastián Piñera con la venta durante su primer gobierno de acciones de su familia en minera Dominga, donde el último pago estaba condicionado a que la zona no fuera protegida medioambientalemnte, que “quiero que las instituciones funcionen para aclarar las dudas, si la Fiscalía o tribunales intervienen es una buena medida para aclararlo. Siempre presumo la inocencia de las personas, pero somos todos iguales ante la ley”. 

“Es éticamente reprochable la cláusula. Lo importante es quién la puso y cómo la hizo y esperar que el Presidente no esté involucrado, Me parece que cualquier cláusula contractual cuyo premio sea la existencia o no de una aprobación ambiental del regulador en que hayan bloqueado autoridades nunca deberían suscribirse. Es bueno que quede claro independiente o no de las responsabilidades del Presidente”, mencionó.

Publicidad

Respecto a las consecuencias de la relación entre el mandatario y la venta de Minera Dominga en su candidatura presidencial, comentó que es “es obvio que la situación es compleja para todos los que estamos en política, lo que se mina es la credibilidad del sistema político. La oposición, la mejor fórmula que presenta para resolver esto es tratar destituir a un Presidente, que también es ridículo en una discusión como esta“.

“[La acusación Constitucional] se transformó en una herramienta de pasadas de cuenta políticas”, agregó.

En esta misma línea, señaló “para alguien como yo, que quiere ser Presidente porque quiere restaurar el orden y hacer cambios positivos para Chile, es una muy mala semana, porque la polarización, la violencia se está tomando la agenda".

La irrupción de JAK

Durante las últimas semanas, las encuestas presidenciales han marcado a José Antonio Kast (JAK) del Partido Republicano como la segunda preferencia de los votantes en las elecciones de noviembre., superando a Sichel y solo quedando detrás de Gabriel Boric de Apruebo Dignidad.

Sichel aseguró que los comicios presidenciales están enmarcados en "el nuevo ciclo" y que "hay cuatro candidaturas que pueden pasar a segunda vuelta. (...) Hay ideas más o menos polarizadas que se van a debatir y es sano para nuestra democracia. Hay candidaturas que son de pasado, como la de Gabriel Boric que está reverdeciendo las ideas del PC sobre la mesa, y otras más de futuro como la nuestra”.

"Estoy seguro que vamos a ganar por una razón (...) porque creo que la sociedad chilena quiere un proyecto que sea capaz de ordenar el país, pero también de no provocar nuevos estallidos sociales futuros", indicó.

Además, comentó que “la forma de resolver el conflicto de nuestro país no es atrincherarse, no es empezar a ser anti-algo, antiinmigración, antiglobalización, antivacunas. Las formas es interpretar la sociedad en que vivimos de la mejor manera”. 

"Imponer el orden en La Araucanía, en el centro de Santiago, defender a las pymes que fueron saqueadas es la base para construir un proyecto de futuro y esa es mi profunda diferencia con la izquierda", dijo.

Respecto a la centroderecha que representa, el candidato afirmó que ""no somos los mismos de derecha que estaban en los 90' parados defendiendo a Pinochet o no, sino que hay una cultura distinta que se ha organizado y que puede tener una mirada distinta del país".

Para concluír señaló que "el error que no puede cometer la centroderecha es salir a buscar más a la derecha siempre y no entender que al otro lado hay gente que tiene liderazgo que pueden ser parte de nuestro proyecto”.

Revisa la entevista completa a Sebastián Sichel en Mesa Central:

 

Publicidad