Dulce Miel es un emprendimiento que vende cosméticos naturales hechos a mano con frutas chilenas y tropicales. Sus productos son característicos por ser coloridos y tener un estilo de "repostería", mientras que sus envases también se distinguen por ser reutilizables. 

Tiene todo lo necesario para un buen cuidado personal, como cremas, shampoo, exfoliantes, mascarillas, entre otras cosas. Todo con aromas y texturas que innovan. 

Publicidad

El concepto de cosmética natural hace referencia a que no se trabaja con derivados del petróleo. Todos los conservantes que utiliza Dulce Miel son certificados y biodegradables, un beneficio grande para disminuir la huella de carbono en el planeta. 

"Siempre me gustó el tema de la cosmética, me acuerdo que de chica tuve la típica 'Frutillita'. Pero nunca vi este tema como natural en Chile, siempre todo era muy tradicional, de etiquetas, nada colorido", contó Javiera Espinoza Arratia, la mujer detrás de este negocio a T13.cl 

"Mi pololo tiene su familia en Nueva York y una vez allá vi esas ideas más entretenidas de cosmética. A mi siempre me gustó crear y pensé que podía hacerlo. Quise crear productos coloridos, con texturas diferentes, aromas a frutas, a dulces, a postres. Hice cursos en Estados Unidos y acá, y así empezó todo, con mucho esfuerzo. Me acuerdo que iba con mi hija de siete meses y con mi hijo de cuatro al lado. Partí sin mucha expectativa, con 180 mil pesos, que me prestaron. Estoy orgullosa de que todo haya salido bien", agregó la emprendedora. 

 

Antes de la crisis sanitaria, Javiera trabajaba en su taller, ubicado en Valparaíso, con otras dos personas. Lamentablemente, después de que el coronavirus llegara a Chile debió prescindir de la ayuda y hacerse cargo de este emprendimiento sola. 

"La cuarentena ha hecho que me demore un poco más en hacer los productos, ahora solo hay dos manos trabajando. También está el problema de que lleguen los envases, y sin ellos no puedo vender. Los proveedores están colapsados", contó Javiera. 

A pesar de las dificultades, Dulce Miel ha sabido salir adelante concretando un buen número de ventas. Esto, más que nada, gracias a que ha adaptado su negocio al e-commerce. 

"Antes no vendíamos en web, no trabajamos tanto en las plataformas digitales. Éramos mucho de feria, de estar con la gente, de la experiencia. Que la pandemia llegara cambió todo. Por eso, en marzo empezamos a ponerle más atención a la web y nos ha ido bien. En cierta forma es como navidad, aunque el proceso de la post venta es mucho más largo", dijo la emprendedora. 

"Estoy muy orgullosa de mis productos. Tenemos un certificado de Cruelty Free por PETA, es decir, velamos por los derechos de los animales. Además, reutilizamos los envases de vidrio esterilizándolos en nuestro laboratorio. A nuestras clientas, que en su mayoría son mujeres, les gusta mucho esto", agregó. 

¿Quieres saber más de este emprendimiento? Visita la cuenta de Instagram @dulce._miel.

Publicidad