El diputado y economista ultraliberal Javier Milei, quien irrumpió en las últimas elecciones legislativas en Argentina con una campaña anti-política, rifó este miércoles su primer salario como diputado, de unos 205.000 pesos argentinos (1.621.686 CLP), entre cerca de un millón de inscriptos.

"Ese dinero es mío, puedo gastarlo como cualquier otro diputado, o quemarlo en una plaza, o puedo buscar una forma para que ese dinero, que se le robó al pueblo, vuelva al pueblo", explicó Milei.

Publicidad

Veinticinco días después de asumir su banca el 10 de diciembre, el diputado abrió la inscripción al sorteo de su dieta de diciembre.

El sorteo se llevó a cabo en un escenario ubicado en la calle frente a una playa de la ciudad balnearia de Mar del Plata, 400 km al sur de Buenos Aires, que este enero está atestada de gente.

El evento fue transmitido en directo por los canales de noticias que cubren la temporada veraniega y el nombre del ganador y su documento fue dado a conocer en el acto sin la presencia del propio Milei.

La marca política de Milei

El dirigente libertario saltó de las aulas universitarias y la asesoría de corporaciones a la política cuando creó en 2020 el partido, La Libertad Avanza, que denosta a lo que él llama la "casta política" y considera al Estado como "el enemigo, un ente opresor, violento, que nos roba el fruto de nuestro trabajo", según sus palabras.

En las elecciones del 14 de noviembre pasado, el partido de Milei se convirtió en la tercera fuerza política de la ciudad de Buenos Aires, con 17,3% de los votos, y consiguió dos bancas en la Cámara de Diputados, aunque no tiene representación en el resto del país.

La iniciativa recibió críticas de muchos de sus pares mientras que la Agencia de Acceso a la Información Pública, un ente oficial autónomo, inició una investigación para corroborar que cumpla con la ley de protección de datos personales, ante la posibilidad de que el verdadero propósito del sorteo sea armar una base de datos de eventuales electores.

"¿De qué vive Milei, ¿cómo paga sus cuentas?", preguntó la diputada Sabrina Ajmechet, de la coalición de centroderecha Juntos por el Cambio, principal fuerza de oposición en Argentina, al advertir que si los legisladores no cobraran sueldos "solo los ricos podrían hacer política".

"Yo, por mi trabajo cobro, tal cual lo marca el artículo 74 de la Constitución", se diferenció de Milei su aliado José Luis Espert, otro economista ultraliberal.

Milei argumentó que renunció a sus ingresos en la actividad privada antes de jurar como diputado, el 10 de diciembre, y que vivirá de dar conferencias como docente de economía.

El afortunado ganador

La dieta de Javier Milei quedó en manos de Federico Nacarado, un hombre de 40 años que se define como votante del kirchnerismo. . "Adhiere al kirchnerismo y esta plata le sirve para pagar deudas. Es maravilloso", reaccionó Milei.

“Yo creo que el Estado tiene que estar presente y no dejar que las empresas hagan lo que quieran”, fue una de las expresiones de Nacarado que lo diferencian del diputado libertario. A pesar de eso hizo una broma sobre su situación particular. “Seguramente gran parte del premio vaya a los bancos. Así que seguimos nutriendo al sistema financiero”, expresó Nacarado.

Supongo que lo hace por marketing, pero le sirve a él y a nosotros también, así que no me quejo”, aseguró también Nacarado.  “Por lo menos empezó bien, porque prometió algo y cumplió”, finalizó.

Publicidad